Energía

Colombia abre la puerta a indemnizar a Naturgy por intervenir Electricaribe

  • La empresa española reclama al país casi 1.500 millones en un arbitraje
  • Las partes se han reunido en el país suramericano varios días
Foto: Archivo.

Colombia abre la puerta a indemnizar a Naturgy por la intervención de Electricaribe en 2016 y dar carpetazo a los litigios que les enfrentan en las cortes de Arbitraje de la ONU y del Banco Mundial por casi 1.900 millones de euros. Las partes han mantenido varias reuniones en Colombia de alto nivel y tienen previsto otro encuentro en las próximas semanas, en el que se presentarán sendas propuestas que puedan llevar la negociación a buen puerto.

Fuentes próximas a las negociaciones apuntan a elEconomista que varios directivos de primer nivel de Naturgy, del área de Estrategia y de los Servicios Jurídicos de la entidad -que lleva la voz cantante-, han viajado recientemente a Colombia, donde han mantenido varias reuniones con la Agencia de Defensa Jurídica del Estado, entre otras entidades públicas, durante la semana que ha durado la visita.

La prensa local colombiana, citando al director de la referida Agencia, Camilo Gómez, también ha informado de la celebración de estos encuentros, cifrándolos en tres. Naturgy ni confirma ni desmiente la información; simplemente indica a elEconomista que "la compañía siempre ha mostrado su disposición a negociar y espera llegar a un acuerdo satisfactorio para ambas partes cuanto antes".

De fondo están las discrepancias jurídicas que enfrentan al país y a la compañía en la Comisión de Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional (Uncitral, por sus siglas en inglés) y el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (Ciadi) del Banco Mundial.

Demandas cruzadas

Naturgy presentó ante Uncitral una primera demanda de 1.000 millones de dólares que luego amplió a 1.626 millones de dólares -unos 1.438 millones de euros- considerando el valor de la empresa, el perjuicio generado, el lucro cesante, el daño reputacional y otros elementos. La firma -en aquel momento aún Gas Natural Fenosa- optó por este Tribunal, ya que sus plazos son más cortos que los del Ciadi.

Colombia, por su parte, contraatacó el pasado mes de febrero con una demanda contra Naturgy en el Ciadi por 500 millones de dólares -unos 440 millones de euros- porque, a su juicio, la empresa española había dejado de invertir en la empresa.

Adicionalmente, Naturgy presentó otra demanda de tipo privado por otros 500 millones de dólares contra sus aseguradoras, porque rechazan indemnizarla, al considerar que no se dan las causas previstas por los contratos, tal y como adelantó elEconomista.

Según comentan fuentes conocedoras del caso, en estos momentos se está constituyendo el Tribunal de Uncitral; ya se ha seleccionado al árbitro de Naturgy y al árbitro que deben elegir la empresa y Colombia, pero aún está pendiente el que ésta tiene que seleccionar. Las primeras vistas podrían producirse a finales de este ejercicio.

Cambio de situación interna

Ahora bien, la situación en Colombia no es la misma que cuando se produjo la intervención. En aquel momento el presidente José Manuel Santos estaba culminando la negociación con la guerrilla de las Farc y necesitaba el apoyo parlamentario de los diputados de la costa caribeña. Éstos sufrían el descontento de la población por el deficiente servicio prestado por Electricaribe y presionaron para que el Gobierno central interviniera la filial de Naturgy, algo que acabó sucediendo en noviembre de 2016, culpando a la empresa española, a pesar de que ya era consciente de que la regulación era deficiente y de que había -y hay- una muy relevante morosidad.

Desde entonces, el Estado se ha encontrado con los mismos problemas que Naturgy y no ha conseguido encontrar comprador. Ahora, el Ejecutivo de Iván Duque parece mucho más propenso a sellar la paz con la empresa presidida por Francisco Reynés y hacer autocrítica, como revelan unas recientes declaraciones del ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.