Energía

Repsol logra el dinero europeo para ampliar la central hidroeléctrica de Aguayo

  • La compañía ha sido incluida en el listado de Proyectos de Interés comunitario
  • La planta podría generar 1.000 MW más de energía limpia en Cantabria
Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol

Repsol avanza en España con uno de los mayores proyectos hidroeléctricos del país. La compañía ha sido incluida dentro de los Proyectos de interés comunitario (PCI) para ampliar la potencia de la central hidráulica de Aguayo (Cantabria). La votación para la decisión de estos proyectos se produjo esta misma semana y se espera que el listado definitivo se publique el próximo mes de noviembre.

Con esta medida, Repsol puede dar un gran salto en generación eléctrica en España. La compañía que dirige Josu Jon Imaz acometerá con elevada probabilidad una inversión de más 600 millones durante los próximos años que le permitirá incrementar la potencia de la central en 1.000 MW, es decir, una potencia equivalente a la de una central nuclear.

La ampliación de esta planta, no obstante, se remonta ya al año 2011 cuando Viesgo -entonces una compañía independiente- presentó los planes de ampliación al Ministerio de Medio Ambiente con la intención de llevar la potencia de bombeo hasta los 1.360 MW.

La ampliación de Aguayo supondría convertir a la central en una gran batería que podría realizar el llenado del embalse superior en un plazo de ocho horas, frente a las 28 horas actuales con la instalación de cuatro nuevas turbinas. La tecnología de bombeo permite además producir en las horas en las que la electricidad es más cara y aprovechar las horas valle para bombear el agua.

El Ministerio de Transición Ecológica ha recibido ya propuestas para construir hasta 27.000 MW en nuevas plantas hidroeléctricas y centrales de bombeo que podrían representar una inversión de más de 15.000 millones de euros si todas ellas se llevasen a cabo, pero por el momento el ritmo de avance de estas inversiones es lento ya que el sector reclama un sistema claro de remuneración para unas plantas con una vida útil y periodo de amortización muy largos.

Iberdrola, VM Energía, Capital Energy y Atalaya Generación, entre otras, son algunas de las empresas que han dado ya los primeros pasos para llevar a cabo estas inversiones en nuevos aprovechamientos hidroeléctricos.

Por otro lado, la competencia para el almacenamiento energético se incrementa con el desarrollo de las baterías aisladas. La consultora JLL acaba de presentar un profundo análisis sobre la implantación de estos sistemas de almacenamiento en el mercado eléctrico español.

En opinión de la compañía, España se ha convertido en un mercado muy atractivo para la inversión y se espera un crecimiento rápido así como un auge de las operaciones corporativas.

Según los datos de Red Eléctrica, en estos momentos existen 15 GW de proyectos de almacenamiento que han solicitado acceso a la red y, al menos, 2,2 GW han logrado ya los permisos de acceso necesarios.

Para el primer semestre del año próximo, JLL estima un capex de 1,05 a 1,2 millones de euros para una instalación aislada (BESS) capaz de almacenar 4 horas (53% baterías, 38% el EPC y 9% seguros, tasas y desarrollo), el modelo más probable según las previsiones del Perte lanzado por el Gobierno para repartir hasta 150 millones en ayudas al sector.

Los precios se beneficiarán de la fuerte caída del litio carbonatado cuya cotización ha bajado desde los 66.000 dólares/mt de septiembre de 2022 a cerca de 30.000 dólares/mt en septiembre de 2023.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud