Pymes y Emprendedores

El 40% de las startups clasificadas como empresas de Inteligencia Artificial no lo son

  • No encontraron pruebas de que utilicen este tipo de tecnología
Imagen de Dreamstime
Madrid

El 40% de las startups europeas que están clasificadas como empresas de Inteligencia Artificial (IA) realmente no poseen ningún tipo de tecnología con de este tipo en sus negocios, según un estudio publicado por la sociedad de capital de riesgo MMS.

La empresa realizó un estudio de 2.830 empresas clasificadas como empresas IA procedentes de los 13 países de la Unión Europea más activos en esta tecnología (entre los que incluye España), donde evaluó la actividad, el enfoque y la financiación de cada empresa.

En el informe 'El Estado de IA: Divergencia 2019', llegaron a la conclusión que en 1.580 startups (60%) había pruebas (de su material, web, documentos y productos) que indicaran la existencia de la tecnología de inteligencia artificial, lo que significa que el 40% de los casos no eran empresas IA por el hecho de que no encontraron ninguna prueba ni etiqueta que verificaba el uso de este tipo de tecnología.

David Kelnar, el jefe de investigación de MMC comunicó a Forbes que estas startups en realidad no se promocionaban como empresas de IA como tal, sino que eran clasificadas de esta forma por empresas terceras de analítica web.

A pesar de que estas empresas no tomaban la iniciativa en clasificarme como empresas de IA, mostrar que se dispone de esta tecnología viene bien de cara al público ya que, como explican en Forbes, las startups etiquetadas como empresas IA atraen entre un 15 y 50% más de financiación que otras empresas tecnológicas.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.