Energía

El recibo del gas natural bajará un 9% desde octubre por el recorte del IVA

  • Las ofertas en el mercado libre se pagan ya a más del doble que el nivel de la tarifa regulada
  • La fórmula de precios implicaría una subida media del 5% para este próximo trimestre

La tarifa del gas natural bajará alrededor de un 9% a partir del próximo mes de octubre para los clientes del mercado regulado. La decisión del Gobierno de reducir el IVA del 21% al 5% permitirá paliar una subida media del 5% que estaba a punto de producirse para los consumidores domésticos por el resultado de la fórmula que fija trimestralmente los precios del gas y que refleja la evolución de los mercados internacionales.

Con esta medida, el Gobierno pone freno al aumento de precios que se estaba registrando en el gas a las puertas del otoño cuando el consumo se incrementa. Esta rebaja llega también en un momento en el que España tiene que hacer frente a una reducción del consumo para cumplir con el objetivo de ahorro marcado por Bruselas.

El Gobierno presentará a finales de la próxima semana el Plan de contingencia que ha preparado para la Comisión Europea en el que debe detallar las medidas de ahorro energético que va a poner en marcha para contribuir a incrementar la seguridad de suministro en Europa. Al mismo tiempo, el departamento de Teresa Ribera tiene que convencer al Ejecutivo comunitario de que no tenga en consideración el incremento de uso del gas necesario para producir electricidad para exportación a países como Francia y Portugal con los ciclos combinados dentro de estos objetivos y deje la puerta abierta a una menor obligación de reducción para las industrias.

Esta rebaja de precios de las tarifas de último recurso de gas supondrá también que se incremente todavía más la diferencia con los precios que ofrecen las comercializadoras en el mercado libre.

Nivel de competencia

Según los datos que se desprenden del comparador de la Comisión Nacional de Mercados y Competencia, un consumidor medio puede llegar a pagar más del doble si contrata el gas en el mercado libre que si está dentro de la tarifa regulada, una diferencia que se ha acentuado desde la decisión del Gobierno de intervenir la tarifa del gas en marzo de 2022.

El Consejo de Ministros decidió fijar un límite del 15% al incremento máximo del coste de la materia prima en su fórmula de cálculo hasta el 1 de enero de 2023, lo que abría la puerta a generar un déficit tarifario de gas que se prevé que se compense durante los próximos años cuando corresponda una reducción del coste de la materia prima.

Esta situación de mercado supone un perjuicio para las pequeñas comercializadoras de gas que tenían clientes domésticos en el mercado libre, ya que ahora cuentan con un incentivo económico para su vuelta al mercado regulado para esquivar las subidas y con un argumento menos de venta para sus comerciales.

Cuando el precio del gas vuelva a la normalidad, los clientes del mercado regulado seguirán teniendo la potestad de cambiar, de nuevo, al mercado libre y, por lo tanto, no hacer frente a las cantidades que se han dejado de pagar en este momento. Esa situación puede provocar mayores subidas para los que se quedan en el mercado regulado y que, generalmente, son aquellos con menor poder adquisitivo.

La medida además puede incluso dar otra vuelta de tuerca, ya que cualquier cliente que electrifique parte de su suministro (cocina de gas por vitrocerámica) dejaría de pagar también esta cantidad o al menos una parte de la misma en función de su consumo.

A toda esta casuística se le puede sumar otro factor clave. Si entra en vigor el fondo de sostenibilidad y los precios de la electricidad registrasen una fuerte bajada por las medidas de intervención que se están llevando a cabo, el incentivo a electrificar los consumos será mayor y, de nuevo, todos aquellos con menor capacidad para asumir estos gastos tendrán que cargar con los sobrecoses del consumo acumulado.

En términos de clientes de gas, la cuota de los cinco principales operadores representa un 94,6%. El resto de los operadores suman 431.034 clientes de gas. Entre los pequeños operadores, los que tienen un mayor crecimiento son el grupo MET y el grupo Factor Energía, con un incremento de unos 2.800 y 1.400 clientes, respectivamente, según los últimos datos de la CNMC.

Los clientes suministrados a tarifa de último recurso son 1.525.344 (el 19,12%), aumentando en 3.726 clientes con respecto a diciembre de 2021. En términos de ventas de gas natural durante el primer trimestre de 2022 la demanda de gas natural ha alcanzado aproximadamente los 107,93 TWh, aumentando un 8,84% respecto al mismo periodo del año anterior.

Según los datos de Enagás, hasta agosto, el consumo de gas en España aumentó un 5,1% por el fuerte incremento de su uso para la generación de electricidad (85,7%) mientras que el uso convencional se reduce un 15,2%.

comentariosicon-menu4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments

Comentarios 4

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Para ahorrar un poco más...
A Favor
En Contra

Las calderas domésticas cuentan con dos mandos (dos reguladores) uno permite establecer la temperatura de impulsión para la calefacción y el otro para el agua caliente de duchas (ACS).

