Industria

Bernardo Velázquez (Acerinox): "Hace falta mucho tiempo para que los asiáticos lleguen al sector de las aleaciones"

  • Compra estratégica: "Ganamos peso en Estados Unidos y en mercados que crecerán como el aeroespacial"
  • Competencia: "Nos movemos a sectores con menor competencia, no como en el de las commodities"
  • Cotizar en EEUU: "Primero hay que llevar la operación a buen puerto, luego ya veremos cómo están los múltiplos"
Bernardo Velázquez, CEO de Acerinox. Alberto Martín
Barcelonaicon-related

Tras ver como China ha pasado de producir el 10% del acero mundial a ser responsable de 60% en solo una década, Acerinox vira a mercados fuera del radar asiático. Aunque el acero inoxidable es el sostén del grupo, la cotizada española ha anunciado recientemente numerosas inversiones en el campo de las aleaciones. A las pocas semanas del estallido de la pandemia anunció la compra de la alemana VDM Metals y ahora replica la estrategia en EEUU con la adquisición de Haynes para diversificar su huella y adentrarse en negocios como el aeroespacial. El consejero delegado, Bernardo Velázquez, explica a elEconomista.es el sentido de una operación que califica de estratégica.

Pregunta: Calificaron en varias ocasiones la compra de Haynes como estratégica, ¿por qué?
Respuesta: No se trata de una operación oportunista ni financiera. Es una operación que encaja perfectamente con nuestra estrategia que, sin perder nuestros orígenes en el acero inoxidable, pasa por crecer en tipos especiales, aleaciones y productos de más valor añadido. Entre Alemania y España tenemos una plataforma europea que nos permite sumar clientes, combinar producción o red comercial. Ahora, con esa experiencia, vamos a hacer que Haynes entre en esta plataforma que englobe también los aceros inoxidables de North American Stainless (NAS) y las aleaciones de VDM Metals USA.


P: Algún analista señaló que el múltiplo pagado podía ser caro...
R: Lo barato acaba saliendo caro. Creo que es una buena empresa y merece la pena el múltiplo pagado, que es más o menos el que hay en el mercado. Aunque tenga un premio, este premio no se va demasiado lejos. En esta operación ha primado la racionalidad industrial, no hay muchas empresas en este sector y esta es la mejor para nosotros; la más complementaria y la que mejor encaja con nuestra estrategia. Creo que el precio es el valor que que tiene la compañía.


P: ¿Qué ganan con Haynes?
R: Podemos suministrar toda la gama. Cuando compramos VDM Metals dijimos que lo mejor estaba por llegar. Y en este caso estamos hablando de lo mismo. Vamos a invertir 200 millones de dólares para crecer; balanceamos nuestro peso entre Estados Unidos y Europa y ganamos terreno en sectores como el aeroespacial. Además, estábamos en un punto que teníamos la oportunidad de consolidar el sector. Y la parte americana de VDM y Haynes encajan muy bien.


P: ¿En qué se parecen Haynes y VDM?
R: Haynes es más pequeño que VDM. Es por ello que muchas veces digo que, más que fábricas de acero, parecen joyerías. Son negocios dedicados a productos especiales. Por eso presumimos tanto del poderío que tenemos en I+d, con el desarrollo de nuevas aleaciones y patentes. No sólo las que ya tenemos, sino por la capacidad de desarrollar nuevas. Estamos trabajando para adelantarnos al mundo que nos viene para saber cuáles serán los materiales necesarios para aplicaciones clave en el futuro.


P: ¿Por qué son tan importantes estas patentes?
R: Dan acceso a clientes muy exigentes, que no van a comprar commodities, sino que van a comprar una aleación que ha sido diseñada para ellos y que saben que funcionará. Son sectores como el aeroespacial, perforar una estación petrolífera o la industria química, donde el cliente no se la juega. Lo que le importa es que los materiales no le den problemas y que duren lo máximo posible. Entonces cuando tienes un cliente en este sector, lo tienes prácticamente como un socio. Es muy difícil entrar. Hay homologaciones de clientes que tardan más más de ocho años en hacerse.


P: Entiendo además que da protección frente a la competencia china
R: Es una de las ventajas que tienes. Cuando montas una fábrica nueva de acero inoxidable, lo primero que aprendes a hacer son las commodities. Necesitas más tiempo para aprender a hacer productos más especiales. Entonces, ¿dónde están los productores chinos hoy? Barriendo con sus bajos costes este segmento. Nosotros nos queremos mover hacia otros mercados. Si hay procesos que necesitas hasta ocho años para homologaros, hace falta mucho tiempo para que lleguen los asiáticos a este mercado. Nos movemos hacia sectores en los que hay menos competencia.


P: ¿Supone esto dejar atrás las inversiones en acero inoxidable?
R: No. Hablamos de volúmenes totalmente distintos. Tenemos una capacidad de 2,4 millones de toneladas al año de acero inoxidable. VDM tiene 40.000 toneladas de capacidad y Haynes, 20.000 toneladas. En nuestras plantas también necesitamos volumen. Y aunque nos hayamos movido más hacia las especializaciones, hace un año, por ejemplo, anunciamos una inversión de 244 millones de dólares en NAS,


P:¿Cuándo estará lista la integración?
R: En 2030, pero la fase principal será hasta 2027. Invertiremos en equipos y en este sector las inversiones de este calibre necesitan un tiempo de maduración de casi tres o cuatro años. Pedimos un horno de vacío para fundir aleaciones especiales. El plazo de entrega va a ser, como poco, de 20 meses. Son dos años para la entrega de los equipos más la puesta en marcha.


P: ¿Puede ser esta operación el revulsivo a nivel bursátil para Acerinox?
R: Esperamos que sí. Nosotros decimos que, más allá de lo que señalen los analistas, la valoración de Acerinox es baja porque somos una empresa principalmente americana. La mitad de nuestras ventas y una gran parte de nuestros beneficios vienen de Estados Unidos. Con esta operación nos vemos todavía más americanos y hoy en día, aunque cueste reconocerlo, Estados Unidos es el lugar para para estar. Tienen una economía más dinámica.


P: ¿Podría ser cotizar en EEUU el siguiente paso en esta estrategia?
R: Ahora estamos centrados en la adquisición del 100% de Haynes e integrarla, que es un trabajo enorme. Y luego cuando terminemos con todo esto ya veremos. Los múltiplos de las compañías americanas ahora son mayores que los europeos, pero no siempre ha sido así. Ahora el mercado prima la presencia en Estados Unidos, pero quizás cuando terminemos de integrar Haynes los múltiplos han cambiado. Primero vamos a llevar a buen puerto la operación y luego ya veremos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud