Franquicias

IceCoBar sigue creciendo e inaugura su primer espacio en Andalucía

  • Se trata de un kiosko ubicado en el centro comercial de Lagoh, Sevilla
Madrid

La cadena de heladerías IceCoBar sigue creciendo y recientemente ha inaugurado su primer establecimiento en Andalucía. El nuevo espacio está situado en la plaza Central del nuevo centro comercial Lagoh de Palmas Altas, en la ciudad de Sevilla. El local, que operará bajo el sistema de franquicia, se convierte en el sexto IceCoBar que entra en funcionamiento en 2019, y hace el número 10 de la compañía.

La nueva apertura del kiosko IceCoBar, que tiene una superficie superior a los 15 metros cuadrados y está ubicada junto a la tienda Primark, responde a la estrategia de expansión que lleva a cabo la marca desde comienzos de año en Andalucía, Madrid y Barcelona.

"Estamos muy satisfechos de llegar a este espacio de gran atractivo para todo el área metropolitana de Sevilla, y asentarnos en un complejo que ya ha supuesto una inversión de más de 260 millones, con más de 100.000 metros cuadrados de superficie comercial y con una previsión de más de 14 millones de visitas al año", afirmó Benjamín Gomes, fundador y CEO de la compañía.

La cadena de heladerías pretende crecer desde los 10 establecimientos actuales, hasta los 15 de cara al final del ejercicio; 40 para finales de 2020 y 70 al finalizar 2021. En cuanto al marco internacional, la marca ha seleccionado cinco países europeos para estar presente en los próximos cinco años: Francia, Portugal, Italia, Alemania y Reino Unido.

El modelo de negocio requiere una inversión desde los 44.900 euros, dependiendo del modelo de franquicia. Además, la empresa ofrece una serie de ventajas como la posibilidad de abrir locales desde los 20 metros cuadrados, y con un margen comercial que ronda el 80%.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.