Pymes y Emprendedores

Más de 110.000 autónomos tienen sus negocios ubicados en zonas rurales

  • Solo el 2% de estos trabajadores tiene menos de 30 años
Imagen de Dreamstime
Madrid

Un total de 110.600 autónomos desarrollan su actividad en zonas rurales, según datos difundidos este miércoles por la organización de autónomos UPTA.

Además, casi el 77% de los trabajadores por cuenta propia en poblaciones inferiores a 5.000 habitantes superan los 59 años y sólo un 2% son menores de 30 años.

Para UPTA, estos datos revelan la necesidad de crear incentivos que permitan poblar las zonas rurales y dinaminar sus economías.

La organización ha anunciado que pondrá en marcha iniciativas que atraigan a nuevos autónomos y emprendedores que desarrollen actividades en las zonas menos pobladas.

La principal iniciativa será la Red de Ayuntamientos Rurales Emprendedores, con la que se pretende generar oportunidades de autoempleo y de economía social en más de un centenar de pequeños consistorios de las comunidades de Castilla-La Mancha, Castilla y León, La Rioja y Andalucía.

A través de esta iniciativa se propone ofrecer apoyo y asesoramiento a emprendedores, autónomos y promotores de la economía social que quieran promover iniciativas económicas en el entorno rural o que ya tengan sus negocios en esas zonas.

Asimismo, UPTA plantea la realización de programas específicos en todos los ámbitos educativos, en especial en escuelas rurales; la implantación de incentivos fiscales y reducción de tasas municipales a los emprendedores, y el impulso a líneas de financiación específicas para el desarrollo de proyectos de emprendimiento y economía social entre los más jóvenes, los emigrantes y las mujeres.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.