Infraestructuras y Servicios

Así financiará el Barça el nuevo Camp Nou: ocho emisiones de bonos, 450 millones en banca y al 5,5% de interés

  • Afronta 1.000 millones en vencimientos en la próxima década, pero se guarda el comodín de refinanciarlos si las condiciones mejoran
  • Mientras no necesite el dinero para la obra lo invertirá en letras del Tesoro
  • Se devolverá con el dinero que genere el estadio y los pagos no empezarán hasta 2026
Imagen del nuevo Camp Nou. EE
Barcelonaicon-related

Tras firmar el acuerdo definitivo con los inversores el lunes, el FC Barcelona presentó este jueves la estructura con la que financiará el nuevo Camp Nou. La entidad azulgrana llegó a un acuerdo con una veintena de fondos, bancos y aseguradoras para que le presten 1.450 millones –ligeramente por debajo de los 1.500 millones pretendidos inicialmente- para erigir el Espai Barça. En un contexto de subida de tipos y turbulencias del sector bancario, el conjunto azulgrana presume de haber cerrado la operación a un interés del 5,53%.

La entidad sopesó varias opciones: desde diseñar la financiación con tres emisiones de bonos a operaciones más complejas. Finalmente se decantó por una estructura de 1.000 millones a través de ocho emisiones de bonos –algunas en dólares, por exigencia de los inversores- y 450 millones en bancos, principalmente de Goldman Sachs y JP Morgan.

Según explicó el club, los vencimientos se estructuran en tres grandes tramos: 583 millones a cinco años, 477 millones a un plazo de entre cinco y nueve años y 390 millones a un plazo entre 20 y 24 años. En la firma de los contratos, la organización presidida por Joan Laporta se guardó el comodín de refinanciar los dos primeros tramos a la espera de que los tipos de interés y los diferenciales bajen.

Debido a esta necesidad de renegociar, la agencia de rating Kroll rebajó la nota inicial de la emisión y del BBB+ inicial pasó a una calificación de BBB. El club no desveló la cifra de intereses que le tocará pagar, pero los cálculos de elEconomista.es con esquemas similares señalaban un coste añadido de 964 millones. Esta cifra bajaría si los tipos bajan y el coste del dinero se reduce en el momento de la reestructuración.

Con tal de rebajar el interés algunas décimas, el Barça invertirá el dinero percibido en letras del Tesoro, a un interés del 3%, hasta que las necesidades de la construcción requieran darle uso. Para aprobar las facturas deberán intervenir JLL, asesor inmobiliario del club; Mountstreet, que defiende a los fondos; y Intermoney, que gestionará el vehículo inversor.

El FC Barcelona además defiende que la estructura escogida para financiar la obra no le hipoteca ni a él ni al propio estadio. Al crear un fondo de titulización -que será el que asumirá la deuda-, los inversores solamente serán propietarios de los derechos de cobro de los ingresos del estadio. Por lo tanto, los fondos asumen también el riesgo de que la operación salga bien y no podrán ejecutar garantías sobre el club.

El nuevo Camp Nou generará 346 millones de euros al año

Para devolver el dinero, el club utilizará los ingresos añadidos que le generará el recinto. Excluirá los 100 millones iniciales, que serán íntegros para la entidad. Pero según los cálculos de Legends, que asesora a la entidad, los ingresos cuando el estadio esté a pleno rendimiento ascenderán a 346 millones. A disposición de los fondos estarán los 246 millones sobrantes, aunque el cálculo es que se necesitarán poco más de 90 millones para hacer frente a los vencimientos.

Legends calcula que, una vez a pleno rendimiento, el nuevo Camp Nou reportará 50,2 millones procedentes de los abonados, 73,8 millones con la venta de entradas, 79,7 millones del museo y los tours, 18,8 millones de ingresos 'extra', 76,5 millones de palcos VIP y 47,2 millones de patrocinadores.

La entidad eso sí se comprometió con los inversores a cumplir una serie de hitos en la construcción -pactados con Limak- y comerciales. Por ejemplo: cuando el balón ya vuelva a rodar deberá generar un mínimo de 130 millones –hoy la facturación del campo ronda los 180 millones de euros anuales-.

El dinero percibido no solamente se utilizará para el Camp Nou. Con los 1.450 millones conseguidos, el conjunto azulgrana pagará las obras del estadio, que ascenderán a 850 millones, según el informe original de Kroll. Además, las obras incluirán el nuevo Palau Blaugrana, que todavía no tiene definido el proyecto.

El resto de la financiación se destinará a repagar el préstamo puente concedido por Goldman Sachs, del que hay dispuestos 160 millones; el resto de elementos que forman el Espai Barça, contingencias, sobrecostes y gastos financieros.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud