Energía

Repsol ganó 292 millones en las operaciones con títulos de Gas Natural

  • Puede desprenderse de gasoductos en Nueva York y Pennsylvania
  • Se desprenderá de un pozo en Malasia y del 15% de Transasia Pipeline
  • Pacta vender a West Side dos pozos en Australia por casi 100 millones

A río revuelto, ganancia de pescadores. Repsol logró durante 2015 unas plusvalías de 292 millones gracias a las operaciones de compra venta realizadas con los títulos de Gas Natural. Todos estos movimientos no han supuesto ningún cambio en la participación de la compañía, que sigue manteniéndose en el 30% y que se confirma así como un activo muy líquido y rentable para la petrolera.

Repsol, por lo tanto, ha logrado a lo largo de 2015 unos ingresos adicionales al dividendo de la gasista, en medio de las especulaciones sobre una presunta venta de su participación, que hoy queda más alejada tras el informe presentado esta semana por Standard & Poor's, en el que la agencia reconocía que Repsol mantenía una nota superior gracias a esta participación.

Por otro lado, la petrolera sigue inmersa en el proceso de venta de activos. La compañía ha cerrado ya desinversiones por 2.500 millones (casi 3.000 millones si tenemos en cuenta la venta de CLH) y pretende desprenderse de activos por unos 1.000 millones adicionales antes de 2017. El compromiso es conseguir 6.200 millones hasta 2020.

Venta en Australia y Malasia

Para lograrlo, la compañía está desprendiéndose de negocios no estratégicos como las ventas de varios pozos en Australia y Malasia. Repsol está ultimando la venta de los campos de Laminaria y Coralina a la petrolera West Side. Ambos pozos se localizan en Mar de Timor a unos 550 kilómetros al noroeste de la ciudad australiana de Darwin, bajo una lámina de agua de 340 metros. Son campos de crudo ya maduros, que desde su inicio en 1999 han producido unos 200 millones de barriles de petróleo.

Los pozos estaban operados por una alianza entre Woodside, que posee el 59,9% en Laminaria y el 66,67% en Corallina, y Talisman que poseía el 40,1% y el 33,3%.

Ante la baja producción actual, consecuencia del declino natural de los yacimientos, en septiembre se firmó un acuerdo conjunto entre los socios para la venta del 100 por cien de la participación, sujeto al cumplimiento de una serie de condiciones. Actualmente, se está trabajando para satisfacer las mismas y completar la transacción, que estaría valorada en cerca de 200 millones de euros, la mitad correspondiente a la española.

Por otro lado, Repsol también ha avanzado en la reducción de su participación en el bloque SB-310 de Malasia. La petrolera ha alcanzado un acuerdo para venderle el 35% a la compañía SapuraKencana, pero la intención es continuar con la dilución de la participación en este bloque exploratorio en el fuera costa malayo, donde se están dando los pasos necesarios para encontrar compañías que puedan estar interesadas.

La petrolera, además, ha declarado durante este año como una participación disponible para la venta su participación del 15% en el gasoducto Transasia Pipeline Company y tiene también sobre la mesa la venta de puntos de gas licuado de petróleo a Madrileña Red de Gas, así como la venta de puntos de GLP en Perú y Ecuador.

Entre los activos que se baraja que Repsol pueda desprenderse figuran también varios gasoductos en Pennsylvania (277 millas de tubos más ocho plantas de compresión) y Nueva York (195 millas de tubo y siete plantas de compresión) que podrían incorporarse en un lote junto con una participación en el pozo canadiense de Duvernay o Marcellus. Las estaciones de servicio de Italia (320) y Perú (406) también aparecen en las quinielas.

Ajuste de empleo

La petrolera explica también que ha reducido ya 483 empleos desde junio de 2015 y aspira a alcanzar un recorte de 1.500 personas, lo que supone casi la mitad del nuevo personal que ha incorporado con la compra de Talisman (2.903 empleados).

Además de la desinversión parcial del negocio del propano, anunciada en septiembre con Gas Natural y Redexis, Repsol salió del accionariado de CLH en ese mismo mes, tras la venta del 10% del capital de la compañía logística por 325 millones de euros.

La compañía alcanzó en diciembre un acuerdo para vender un 13% de participación en Eagle Ford (Estados Unidos) a su socio Statoil así como la cesión de la operación pozos importantes en Brasil. Adicionalmente, ha desinvertido en un dominio minero en Alaska y en tres bloques exploratorios del offshore canadiense, así como de otros bloques.

La petrolera ha decidido también dentro de la política de ajustes aplazar los planes de ampliación de la planta de Canaport, en la que pretendía invertir del orden de 4.000 millones de euros.

Repsol cerró 2015 con un precio de realización del barril de 45,2 dólares, frente a los 79,6 dólares de 2014.

Venezuela aplaza la compra del 17,5% de Cardón IV

Venezuela ha dejado en suspenso la opción de compra que tenía firmada con Repsol para hacerse con una participación del 17,5% del megacampo de gas Cardón IV. PDVSA tenía firmada una opción que podía ejercerse desde el momento de puesta en producción de este pozo, un hecho que se produjo el año pasado y que incluso la Corporación Venezolana de Petróleos (CVP), la filial que administra todo lo relacionado con los negocios que se realizan con otras empresas del sector de los hidrocarburos en Venezuela, especialmente extranjeras, había comunicado a la española.

La opción de compra no se ha ejercido por ahora y de ahí que esa participación haya pasado al epígrafe de "Inversiones contabilizadas aplicando el método de participación", explicaron desde la compañía. Repsol tiene  en Venezuela inversiones valoradas en más de 2.400 millones. De hecho recientemente, aportó 765 millones a Petroquiriquire con un dividendo de Repsol Intenational.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0