Pues bien, se puede aminorar el consumo de gas en casa, bajando en la caldera la temperatura del agua caliente a 40° o 38°, normalmente el técnico la deja en 45° o 50°. El agua en la ducha si lo ponemos en la caldera a 38° (como está el de los grifos termostáticos) no es necesario mezclarla con agua fría, si está algo templada se puede subir un grado en la caldera. En la ducha, mejor una ducha rápida, con 30 segundos da para mojarse perfectamente, cerramos el grifo y empleamos el tiempo que queramos para enjabonarnos bien, después para aclararse, con un 1 minuto tenemos suficiente, es decir con dos minutos y medio como mucho (mojarnos y aclararnos) estamos listos. Ahorraremos en gas y agua.

Si la caldera es atmosférica es conveniente cambiar el termostato analógico que tengamos en el salón por uno digital que medirá con menos error la temperatura ambiente, también se puede bajar la temperatura de impulsión del agua de la caldera (en 5° o 6°), a 59° o 64°, normalmente la deja el técnico en 65° o 70°, además de bajar el termostato 1°; si el agua en los radiadores está a 60° o 58°, siguen calentando perfectamente la casa. En días muy fríos, bajo cero, igual hay que subir algo la temperatura de impulsión en la caldera.

Y si la caldera es estanca/condensación es importante poner un termostato modulante (si lo permite la caldera), ya que regula la potencia de la caldera en función de la temperatura interior, pudiendo asociarles una sonda exterior de temperatura.

Poner el termostato digital en 21, 5º.

Por la mañana hacer una ventilación cruzada en casa (corriente), es más rápida y con tres minutos en invierno y cinco en verano es suficiente, para que no se enfríe la casa, después de comer se puede volver a ventilar.

No es necesario estar en casa en camiseta, se puede estar bien con una sudadera.

Para mantener mejor el calor es aconsejable bajar todas las persianas en cuanto empieza a anochecer. Durante el día abre las cortinas, aprovecha el sol.

En la comunidad de vecinos y garaje, se pueden poner los temporizadores de la luz (escaleras, garaje, etc.) al mínimo, reducir en el garaje el tiempo de funcionamiento de los extractores de humos en dos minutos. Pon bombillas/fluorescentes de led. Se puede bajar por las escaleras en vez de en ascensor y si te encuentras bien, también las puedes subir, tu salud te lo agradecerá.

Las Comunidades pueden aliviar la factura energética instalando placas fotovoltaicas junto a algún mini aerogenerador con acumuladores (baterías), con la finalidad de reducir sustancialmente el consumo de electricidad o llegar a ser autosuficientes, de las zonas comunes, iluminación, extractores, bombas de achique, ascensores…

Reduce la presión del agua caliente y fría en los grifos cerrando un poco la llave de paso debajo del lavabo o bien la de entrada del agua caliente y fría al baño, con lo que también reducirás la presión de salida del agua de la ducha, por lo que le costará menos calentarla a la caldera y ahorrarás también agua, y la de debajo del fregadero de la cocina, también.

Cuando se ponga el sol baja las persianas, eso ayudará a perder menos calor.

Cuando el sol de en las ventanas durante el día descorre las cortinas, eso facilitará que entre el sol y caldee la habitación.

Ventila durante tres minutos, ventilación cruzada mejor, más rápida.

Puntuación 1
#1
Usuario validado en Google+
Pablo Salido Gaona
A Favor
En Contra

Para el #1 El acs no se deja en 45 o 50 % , si no entre 60 y 65 grados, y el motivo no es por que se quiera calentar mas el agua, si no por motivo de legionela. Antes de hablar es siempre recomendable informarse bien.

Puntuación 0
#2
ana
A Favor
En Contra

Hay que eliminar las tasas que impone la UE, por emisiones de CO2

Puntuación 0
#3
Usuario validado en elEconomista.es
Nick?s Pizza
A Favor
En Contra

AL comentario de ahorrar bajando las temperaturas de la caldera.

Ojo, el tecnico me aviso en la revisión que bajar la del agua caliente, vale, pero apenas hay ahorro. Pero la de calefacción: ¡Jamas por debajo de 68 cº, recomendable 71. El motivo, la condenación. Crea condensación bajar la temperatura, y con ello fallos por corrosión y malas lecturas de los sensores. Costando más las averías y mantenimientos (llegando a tener que sustituir la caldera) que el ahorro que produce.

La mayoría de averías se dan por ello.

Y lo cuento, porque llame al tecnico porque mi caldera goteaba, y ese era el motivo.

Puntuación 0
#4