Franquicias

La comida vegana se abre paso en el sector de las franquicias

  • La Huella Vegana, primer establecimiento de este tipo que da el paso
Madrid

Hacer una cocina cercana, divertida y llamativa que normalice la cocina vegana y rompa con los prejuicios que se tiene sobre ella. Ese es el objetivo con el que inicia su andadura como franquicia La Huella Vegana, la primera cadena de restaurantes de cocina vegana en nuestro país. La impulsora del proyecto, Sara Latorre, relata la historia de esta marca que se inició en el año 2012 con un primer restaurante en Rivas Vaciamadrid (Madrid).

"Comencé a ser vegana después de sufrir una enfermedad y esta dieta me ayudó muchísimo en mi día a día. Más tarde, y tras vivir fuera de España donde era muy fácil encontrar oferta vegana, decidí que era el momento de que en nuestro país también pudiéramos disfrutar de la comida vegana", explica la socia y fundadora de la enseña.

La marca, que afirma ser la única franquicia de comida vegana del país, cuenta en la actualidad con tres establecimientos en funcionamiento, todos ellos en la Comunidad de Madrid. Por ahora, no se aventuran a dar una cifra de cuál es el plan de aperturas que tienen previsto, porque "queremos hacer una expansión muy cuidada y sin prisas. Buscamos que cada franquiciado que se sumerja en el proyecto lo haga con pasión por la marca, y así, poco a poco, ir ampliando la red y formando una gran familia de La Huella Vegana", apunta Latorre.

Público no vegano

¿Han cambiado nuestros hábitos alimentarios? Está claro que este es un mercado en plena expansión y que, para Latorre, está lejos de ser una moda: "La comida vegana es la conclusión y el reconocimiento de que otra alimentación es posible. Es la adopción de otro modelo de consumo basado en el respeto a nuestro entorno, a la vez que saludable y equilibrado".

La fundadora de la cadena añade a todo esto el que este tipo de cocina "cumple con los principios de reducción de gases contaminantes de efecto invernadero al contrario que la industria cárnica. Otra razón es que cada vez más existen personas contrarias a la explotación animal con usos comerciales y son más sensibles con los derechos de los animales". Porque, además de acercar la cocina vegana al gran público, la intención de La Huella Vegana es, como indica su nombre, la de poder dejar huella en la sociedad llenando el simple acto de comer de un componente solidario fortísimo.

"Vienen atraídos por ser un concepto gastronómico diferente y porque muchos de ellos, aun no siendo veganos, aman a los animales y quieren probarlo"

Si bien, lejos de lo que pudiera parecer, el público mayoritario de la enseña está formado por personas no veganas. "Vienen atraídos por ser un concepto gastronómico diferente y porque muchos de ellos, aun no siendo veganos, aman a los animales y quieren probarlo", señala Latorre. El perfil del franquiciado que busca la marca es el de autoempleo, "gente que se involucre en este proyecto desde el primer día y que ayude al crecimiento conjunto de La Huella", señala la creadora de la enseña.

Además, deberán ser personas que conozcan bien el mundo vegano y estén concienciados con ello. La inversión inicial para la apertura de un restaurante de la cadena es de 72.000 euros, obra civil no incluida, a lo que hay que añadir un canon de entrada de 15.000 euros.

El royalty es de un 4% y un 2% de canon de publicidad. Por otro lado, la marca pide a sus franquiciados que cuenten con al menos el 40% de la inversión necesaria para la puesta en marcha del local. La cadena cuenta además con un acuerdo con Cajamar para financiar a los futuros franquiciados. La carta del restaurante es "un trabajo fruto de la investigación constante. En los restaurantes también ofrecemos un menú del día que nos sirve para probar y descubrir qué gusta a nuestros clientes y qué no. Para nosotros es clave hacer nuestro particular I+D", señala Latorre. En cuanto a los proveedores, al trabajar en sus inicios como un bar de tapas vegetarianas, cuentan con proveedores que "han decidido apostar por el mundo vegano y adaptarse a nuestras necesidades, facilitándonos mucho la vida y nos ayudan a conseguir todo lo que necesitamos", explica la fundadora de la cadena.

La tarta vegana creada por la enseña resultó ganadora del concurso de elaboración gastronómica de Rivas, un certamen en que los hosteleros debían proponer platos representativos de la localidad y que en su primera edición ha recibido el asesoramiento del chef Rodrigo de la Calle. El postre de La Huella Vegana, modo de tarta de San Marcos, consta de un bizcocho de palodulce, calabaza, palodulce e hinojo.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin