Energía

Cox plantea sacar a bolsa hasta el 30% pero se da hasta dos años para hacerlo

  • La primera ventana para dar el salto al continuo será después del verano
  • Con el foco en agua y energía, supera los 1.200 millones de ventas y los 150 millones de ebitda
Enrique Riquelme, presidente de Coxabengoa.

Coxabengoa, que en aproximadamente un mes será rebautizada como Grupo Cox, plantea sacar a bolsa hasta el 30% de su capital para obtener fondos con los que acelerar su estrategia de crecimiento. La compañía presentó a comienzos de mayor el folleto para el eventual salto al mercado continuo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), con la que ahora intercambiará información hasta el próximo 24 de julio. Será a partir de entonces cuando la compañía abrirá un proceso para captar activamente el interés de los inversores.

La primera ventana para la posible salida a bolsa llegaría antes de finalizar el presente ejercicio. Ahora bien, los dirigentes de la empresa aseguran a este diario no tener prisa y se dan un plazo para hacerlo de hasta 18-24 meses. La decisión dependerá de las condiciones del mercado, el contexto geopolítico o la evolución de los tipos de interés. En el caso de demorar su cotización, el grupo contempla continuar en solitario ejecutando su plan de negocio con la capacidad que le confiere, según sostiene la firma, su balance y con el apoyo de financiación bancaria y de fondos.

Enrique Riquelme, fundador y presidente de Cox, y su equipo han diseñado una salida a bolsa a través de una oferta pública de suscripción (OPS), por la que los actuales accionistas no ejercitarían sus derechos en la ampliación de capital y verían así diluida su posición. Riquelme, a través de Inversiones Riquelme Vives, es el mayor accionista con el 78%. Alberto Zardoya, con el 17,5%, y Hermandad Nacional de Arquitectos (HNA), con el 4,5%, completan el capital. Con una OPS por el 30% -el mínimo legal es por el 25%-, Riquelme conservaría la mayoría del accionariado.

La aún Coxabengoa acaba de cumplir año desde su creación fruto de la compra de Abengoa por parte de Cox. En su primer aniversario, la empresa, que tras el cambio de nombre mantendrá la sede en Sevilla, presume de haber superado los 800 millones de euros de ingresos, con un resultado bruto de explotación (ebitda) superior a los 150 millones y un beneficio neto de 55 millones. Asimismo, Riquelme e Ignacio Moreno, consejero delegado, subrayan la solidez financiera, con un ratio de deuda neta sobre ebitda de -0,2 veces. En términos de contratación, la empresa ha superado los 1.200 millones, de manera que su cartera supera los 2.000 millones. La plantilla ha aumentado desde 9.500 a 11.500 trabajadores.

Al creciente ritmo de adjudicaciones contribuye, según la compañía, la positiva evolución de las relaciones con los bancos, tanto nacionales como internacionales. Así, las distintas líneas de avales rebasan los 200 millones de euros y el objetivo es incrementar sustancialmente la cifra.

Coxabengoa presentó en septiembre su plan estratégico 2023-2027 con cinco líneas de negocio, que ahora ha reducido a dos: agua y energía (en ellas incluye los otros tres verticales originales, infraestructuras, servicios y tecnología). Se trata de dos actividades "con muchas sinergias", expone Riquelme. En el caso de agua, mantendrá la marca Abengoa Water. La prioridad es desarrollar la ingeniería, la operación y el mantenimiento de los proyectos, con un papel más secundario para la construcción. El foco de crecimiento apunta a contratos concesionales y sus áreas geográficas prioritarias son Oriente Medio, España, Norteamérica (Estados Unidos y México), Sudamérica y Marruecos. En la actualidad está presente en 34 países.

El plan estratégico presentado hace ocho meses proyectaba unas ventas de 1.203 millones en 2024 y un ebitda de 175 millones que podría elevarse por encima de los 200 millones dada la evolución del grupo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud