Flash Ecoley

Un estudio internacional analizará los factores de conflictividad entre parejas en el confinamiento

  • Situación laboral y el número de personas en casa variables, que influyen
Padres separados con hijo y mala relación. EE

Desde que comenzó la pandemia de la Covid-19 y se inició el confinamiento, los expertos advirtieron de que la violencia de género podía incrementarse en todo el mundo.

Por eso ONU Mujeres pidió que las líneas directas y los servicios para víctimas se consideraran servicios esenciales. Poco después, la presidenta de la Comisión de Derechos de las Mujeres e Igualdad de Género del Parlamento Europeo, Evelyn Regner, urgía a los países miembros de la Unión Europea a reforzar el apoyo a las víctimas tras detectarse un incremento en los casos de violencia doméstica.

España ya cuenta con indicios en ese sentido: durante el primer mes de confinamiento, las llamadas al 016, el servicio de asistencia para mujeres víctimas de violencia de género, han aumentado un 30,7 %, mientras que las consultas en línea se han multiplicado por cinco.

Con el objetivo de saber si realmente han aumentado la violencia y los conflictos entre las parejas durante el confinamiento, de qué tipo de violencia se trata y cuáles son las causas, Josep Maria Tamarit, catedrático de Derecho Penal de la UOC, y Alazne Aizpitarte, doctora en Psicología e investigadora de la UOC, acaban de poner en marcha una investigación internacional.

"El estudio tiene como fin conocer en qué medida la conflictividad y la violencia pueden estar condicionadas por las situaciones del entorno, el estrés y todo lo que puede cambiar en una situación de confinamiento como esta", señala Tamarit.

"Queremos saber qué está ocurriendo, qué factores lo explican", afirma, y añade que la hipótesis del estudio de la UOC es que la conflictividad está relacionada con varios factores y que el confinamiento, con unas condiciones especialmente restrictivas en España e Italia, agrava esos factores. Por eso el estudio se enfocará en ambos países.

Violencia física y psicológica

Como explica Tamarit, miembro del grupo de investigación Sistema de Justicia Penal de la UOC, la investigación no solo se centrará en la violencia física y psicológica, ya sea hacia uno de los miembros o bidireccional, sino que también ahondará en la conflictividad general, intentando responder a la pregunta de cómo impacta en las relaciones de pareja el confinamiento.

Para ello se han establecido variables entre las que figuran el número de personas que están confinadas en casa, si hay niños o no, qué edad tienen, si la pareja ha padecido elementos estresantes relacionados con la enfermedad en la propia familia o qué ocupación tienen los miembros de la pareja actualmente -si se encuentran desempleados, teletrabajando o trabajando fuera de casa-.

La investigación, que comienza esta semana, se basará en una encuesta difundida a través de las redes sociales tanto en España como en Italia. A través de ella, el catedrático de la UOC y su equipo esperan averiguar cómo se gestan los conflictos entre parejas y qué peso tiene el estrés en ellos.

"Quizá nos encontremos que el incremento de la violencia se produce en aquellas parejas que se han quedado sin empleo, pero también es posible que se dé en hogares donde ambos trabajan desde casa porque eso suponga más estrés. No lo sabemos, lo que buscamos es que las variables nos ayuden a entender qué está ocurriendo", afirma Tamarit.

El equipo de investigación que lidera el catedrático de la UOC ya ha realizado con anterioridad estudios relacionados con la violencia de género. El último de ellos, "¿Cómo responde el sistema de justicia penal a las necesidades de las víctimas de violencia de género? Percepción de los profesionales y de las víctimas", fue presentado recientemente en el Centro de Estudios Jurídicos y Formación Especializada.

Una de sus conclusiones fue que, pese a los avances en el tratamiento y también en la respuesta judicial que se proporciona a la violencia de género, aún queda un largo camino por recorrer si se quieren cubrir todas las demandas de las víctimas.

La falta de medios materiales en los juzgados es uno de los principales obstáculos. Sin embargo, el estudio también muestra otras carencias, como la calidad de la información que se da a las víctimas cuando acceden al sistema judicial, que podría mejorarse para incrementar el nivel de comprensión de las víctimas respecto a sus derechos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0