Pymes y Emprendedores

El valor de las personas introvertidas en la oficina: más calmadas y profundas

  • El liderazgo no requiere ser extremadamente sociable ni perseguir la notoriedad
Autor: Getty.

La mitad de la población mundial es considerada introvertida, según diversos estudios. Una situación que contrasta con las sociedades abiertas, conectadas y modernas en las que convivimos actualmente, y donde la sociabilidad, la extroversión y el donde de gentes y la comunicación son muy valorados.

"Responde a lo que se conoce como el 'ideal del extrovertido', el perfil de personalidad que se nos ha impuesto", explica Mihaela Enache, profesora de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC.

No solo socialmente, también en el mundo laboral, se penalizan muchas de las características de los introvertidos: "Se favorecen los perfiles más extrovertidos, dado que se considera que una persona con habilidades interpersonales, espontánea y comunicativa ofrece más prestaciones sobre todo para trabajos con interacción constante, como puestos directivos, departamentos comerciales o que requieran trato con el público", afirma Enache.

A los introvertidos, generalmente, se los etiqueta como antisociales, tímidos o con pocos amigos. La definición más psicológica del término introvertido, apunta Manel Fernández Jaria, profesor de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC, es la condición individual que se caracteriza por la inclinación hacía el universo interior, mostrarse reservado o con tendencia a no exteriorizar las emociones.

Un buen jefe

"Hay muchos estereotipos e ideas distorsionadas sobre las personas introvertidas y el mundo laboral se ve afectado por esto", afirma Sílvia Sumell, profesora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC. A la hora de ascender a jefe, director o coordinador de un equipo, los estereotipos negativos que acarrean socialmente los introvertidos interfieren en su crecimiento y trayectoria laboral.

"La mayoría de las empresas optan por perfiles más extrovertidos para ocupar posiciones de liderazgo"

"La mayoría de las empresas optan por perfiles más extrovertidos para ocupar posiciones de liderazgo, pero cada vez hay más investigaciones que sugieren que el liderazgo no requiere ser extremadamente sociable, los líderes más eficaces no entienden como indispensable el perseguir la notoriedad", advierte Enache.

En este sentido, Fernández Jaria coincide en que la escucha activa, mantener y transmitir calma a la hora de tomar decisiones, procesar la información, pensar antes de hablar, empoderar y tener más tendencia a profundizar son rasgos propios de las personas más introvertidas y características que cualquier líder querría tener. El problema está cuando la empresa parece no ver estas habilidades, porque solo valora los rasgos de personalidad extrovertidos. "Los sistemas de gestión de talento deberían también estar diseñados para identificar el talento que está en las personas menos extrovertidas", puntualiza Jaria.

Oficinas abiertas

Oficinas abiertas, sin paredes, y trabajo colaborativo son algunas de las dinámicas que se abren paso en el mundo laboral, que parece estar cada vez más empecinado en acabar con el trabajo individual y la privacidad. "Los espacios abiertos favorecen el trabajo cooperativo, pero a veces impiden la concentración y el enfoque individual en problemas complejos. Es importante respetar los espacios de privacidad del empleado y crear espacios de trabajo flexibles, que combinen espacios abiertos con otros más tranquilos, con menos estímulos y menos ruidosos", afirma Enache.

Las nuevas tendencias con relación a los espacios de trabajo abiertos, por ejemplo, pueden no ser las mejores para personas con rasgos introvertidos. "La persona introvertida valora más el mundo interior y no necesita de los estímulos externos; normalmente prefiere trabajar en lugares tranquilos, sin demasiado ruido, donde se pueda concentrar bien, sin interrupciones, donde le dejen tiempo para pensar, reflexionar... y en grupos pequeños", afirma Sumell, experta en psicología laboral.

"En cuanto a dinámicas, se puede trabajar algún día de manera remota o, por ejemplo, plantear reuniones donde se deje un tiempo para leer antes de discutir, se escriba individualmente lo que se quiere comentar o las propuestas que cada trabajador quiere plantear, como una estrategia para favorecer al introvertido (le dejamos un espacio de preparación) y al extrovertido (lo obligamos a ser más reflexivo), y de este modo equilibramos el terreno", propone Sumell.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum4

ALMUSTAFA
A Favor
En Contra

... hablan de la gente como si fuesen herramientas cada una con su "valor" ... están las buenas herramientas que merece la pena comprar y las que no sirven para nada ... quizá el empresario que lo único que hace es comprar nuevas herramientas con el dinero que generaron las viejas y quedarse con el resto deba ser sustituido por alguna buena herramienta de mejor provecho que no necesite consumir tantos recursos de la empresa para creer que es feliz ...

Antes estaban (y ahora por lo visto también) los que se consideraban superiores en virtud de una serie de rasgos físicos, raciales o culturales frente a los que no merecían vivir y ahora pasa más o menos lo mismo, que hay quien tiene de nacimiento unas cualidades que consideramos de provecho y que hacen que ese ser se considere superior como ser humano a cualquier otro ... ya sea la capacidad intelectual o la habilidad de bailar con un balón ... la función es lo importante no la persona en sí ...

Puntuación 1
#1
yomismo
A Favor
En Contra

Otra que acaba de descubrir la polvora. Ahora saldra otro estudio que acreditara que el ahorrador no es un pervertido que se masturba con un billete de 500 euros.

Puntuación 2
#2
Usuario validado en elEconomista.es
bienvenidowell
A Favor
En Contra

Dividir a las personas en introvertidas y extrovertidas, es muy simplón. Una persona con mucha educación será más introvertida que otra más descarada a la otra de interactuar en un grupo dependiendo como sea este grupo, así podría poner muchos otros valores positivos o negativos para hacer que ser introvertido o extrovertido sea positivo o negativo. Lo cierto es que cada persona es como es, y tiene que buscar el lugar donde se encuentre más a gusto si fuere posible.

Puntuación 1
#3
Buen articulo, eso si, no todo el mundo es igual
A Favor
En Contra

Buen artículo, eso si, no todo el mundo es igual, está el introvertido y que tiene muchos problemas mentales, manipulador, esquizofrénico, psicópata y con muchas mas taras mentales.

Dejamos los comentarios de el tipo ese vergüenza de los operarios electricistas y de la humanidad en 0.

Puntuación 4
#4