Inmobiliaria

El sector inmobiliario empieza a integrar 'blockchain' para dar seguridad

  • A través de BIM se generan simulaciones digitales de los edificios
  • Metrovacesa ha integrado su plataforma con tecnología blockchain

La tecnología y la innovación han provocado una transformación en el sector inmobiliario dando la oportunidad a que muchas empresas inmobiliarias sean pioneras en la implementación de herramientas tecnológicas para situarse a la cabeza del sector. El objetivo de las promotoras es digitalizar todo el proceso para conseguir el mayor ahorro tanto en costes como en tiempo y mejorar la calidad con el cliente y con el inversor. En definitiva generar un nuevo modelo de negocio.

Muchas ya han dado el primer paso que consiste en implantar la metodología BIM (Building Information Modeling) para generar simulaciones digitales de los edificios, gestionando coordinadamente la información que se genera durante un proyecto. Gracias a su técnica colaborativa, permite el trabajo conjunto del promotor con arquitectos, ingenieros, constructores, etc.

Los procesos quedan definidos, en plazo y contenido, y permite mejorar la definición de los sistemas constructivos, adelantar decisiones de proyecto y detectar posibles interferencias previas a la ejecución de las obras.

"BIM no es un software ni un programa informático, es una metodología de trabajo dentro de un proceso colaborativo donde participan todos los agentes de un proceso constructivo en un modelo virtual 3D asociado a un edificio residencial o a cualquier otro tipo de inmueble. Lo que tiene de interesante BIM es que es un modelo virtual único donde cada uno de los agentes van aportando información y gestionando su parte. Esto hace que la posibilidad de error se minimice ya que se detecta antes de empezar a construir los errores y ahorras en costes y tiempo", explica David Sierra, director de proyectos y sostenibilidad de Metrovacesa.

"Nosotros siempre trabajamos en dos líneas en blockchain: la identificación digital y la tokenización de activos"

Ahora el siguiente paso en el sector inmobiliario es la integración del blockchain en BIM y Metrovacesa ha sido la primera promotora en España en integrar esta herramienta que permitirá la trazabilidad completa, autentificación y certificación de documentos por los diferentes actores del proceso de promoción: arquitectos, constructoras, etc.

"Nosotros siempre trabajamos en dos líneas en blockchain: la identificación digital y la tokenización de activos, referida a la capacidad que tiene el blockchain de dividir el valor del activo y facilitar la inversión por partes o tokens, algo que nosotros hemos puesto ya en práctica en un proyecto de crowdfunding. En cuanto a la identidad digital siempre nos apoyamos en Alastria que es el referente a nivel internacional, europeo y mundial de identidad digital. En este proyecto de integración de blockchain en BIM se basa en la identidad digital de un edificio y de todo el proceso de digitalización del mismo desde el suelo hasta la entrega de las viviendas al cliente", explica Carmen Chicharro, directora comercial, marketing e innovación de Metrovacesa.

Al final, con esta integración lo que se consigue es que el BIM sea como un gestor del proyecto con todos los procesos constructivos y lo que hace la tecnología blockchain es poner una capa en ciertos procesos claves de la promoción que se van a certificar en la plataforma dando confianza y trazabilidad a todo el proceso.

¿Qué aporta el blockchain?

"El objetivo de la integración de BIM y blockchain se centra en certificar los documentos e hitos relativos al proceso de promoción por los diferentes actores (arquitectos, constructoras, etc.), y poder seguir el desarrollo de la obra a través de estos hitos como puede ser la licencia de obras, etc. Blockchain lo que aporta es la garantía de confianza tanto al cliente como al inversor ya que puede conocer con total seguridad el momento y la versión del documento que se certifica", apunta Luis Pastor, socio director de consultoría tecnológica e Innovación de Grant Thornton y vicepresidente de Alastria

En este sentido, se podrá realizar la validación de documentos por parte de los técnicos responsables y la certificación de los datos en la cadena de bloques blockchain. Las validaciones del proyecto quedan registradas, permitiendo comprobar los datos del proyecto y las diferentes versiones que se han registrado, con la certeza de que permanecen inmutables. Metrovacesa aplicará también en una segunda fase, esta integración tecnológica para validar y registrar en blockchain evidencias para la certificación energética de cada uno de los proyectos.

"La integración de blockchain en BIM ya se ha puesto en práctica en otros sectores como en la construcción y ahora con Metrovacesa se abre una nueva brecha en el sector de la promoción. Porque el modelo BIM per sé es un modelo rico en información, pero es un modelo centralizado y el blockchain lo que consigue es descentralizarlo y ponerlo a disposición de todos los actores", añade Luis Pastor.

Para este proyecto, Metrovacesa ha contado con la firma Grant Thornton como consultor tecnológico para el desarrollo y utiliza la red Alastria, uno de los mayores consorcios blockchain público-permisionados y multisectoriales del mundo, formado por más de 500 socios de todo tipo de tamaños y sectores. "La red Alastria es una asociación sin ánimo de lucro que se crea hace cuatro años por un grupo de empresas tanto públicas como privadas, pymes, empresas del Ibex, startups, etc., todas con el objetivo de explorar la tecnología blockchain porque todos tenían claro que iba a cambiar el mundo y había que trabajar en una red que cumpliera la Ley", afirma Miguel Ángel Domínguez, presidente de Alastria, quien asegura que "Alastria lo que aporta en este proyecto de Metrovacesa es la red blockchain que se va creando de una forma descentralizada con los nodos que crean los socios de Alastria. La mayoría de las empresas en Alastria cuentan con un nodo y garantizan su funcionamiento y no se tiene que pagar como ocurre en otras redes".

Carmen Chicharro señala que "con este proyecto de integración de ambas tecnologías, BIM y blockchain, lo que buscamos es aumentar la transparencia hacia nuestros clientes, proveedores y colaboradores en las promociones, desde el inicio hasta la consecución de la obra. Fieles a nuestra estrategia de innovación, seguimos apostando por la tecnología blockchain como pieza fundamental para la transformación digital del sector".

La barrera que aún tienen las empresas inmobiliarias para incorporar esta tecnología de blockchain en sus sistemas es la desconfianza en esta herramienta por la falta de cercanía con ella ya que lo que más suena en el mercado es todo los relacionado con el tema de las criptomonedas.

Esa falta de confianza y desconocimiento hace que no se avance más rápido con esta tecnología, pero el futuro del sector pasa por adoptar estas herramientas tecnológicas que harán que pronto el cliente desde su móvil pueda ver como se construye su vivienda con toda la información como los materiales utilizados y cómo afecta a la sostenibilidad.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin