Infraestructuras y Servicios

El segundo aeropuerto de Madrid dará entrada a un fondo de inversión para ser una realidad

  • La infraestructura proyectada en el aeródromo de Casarrubios sigue bajo estudio en Transportes
  • Air City Madrid Sur incorporará un socio con un 30%-35% del capital para financiar el proyecto
  • La inversión inicial es de 300 millones de euros, con un potencial de 2.500 millones en 25 años
. ee
Madridicon-related

Air City Madrid Sur, la sociedad que promueve un segundo aeropuerto para Madrid, busca incorporar un socio financiero, con una participación minoritaria, para impulsar el proyecto, que está pendiente de la autorización por parte del Ministerio de Transportes. La compañía ya ha comenzado a explorar con un asesor internacional la entrada de un inversor.

Presidida por Gregorio Marañón y Bertrán de Lis -presidente también de firmas como Logista- y con Javier Ruedas como consejero delegado, Air City Madrid Sur pretende desarrollar el segundo aeropuerto de Madrid sobre la ampliación del aeródromo existente de Casarrubios-Álamo, ubicado en la provincia de Toledo, a 30 kilómetros de Madrid.

Air City Madrid Sur cuenta con un capital social de más de 500.000 euros y ha invertido cerca de dos millones de euros en la promoción de este proyecto hasta la fecha. Ostenta los derechos del Aeródromo de Casarrubios-Álamo y del Proyecto del Aeropuerto Madrid Sur y está controlada en su totalidad por GAMT Consultoría y Desarrollo, responsable de la gestión, planificación, conocimiento normativo y administrativo para la ampliación del Aeródromo de Casarrubios. Esta, a su vez, cuenta entre sus accionistas, entre otros, con European Flyers, que es uno de los centros de formación de pilotos más importantes de Europa, y con el propio Gregorio Marañón.

El nuevo socio, en cualquier caso, tomará una participación minoritaria, que no superaría el 30%-35%

El plan de Air City Madrid Sur contempla sumar nuevos socios tanto para la financiación del proyecto como para la operación posterior. En esta línea, la compañía ha iniciado un proceso de búsqueda que ha despertado el "interés tanto de fondos de inversión en infraestructuras como de operadores aeroportuarios", según indica Javier Ruedas a 'elEconomista.es'. El nuevo socio, en cualquier caso, tomará una participación minoritaria, que no superaría el 30%-35% y podría optar con posterioridad a la construcción del aeropuerto a convertirse en el concesionario para la explotación. Las necesidades, siempre que el Gobierno apruebe la propuesta y se cumplan todas las condiciones regulatorias y medioambientales, serán de en torno a 2.500 millones de euros.

El proyecto contempla la ampliación del Aeródromo de Casarrubios-Álamo, dedicado en la actualidad a la aviación general con una media de 70.000 operaciones/año, 25.000 metros cuadrados de hangares, más de 300 aviones residentes, 50 empresas de servicios aéreos y alrededor de 3.000 usuarios. Madrid Sur se erigiría en un aeropuerto comercial especializado en operaciones de Compañías Aéreas de Nueva Generación (costes reducidos) con una pista de 3.200 metros, una terminal de 15.000 metros cuadrados en su primera fase y alrededor de 50.000 metros cuadrados de superficie para mantenimiento de aeronaves y hangarage. Además, prevé acoger operaciones de aviación ejecutiva y de carga aérea y se ampliará la actual pista del aeródromo a 1.500 metros para las actividades de aviación general.

Los promotores del proyecto estiman que "generará un importante foco de crecimiento industrial y de empleos en un eje particularmente necesitado". Se prevé una inversión inicial de alrededor de 300 millones de euros en la primera fase, con un potencial de 2.500 millones de euros en los próximos 25 años para la construcción de naves logísticas y hoteles, entre otros. Defienden, asimismo, que "las comunicaciones terrestres ya están construidas y no se requiere de inversión pública adicional". De hecho, Ruedas subraya que "toda la inversión será privada". El socio aportaría la financiación necesaria para afrontar la inversión inicial en la infraestructura. "Los fondos están muy interesados en que existan desarrollos de esta dimensión y solvencia, y quieren invertir con nosotros, pero por ahora partimos de un proyecto, no de una cuenta de resultados", indica.

Madrid frente a Londres y París

El Aeropuerto Madrid Sur busca complementar al Adolfo-Suárez Barajas, cuya capacidad está, en opinión de Ruedas, "al 100% en los horarios comerciales y de mayor concentración de vuelos" y, además, "sin posibilidad de ampliar las 120 operaciones a la hora de máximo", mientras que "tenemos demanda para multiplicar por 10 la infraestructura actual".

No en vano, el tráfico de pasajeros se duplicará hasta el 2036, según IATA. En el caso de Madrid, además, se trata de la única capital europea con un solo aeropuerto para cerca de 10 millones de habitantes. Confronta con otras como Londres y París, cuyas áreas metropolitanas disponen respectivamente de un aeropuerto por cada 2,5 y 3,75 millones de habitantes. "Madrid tiene un área metropolitana de 7,8 millones de habitantes y el área real de influencia del Aeropuerto de Barajas es de casi 9,4 millones de personas", exponen los promotores. Con el nuevo aeropuerto, "Madrid estaría en Champions a nivel aeroportuario y generaría un crecimiento brutal para la economía", destaca Ruedas.

"Somos un aeropuerto necesario para el ciudadano, para el sector y también para Barajas ya que, al complementarse con la nueva infraestructura, podrá disponer de mayor espacio en sus programaciones para operar más vuelos de largo alcance y posicionarse estratégicamente como el gran Hub del Sur de Europa", abunda el consejero delegado de Air City Madrid Sur. De esta manera "se podrán establecer nuevas rutas hacia Asia, ahora que el vehículo está constituido tras la magnífica alianza de Iberia y Air Europa, por eso siempre hemos dicho que somos compatibles y muy complementarios", recalca.

El proyecto de Madrid Sur ya cuenta con la declaración de interés regional tanto del Gobierno de la Comunidad de Madrid (PP) como del de Castilla-La Mancha (PSOE)

Otro de los argumentos que siempre han defendido desde Air City es la necesidad de que los usuarios del sistema aeroportuario de Madrid cuenten con un aeropuerto alternativo a Barajas para que "en caso de alguna contingencia, la conectividad aérea no se vea paralizada".

Por ahora, el proyecto de Madrid Sur ya cuenta con la declaración de interés regional tanto del Gobierno de la Comunidad de Madrid (PP) como del de Castilla-La Mancha (PSOE). Ahora está pendiente la autorización del Ministerio de Transportes. Según Ruedas, "no se puede demorar mucho". Desde el departamento que dirige Raquel Sánchez señalan que "sigue en estudio".

La pandemia ha retrasado la tramitación. Transportes encomendó en 2019 a Ineco la elaboración de un informe para establecer las necesidades del sistema aeroportuario de la zona centro de España para el horizonte 2020-2050. El análisis consta de cuatro fases complementarias y, según explica Ruedas, "ya se han desarrollado". "Por la información que tenemos Ineco ya no está trabajando en este documento y ahora lo está manejando la Secretaría de Estado de Transportes", asegura. Con la autorización del Ministerio, Air City Madrid Sur tendría que solicitar los permisos de medio ambiente y de urbanismo, entre otros. Todo ello aún implicaría un periodo de en torno a dos años para iniciar su construcción, ya que gran parte de los estudios técnicos están realizados.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud