Energía

Así puede ser el plan de ahorro energético del Gobierno

  • Reducción el uso de calefacción y aire acondicionado
  • Rebajar la velocidad en las carreteras, incentivar la bicicleta y el domingo sin coches

El Gobierno aprobará este próximo lunes un amplio plan de eficiencia y ahorro energético en el que se incluirán algunas de las medidas en las que se ha estado trabajando desde el pasado mes de marzo. El Ejecutivo, además de quitarse la corbata, seguirá la línea marcada por la Comisión Europea y recomendará una reducción en la temperatura de las calefacciones este invierno hasta 19 grados o un incremento de las mismas en el aire acondicionado a 26 grados. Asimismo recomendará cambiar el uso de calefacción de gas por otros combustibles.

El Ejecutivo seguirá las propuestas presentadas por la Agencia Internacional de la Energía y que han contado con el apoyo de la Comisión Europea dentro de la reciente comunicación "Save power for a save winter" y se espera que pueda fomentar la instalación de termostatos en los hogares.

Según la AIE, bajar el termostato un grado ahorraría alrededor del 7% de la energía que se usa para calefacción. Por cada grado que se reduzca se podría recortar más de 70 euros la factura anual de un hogar. Asimismo, ajustar el aire acondicionado un grado podría reducir la electricidad utilizada casi un 10% y supondría un ahorro de 20 euros al año.

El Ministerio de Transición Ecológica ha insistido ya en alguna ocasión en que alrededor de un tercio de los viajes en coche en la Unión Europea son de menos de 3 kilómetros, lo que facilita el uso de la bicicleta o andar. Catorce países de la UE tienen al menos un incentivo fiscal o un subsidio de compra para bicicletas o bicicletas eléctricas y el Gobierno podría anunciar alguna medida en este sentido.

El Ejecutivo impulsará también el transporte público. La capacidad excedentaria del transporte público durante los períodos de máxima actividad varía según el sistema, el país y la ciudad. Sin embargo, normalmente hay capacidad disponible en los períodos de menor demanda que se puede utilizar para "distribuir" el pico si se permiten horarios de trabajo flexibles.

El Gobierno, de hecho, ya ha adoptado medidas para reducir las tarifas de los autobuses públicos, los sistemas de metro y el tren ligero a partir del próximo mes de septiembre y las ha ligado al nuevo impuesto a las energéticas y la banca.

La Agencia Internacional de la Energía advierte también de que para distancias inferiores a 1.000 km, los trenes de alta velocidad proporcionan un sustituto de alta calidad para volar. En el caso de Europa, organizaciones como Transport & Environment han propuesto la creación de un impuesto de emergencia para los billetes de avión de modo que se pueda reducir su uso y limitar los viajes para reducir el consumo de queroseno, aunque esta opción no se sabe si ha sido considerada ya por el Gobierno pero podría tenerse en cuenta por los bajos niveles de reservas de este combustible.

El Ejecutivo se plantea también reducir la velocidad en las autopistas para contener el consumo de carburantes. La propuesta que hay sobre la mesa es ahora más restrictiva, según indican fuentes consultadas por este diario, mientras en aquel momento el límite para las autovías fue de 110 kilómetros por hora, ahora el límite podría imponerse en 100 kilómetros por hora. La reducción también se aplicaría en las ciudades con límites de 30 kilómetros por hora.

El Gobierno está estudiando, al igual que ya hizo en 2011, volver a reducir la velocidad en las autopistas para contener el consumo. La propuesta que hay sobre la mesa es ahora más restrictiva, según indican fuentes consultadas por este diario, mientras en aquel momento el límite para las autovías fue de 110 kilómetros por hora, la propuesta en estos momentos sería fijar el límite en 100 kilómetros por hora. La reducción también se aplicaría en las ciudades con límites de 30 kilómetros por hora.

La Agencia Internacional de la Energía opta también por algunas de las propuestas habituales como utilizar el coche compartido. Asimismo, ajustar el aire acondicionado del coche 3°C más caliente "también mejorará inmediatamente la economía de combustible del automóvil". La AIE calcula que estas acciones combinadas podrían suponer un ahorro cercano a los 100 euros anuales.

Otra de las propuestas que gana peso es el Día sin coche. La AIE y la Comisión Europea aconsejan a las ciudades promover los domingos sin automóviles. Bruselas, Edimburgo, Milán, París los han utilizado para promover la salud pública, espacios orientados a la comunidad y eventos culturales.

A lo largo de las últimas semanas son ya varios países los que han optado por proponer medidas de ahorro a sus ciudadanos para contener la demanda energética como un menor uso del vehículo privado o una contención en la climatización.

Otra de las medidas en las que puede trabajar el Gobierno es un cambio en las especificaciones de los carburantes de modo que se puedan refinar con un menor uso de gas volviendo a requisitos de menor exigencia ambiental.

Es previsible también, que al igual que ya ha hecho con el plan de ahorro de la administración pública, el Gobierno recomiende una mayor implantación del teletrabajo y del autoconsumo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud