Energía

Sánchez, Macron y Costa pactan sustituir el Midcat por un corredor de energía verde

Bruselasicon-related

España, Francia y Portugal han llegado este jueves a un acuerdo para impulsar las interconexiones de gas entre la Península Ibérica y Europa y sustituir el acuerdo del Midcat por un acuerdo para crear un nuevo corredor de energía verde, que plantea conectar Barcelona con Marsella como alternativa.

Ha sido a su llegada a la Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE, que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha explicado a los medios que los tres países han acordado acelerar el proceso de interconexión con Francia a través de interconexiones que "deben obedecer y ser coherentes con la apuesta por la transición ecológica y por las energías verdes", como es el caso del hidrógeno.

La reunión con el primer ministro portugués, Antonio Costa, y con el presidente francés, Emmanuel Macron, ha tenido lugar esta mañana en los márgenes de la Cumbre de la UE y se zanjó con un impulso a las interconexiones, que transportarán en un primer momento gas y luego hidrógeno. En todo caso, la intención es que su uso sea ampliable a otros combustibles renovables.

Además, los tres países han acordado reforzar las interconexiones eléctricas entre Francia y España a través del Golfo de Vizcaya, identificando nuevos proyectos para establecer estas interconexiones.

Lo que plantean los tres gobiernos es sustituir el proyecto del Midcat por un nuevo corredor de energía verde que unirá la Península Ibérica a Francia "planteando la alternativa de Barcelona-Marsella" que se conectarían por vía marítima.

Así es que los tres países han optado por abandonar el proyecto del gasoducto del Midcat, que conectaría la Península Ibérica con Francia a través de los Pirineos y que permanecía bloqueado por el país galo, que esgrimía razones económicas, ecológicas y políticas.

Esta conexión entre la red de gas de España y Francia fue planteada hace más de una década si bien nunca llegó a culminarse. El proyecto incluía un tramo de tuberías que partiría de Hostalric (Girona) y se adentraría en el sur de Francia, través de gaseoducto de 190 kilómetros.

En todo caso, este nuevo corredor de energía verde  también sustituiría a la interconexión gasística planteada previamente entre Barcelona y la localidad italiana de Livorno, según han aclarado fuentes de Moncloa.

Sobre este punto, la patronal catalana Foment del Treball, que había hecho campaña en favor del Midcat, ha defendido que se trata de proyectos complementarios. El presidente de la entidad empresarial, Josep Sànchez Llibre, ha celebrado como una noticia excelente el acuerdo para construir el nuevo gaseoducto submarino entre Barcelona y Marsella, pero ha reivindicado también la idoneidad de unir Barcelona con Livorno para reforzar la seguridad de suministro energético de Europa, con la Península como hub proveedor.

Pedro Sánchez ha anunciado que los líderes de los tres países que se han citado este jueves volverán a reunirse el 8 y 9 de diciembre en Alicante en el marco de la Cumbre Euromet, en la que se abordarán "los plazos para la inversión, el reparto de costes y el volumen de recursos económicos" del nuevo gaseoducto submarino entre España y Francia.

Reservas de electricidad entre España y Portugal

España y Portugal, por su parte, han acordado regular en la Península Ibérica el almacenamiento de electricidad, si bien se desconoce los pormenores de estas reservas, que podrían plantearse en forma de hidrógeno o de gas, entre otras opciones. 

Ha sido en el marco de un desayuno de trabajo esta mañana que Sánchez y Costa valoraron como positivo el resultado de la 'solución ibérica', según ha detallado el presidente del Gobierno, y han planteado una suerte de reserva de electricidad para ambos países, considerando los problemas que ha afrontado este verano el sistema eléctrico portugués, muy dependiente de la tecnología en hidráulica en un verano marcado por la sequía.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud