Firmas

Las causas del fuerte crecimiento que EEUU aún muestra

  • Obama y Trump intentan atribuirse el mérito del avance del PIB
Foto: Dreamstime

Al menos estamos todos de acuerdo en una cosa. La economía americana, a pesar de los vaivenes en la bolsa de valores, lo está haciendo brillantemente bien en estos momentos. Sin embargo, a partir de ahí el consenso se desmorona. Tanto el presidente estadounidense anterior como el actual intentan atribuirse el mérito del avance del PIB durante el último año.

Sería fácil considerarlo como la típica discusión entre dos políticos rivales. Pero en realidad importa mucho más, y no sólo para los estadounidenses, sino también para el resto del mundo. Si los recortes radicales de impuestos y la desregulación de Trump son responsables, entonces todos los demás podrían seguir su ejemplo. Pero si se trata simplemente de una continuación de la cautelosa gestión fiscal y regulatoria de Obama, entonces el auge será descartado por no enseñarnos nada.

No hay duda de que la economía de los EEUU ha estado en racha en los últimos meses. En el segundo trimestre del año, el crecimiento se aceleró hasta el 4,2%. La cifra de crecimiento del el tercer trimestre no fue tan buena, al quedarse en el 3,5%, pero aún así fue impresionante. El desempleo ha descendido a sólo 3,7 puntos porcentuales y el crecimiento del empleo ha sido sólido. Los salarios están empezando a subir, e incluso la industria manufacturera se recupera, mientras que las grandes bestias de la industria tecnológica del país, con su valor de mercado superior a un billón, continúan impulsándola. La Reserva Federal ha conseguido incluso que los tipos de interés vuelvan a la normalidad sin frenar la expansión. Ninguna otra economía importante en el mundo parece estar en tan buena forma en este momento.

Todo el mundo quiere una parte del crédito por eso. En las últimas semanas, Barack Obama ha dejado claro que, en su opinión, fue el duro trabajo realizado durante sus ocho años en el cargo lo que sentó las bases para la aceleración del crecimiento a lo largo de 2018. "Cuando se oye hablar de milagros económicos, hay que recordar quién los inició", insistió el expresidente en unas declaraciones de la semana pasada. Trump, fiel a su forma, ha estado luchando con su habitual mezcla de bravuconería y agresividad en Twitter.

Tan pronto como Obama comenzó a reclamar el crédito por el boom, argumentó que el crecimiento sería el "4% negativo" si los demócratas hubieran ganado, y afirmó que la expansión se debió completamente a su propia brillantez personal.

En muchos sentidos eso es simplemente retórica; en Reino Unido estamos acostumbrados a afirmaciones y réplicas igualmente ridículas al primer ministro cada semana, y nada de eso vale de mucho. Pero detrás de la discusión, también hay una importante batalla de ideas en marcha. Y quien la gane ayudará a determinar qué tipo de políticas se adoptan a nivel mundial en las próximas décadas.

Ambos hombres, por supuesto, tienen alguna evidencia de su parte. Durante los cuatro años del segundo mandato de Obama, por ejemplo, el crecimiento promedio fue del 2,3%, una cifra que la mayor parte del mundo consideraría decente, pero que es relativamente mediocre para los estándares estadounidenses. Los salarios se estancaron en gran medida, especialmente en el caso de los obreros, y el espíritu empresarial disminuyó de forma alarmante. A pesar de las advertencias de la clase dirigente económica de que sus imprudentes recortes de impuestos y sus políticas comerciales llevarían a un colapso, no hay duda de que el crecimiento se ha acelerado desde que Trump asumió el cargo, con una tasa promedio hasta ahora del 2,7% al año, una mejora significativa sobre el legado que heredó.

En opinión de Obama, su cauteloso cuidado de la economía a medida que se recuperaba de la crisis, su énfasis en la atención de la salud y su compromiso con el comercio abierto crearon las condiciones para una expansión continua. En opinión de Trump, fue su audaz decisión de casi recortar a la mitad los impuestos corporativos en una de las reformas más radicales del siglo pasado y su reducción de la burocracia, lo que impulsó una economía que se había asentado en una "nueva normalidad" de crecimiento deprimente.

¿Quién tiene razón? Probablemente tendremos que esperar al menos hasta el final del primer mandato de Trump, e incluso más tiempo, para responder a esa pregunta. Podría resultar que simplemente ha diseñado una versión moderna del Lawson Boom de finales de la década de 1980 en este país, con recortes de impuestos sobrecalentando una economía que ya estaba en expansión y creando un colapso espectacular. Con el aumento de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal, sin duda existe el riesgo de que eso ocurra. Lo averiguaremos en los próximos dos años.

En contra de eso, Trump se ha movido más rápido y más lejos de lo esperado en materia de impuestos y desregulación, y está cosechando las recompensas de ello. En verdad, a pesar de toda la animadversión que despierta su persona, su caótica administración y el peligro de sus aranceles y guerras comerciales, ya ha hecho algunas reformas significativas a una economía estadounidense que se estaba asentando en una lentitud al estilo europeo. ¿El resultado? Ya hemos visto un crecimiento más rápido, y eso va a continuar.

Es importante que se reconozca ampliamente, y que Obama y los demócratas no roben el crédito. ¿Por qué? Debido a que el resto del mundo se beneficiaría del mismo tipo de políticas pro-crecimiento y pro-negocios que han impulsado la economía de EEUU - y eso no sucederá a menos que el verdadero detonante del crecimiento de la primera potencia del mundo sea reconocido como tal.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0