Infraestructuras y Servicios

GED ultima sus tres primeras compras con su nuevo fondo de infraestructuras

  • La gestora levanta ya la mitad del capital objetivo
  • Se trata de activos de movilidad, infraestructura social y energía en España
Victoriano López-Pinto, Managing Partner de GED, y Juan José Clavería, Deputy Managing Partner

GED Capital ultima sus tres primeras compras con el nuevo fondo de infraestructuras que lanzó a finales del año pasado. Se trata de activos vinculados a la movilidad, la infraestructura social y la energía y todos ubicados en España. La gestora española ya ha captado a través de sus inversores tradicionales alrededor de la mitad de la dotación objetivo para este vehículo, fijada en 150 millones de euros con un hard cap de 200 millones.

GED ha redoblado su apetito por el negocio de infraestructuras con este fondo de private equity convencional, comandado por Victoriano López-Pinto y Juan José Clavería. A través de este vehículo, la gestora ofrece a sus inversores una alternativa de rentabilidad tranquila, con un nivel de riesgos acotado y con predecibilidad de flujos muy alto. Así, el objetivo es alcanzar una TIR (Tasa Interna de Retorno) de entre el 8% y el 9% y repartir dividendos cada año a los partícipes.

La pretensión es conformar una cartera diversificada de infraestructuras, con entre ocho y 12 proyectos y un ticket medio en el entorno de los 20 millones de euros

La pretensión es conformar una cartera diversificada de infraestructuras, con entre ocho y 12 proyectos y un ticket medio en el entorno de los 20 millones de euros. El foco se centra en cinco áreas: movilidad (carreteras, ferrocarriles e intercambiadores de transporte); infraestructura social (hospitales y edificios públicos como juzgados o comisarías); medio ambiente (agua y tratamiento de residuos); telecomunicaciones (antenas, fibra óptica y data centers); y renovables (autoconsumo fotovoltaico para industriales y calefacción urbana).

El ámbito de inversión será en un mínimo del 70% la Península Ibérica y en hasta un 30% en la zona euro. Asimismo, la prioridad es invertir en activos brownfield (en operación) idealmente con pago por disponibilidad, copando hasta el 80% del fondo. El 20% restante se destinará a proyectos greenfield (construcción y explotación), con el punto de mira en autoconsumo fotovoltaico para industriales, fuera del mercado, sin excedentes y con un PPA (contrato privado de compraventa de electricidad), y en calefacción urbana (district heating). GED ha hecho una primera captación (fundraising) entre inversores de su entorno y ya ha levantado aproximadamente la mitad del capital objetivo. Para alcanzar este importe, la firma recurrirá hasta final de año a inversores del mercado, al margen de sus tradicionales. El fondo tiene un periodo de inversión de cuatro años y una vida de 10 años –ampliable en dos más–.

La gestora busca en sus inversiones un enfoque más industrial que financiero, tratando de impulsar el crecimiento de las sociedades

La gestora ya tiene tres operaciones muy avanzadas en movilidad, infraestructura social y energía en España y ha presentado tres ofertas indicativas. El importe conjunto asciende a entre 20 y 30 millones de euros. Su hoja de ruta discurre por tenerlas cerradas antes de verano. De igual modo, se halla en negociaciones por otros tres proyectos. La mayoría de estos procesos se instrumenta a través de negociaciones bilaterales. La gestora busca en sus inversiones un enfoque más industrial que financiero, tratando de impulsar el crecimiento de las sociedades, incluso con compras de más activos.

Por el tamaño del fondo, GED se enfoca en proyectos de tamaño pequeño o mediano, un nicho en el que existen múltiples oportunidades y menos competencia, a diferencia de las grandes operaciones. No obstante, también puede aspirar a estas últimas a través de la coinversión con alguno de sus inversores y con otros fondos.

GED complementa con este fondo su apuesta por el negocio de infraestructuras, en el que está presente desde hace 12 años

GED complementa con este fondo su apuesta por el negocio de infraestructuras, en el que también está presente desde hace 12 años a través de una línea de gestión de dinero procedente de distintos programas operativos del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) para la inversión en infraestructuras urbanas y eficiencia energética. Dentro de esta línea la firma ya gestiona tres vehículos con una inversión conjunta de casi 250 millones de euros en instrumentos de capital y deuda cuyo foco está en proyectos greenfield (construcción y explotación) que contribuyan a la puesta en valor de espacios en desuso y a la creación de nuevas infraestructuras urbanas, así como a la rehabilitación del patrimonio urbano de las ciudades. De este importe, una parte muy relevante se ha destinado al desarrollo urbano en Andalucía.

La firma está expectante a las oportunidades que también puedan surgir en el entorno de los fondos Next Generation de la Unión Europea.

De los tres fondos, dos ya están completamente invertidos y se hallan en proceso de desinversión y el tercero aún está en fase de inversión

De los tres fondos, dos ya están completamente invertidos y se hallan en proceso de desinversión y el tercero aún está en fase de inversión. Con este último ha rubricado cuatro operaciones hasta la fecha, entre las que figuran el Puerto Seco de Antequera (Málaga), y un centro deportivo en Jerez (Cádiz) con Enjoy Wellness, participada del fondo Espiga Capital.

En los dos primeros vehículos, la gestora ha desinvertido ya en algunos proyectos como el aparcamiento de Los Mondragones en Granada, la Ciudad de la Justicia de Córdoba, o en Agua Mágica, en el parque temático de Sevilla

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin