Pymes y Emprendedores

El consultor que aprovechó la pandemia para lanzar la tarta de queso que solo se vende en Instagram

  • Luna & Wanda solo se puede comprar a través de la red social
  • Sergio Arjona es un joven especializado en la tranformación digital
Así es la tarta de queso de Luna & Wanda.
Madrid

El universo de las tartas de queso es tan amplio y diverso como cocineros profesionales y amateurs existen en el mundo, con texturas y acabados para todos los gustos. Una de las últimas propuestas que han llegado a Madrid en este campo es la de Luna & Wanda,  que quiere convertirse en la reina de este postre.

Esta receta, perfeccionada a partir de una estudiada combinación entre varias recetas de chefs de reconocido prestigio, no tiene detrás ningún restaurante ni grandes figuras gastronómicas, sino que ha sido creada por un joven consultor especializado en la transformación digital de las empresas que, durante el confinamiento domiciliario de los primeros meses de la pandemia, como miles de españoles, se dedicó a experimentar en la cocina.

A partir de las recetas de tres grandes cocineros -Dani García, Nandu Jubany y Manolo Franco-, Sergio Arjona seleccionó determinados aspectos de cada una y, añadiendo un toque personal tanto en la elaboración como en los ingredientes, llegó a una versión de tarta de queso de equilibrio perfecto en cuanto a su sabor a queso, su cantidad de azúcar, su textura y su acabado, con una estética sobresaliente. Y como experto en innovación y aficionado al emprendimiento, decidió sacar partido de las redes sociales y en junio de 2020 empezó a comercializarlas a través de un canal en Instagram. Así es como nació Luna & Wanda.

"Luna & Wanda es la tarta de queso 'mainstream' que gusta a todo el mundo. Una tarta de queso al horno sin tapujos, simple, con una combinación de tres quesos -crema, azul y cabra- que le da el toque de sabor definitivo, una base de auténtica galleta María y un acabado increíble: tostada por fuera, con un corazón cremoso y el resto con una textura de mousse que contrasta con el crujiente de galleta y al que nadie se puede resistir", explica Sergio Arjona, creador de la tarta y fundador de Luna & Wanda.

Venta a través de Instagram

De momento, su único canal de venta es Instagram, desde donde se gestionan los pedidos con el apoyo de WhatsApp, aunque la empresa ya está trabajando en el lanzamiento de una web donde centralizar los pagos mediante una pasarela segura. La compañía cuenta ya con un obrador profesional donde elaboran cada día los encargos de una forma 100% artesanal, con ingredientes de proveedores locales y mezclados a mano.

Luna & Wanda se fabrica en dos tamaños: 'La Original', el formato grande para 12/14 raciones, con un precio de 35 euros, y 'La Pequeña' de la que salen unas seis porciones, cuyo precio es de 20 euros. En cuanto a la entrega, se realiza en un packaging fabricado con cartón reciclado y cero plásticos, y de momento la recogida se realiza de forma presencial en el obrador, situado en el barrio madrileño de Chamberí.

El objetivo de Luna & Wanda es transformar su obrador en un espacio abierto al público donde cualquiera pueda degustar una porción de su tarta de queso sin necesidad de comprar una unidad completa, y llegar a restaurantes que apuesten por la sencillez, una materia prima cuidada y un servicio al cliente de primera calidad.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.