Pymes y Emprendedores

La fórmula para descentralizar el emprendimiento y apoyar a las ciudades medianas

  • La UE desarrolla el programa 'StartupCity' para crear una red paneuropea
  • Pretende impulsar urbes con gran potencial como Valencia, Sevilla o Bilbao
Foto: Dreamstime.
Madrid

La despoblación de las áreas rurales y la consecuente pobreza y desigualdad económica es un problema conocido por todos y que preocupa a la Unión Europea (UE). Así lo refleja en su última propuesta que pretende acabar con el peligro de estabilidad social y económica dentro de Europa que se puede originar por el gran desequilibrio entre grandes y pequeñas ciudades dentro de la Unión Europea.

"Las grandes ciudades como por ejemplo Barcelona, Berlín o París concentran las oportunidades de la nueva economía", según declara Isidro Laso, director de Startup Europe -iniciativa de la Comisión Europea para fomentar el emprendimiento y la innovación-, que aclara que "hasta este momento no se tenían datos reales que así lo manifestaran". Pero ahora, a través del estudio realizado por el think tank Mind the Bridge con el análisis masivo de datos con Big Data, a una selección de 476 ciudades europeas, se observa la desigualdad entre regiones respecto a tasa de emprendimiento, concentración de inversiones y oportunidades.

Según Alberto Onetti, presidente de Mind the Bridge, la investigación muestra que el 67% de las scaleups europeas -empresas de base tecnológica que en los últimos cinco años han levantado inversiones de al menos un millón de euros- se ubican alrededor de una o máximo dos ciudades por país. "Eso significa que la economía de la innovación en Europa está muy concentrada en unos 50 centros principales, mientras que todas las demás ciudades y municipios, que han sido tradicionalmente la columna vertebral de la economía europea, se enfrentan al riesgo de ser cada vez más marginados", aclara.

Red de unión entre ciudades

Por ello, la Unión Europea ha lanzado StartupCity Europe Partnership (SCEP), una nueva plataforma que tiene como objetivo crear una red paneuropea de ciudades con el fin de fomentar el desarrollo de estrategias de startups interconectadas a nivel local. La misión de SCEP es conectar ciudades emprendedoras medianas y apoyarlas para que se conviertan en StartupCities, es decir, en ciudades emprendedoras, como lo llaman en este informe elaborado por Mind the Bridge.

Hasta el momento, los ecosistemas de Europa se caracterizan por una fuerte concentración de scaleups alrededor de una ciudad (o, con menos frecuencia, dos ciudades) por país, típicamente la capital. Dentro de este caso se sitúan Madrid y Barcelona, que concentran tasas del 1,8 y del 2,7 en emprendimiento, mientras que Berlín lidera el ranking europeo con un 6,1, seguido de París, con un 2,5. Por contra, ciudades como Málaga o Sevilla registran tasas inferiores al uno, al igual que ocurre en Mánchester, Liverpool o Fráncfort.

Por ello esta iniciativa pretende construir centros alternativos aprovechando las habilidades y el potencial económico que se encuentran dispersos en toda Europa.

"Si se siguen los pasos adecuados estas ciudades lograrán no quedarse atrás de la nueva economía"

"En otras palabras, las grandes ciudades desempeñan actualmente un papel económico en su país dos veces mayor que la proporción de su número de habitantes y la brecha entre las ciudades top startup y las otras se harán aún más grandes en el futuro si consideramos la creciente participación que tienen las grandes ciudades en la innovación", aclara Laso.

Por ello, entre las medidas que ha preparado la Unión Europea se encuentra en primer lugar realizar un "mapeo", es decir, un rastreo de cada una de las ciudades que tienen un gran potencial de emprendimiento. Por ejemplo, en nuestro país, Valencia, Sevilla, Bilbao, Málaga y San Sebastián son las cinco ciudades que mayor potencial de emprendimiento muestran según el informe elaborado por StartupCity Europe Partnership. "Si se siguen los pasos adecuados estas ciudades lograrán no quedarse atrás de la nueva economía", destaca Isidro Laso, director de Startup Europe, que al mismo tiempo considera "muy interesante el potencial de alianzas locales que se puede establecer entre ciudades como Sevilla y Málaga o Mánchester y Liverpool.

En este sentido, los planes de crecimiento sostenibles de StartupCity deben construirse sobre dos pilares: en primer lugar, especialización de ciudades en verticales específicas, ya que cuanto más pequeña es la ciudad, menores son los recursos para soportar múltiples especializaciones. Por ello, las ciudades con gran potencial deben desarrollar una estrategia de especialización en verticales específicos como industrias o servicios.

El segundo pilar consiste en asociaciones para la conexión estratégica con otras ciudades. "Los beneficios de la aglomeración a través de conexiones internacionales con otras ciudades que comparten un enfoque/especialización similar les permitirá competir con otras grandes potencias como Estados Unidos o China", asegura Laso.

Riesgo de separatismos

Según Alberto Onetti, presidente de Mind the Bridge, esta brecha creciente podría desencadenar en desagregación y separatismos.

"Por eso creemos que las iniciativas como StartupCity Europe Partnership abordan una de las principales prioridades políticas para el futuro de Europa, porque no creemos en dos Europas: la Europa de los principales centros tecnológicos de la ciudad, por un lado, y Europa, por el otro. Creemos en una Europa única, donde el conocimiento y el capital se pueden aprovechar a través de redes, y donde todos los países y ciudades deben participar activamente y contribuir", señala Onetti.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.