Inmobiliaria

¿Qué espera el trabajador cuando vuelva a la oficina?

  • Los empleados buscan un modelo de trabajo flexible
  • Quieren opciones para trabajar en la oficina, en casa o en un 'coworking'
Foto: Archivo

La vuelta a la oficina cada vez está más cerca ante el ritmo registrado de vacunación. A la vuelta de las vacaciones los empleados podrían regresar ya a sus oficinas, pero ¿qué espera el trabajador cuando vuelva a la oficina?

"Los trabajadores quieren un trabajo híbrido y poder trabajar desde casa o desde la oficina. En la oficina buscan un trabajo colaborativo y sentirse seguros", apunta Alfredo Díaz-Araque, asesor externo y portavoz para España de Monbuilding. De la misma opinión es Pablo de la Hoz, director comercial y de operaciones de Zityhub: "Los trabajadores esperan algo diferente a la vuelta a sus oficinas basado en la flexibilidad. Hay dos variables después del covid. La primera, que se ha acabado tener un horario de 9:00h a 17.00h y la segunda, el empleado quiere decidir donde trabajar, en casa, en la oficina o en un tercer lugar (coworking)".

El 70% de los trabajadores afirma ir a la oficina porque necesita trabajar en equipo

El trabajo en remoto se ha hecho de forma obligada con la pandemia, pero era una tendencia que ya pedían los trabajadores antes del covid. "Nosotros en Savills Aguirre Newman, hicimos un informe antes de la pandemia donde participan 11.000 empleados de 11 países y ya se hablaba de trabajo en remoto o trabajo flexible. Los trabajadores ya en esa encuesta pedían flexibilidad para decidir ellos cuando ir a la oficina. El 70% de los trabajadores de esta encuesta afirmaron que iban a la oficina porque necesitan trabajar en equipo y la oficina era el sitio más eficiente para trabajar en equipo, pero para otros trabajos individuales se podía trabajar desde casa o desde un tercer lugar. Ahora tras la pandemia sobre todo prima el sentimiento de bienestar y seguridad en la oficina", asegura Susana Rodríguez, directora general de negocio de Savills Aguirre Newman.

¿Cómo está el mercado?

El mercado de oficinas, no sólo en las grandes ciudades españolas, sino a nivel mundial, ha caído durante el año 2020 ante la situación de crisis por la pandemia del Covid. "La absorción de espacio de oficinas este año ha sido lógicamente inferior debido a los diversos confinamientos sufridos y reducción de la actividad económica. En Madrid se contrataron 335.000 metros con una caída del 40% y esta reducción de la absorción está en línea con la media de las principales ciudades europeas que se sitúa alrededor del 38%, pero en el primer trimestre del año a pesar de seguir con la pandemia y Filomena se han contratado 84.000 metros y ya estamos teniendo peticiones de nuevos espacios de forma importante", explica Susana Rodríguez.

El objetivo de Mondbuilding es optimizar la gestión de espacios y conocer su uso

Las oficinas se vuelven a activar y buen ejemplo de ello es la llegada a España de la proptech francesa MonBuilding, especializada en la gestión de edificios a través de una aplicación móvil, que acaba de abrir oficina en Madrid. "Esta tecnología ya existía, pero antes las oficinas no la necesitaban lo gestionaban ellos de forma tradicional, pero ahora con la pandemia todo el mundo busca esta tecnología, busca una app para gestionar edificios de oficinas. Mondbuilding, se centra en la gestión de edificios de manera dual, es decir, tanto para la gestión por parte de la propiedad como para el usuario final, el inquilino u ocupante. Su objetivo es optimizar la gestión de espacios y conocer su uso, ofreciendo datos que puedan usarse para mejorar los espacios y desde la app puedes reservar salas, accesos al edificio, etc., tanto en los edificios de oficinas como en centros de negocios como el coworking o el coliving", explica Alfredo Díaz-Araque.

Al calor de todas estas necesidades y tendencias se han creado nuevos formatos como el operador Zityhub con el proyecto "el tercer lugar" para trabajar como una alternativa a la oficina tradicional. "Zityhub ofrece una nueva categoría de flexibilidad basada en la decisión del empleado. Permite elegir el lugar de trabajo entre una diversidad de opciones y localizaciones dentro de la red de espacios de trabajo flexibles, con la que contamos ajustándose a sus necesidades y a las de su compañía. Ponemos a disposición de la empresa para sus empleados una plataforma que permite elegir desde espacios de coworking, hoteles y edificios de oficinas. Se ofrece esa flexibilidad a los empleados y a la empresa porque lo importante es lo que hace el trabajador y no donde lo hace", asegura Pablo de la Hoz.

Hay muchas empresas que ya se suman a esta tendencia de un modelo híbrido para trabajar como Microsoft, Amazon, Google, etc., pero otras no lo ven así. Muchas empresas en España son partidarias de mantener la plantilla de sus empleados en sus mesas de despachos y en las salas de reuniones.

"Ahora mismo hay un choque de trenes entre lo que quiere el empleado y lo que quiere el directivo. Un reciente estudio elaborado por Best Practice Institute, un grupo de investigación sobre dinámicas laborales y conciliación, apunta que el 83% de los directivos apuesta por volver a la oficina, frente al 10% de los empleados, o sea que hay un 90% de empleados que no quiere volver. Por lo que se necesita que haya un cambio de cultura y ver como el empleado te puede reportar en remoto. Antes el control del empresario sobre el trabajador era visual en la oficina ahora tiene que confiar en el trabajador y en el trabajo que hace, pero durante la pandemia se ha demostrado que España ha sido muy productiva", afirma Alfredo Díaz-Araque.

El 90% de los trabajadores quiere un modelo de trabajo flexible y trabajar en casa o la oficina

De la misma opinión es Pablo de la Hoz. "Es fundamental ese cambio de cultura, pero creo que en España ya lo estamos dando. Hay un 90% de trabajadores que pide flexibilidad y eso implica un ejercicio de confianza con tu trabajador y eso es lo que el talento demanda a día de hoy. Vamos a ver quién tiene el poder en esta negociación si el talento o el empresario. El trabajador lo que pide es que le den el poder de decidir cuándo va a la oficina". En este sentido Susana Rodríguez apunta que "es importante adoptar ese cambio de cultura y cambiar el debo por el quiero. Es necesario que el trabajador no sienta una obligación el ir a la oficina, sino que piense en ir a la oficina porque quiere ir".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.