Energía

Alemania tiembla por el riesgo de un corte de gas a 20 millones de hogares

  • Teme un parón total ante el cierre por mantenimiento del Nord Stream 1

Ya es oficial el cierre temporal por mantenimiento del gasoducto Nord Stream 1, que va de Rusia hasta Alemania a través del mar Báltico. Se trata de un procedimiento que se suele iniciar anualmente el 11 de julio para examinar el estado de las instalaciones. Sin embargo, esta vez, la amenaza de su suspensión completa en respuesta a las sanciones internacionales derivadas la invasión rusa de Ucrania pone en riesgo el suministro de más de 20 millones de hogares, la mitad de Alemania.

Así lo ha advertido la agencia alemana DW, que explica que las reservas de gas germanas (actualmente a más del 63% de su capacidad total) llegan para un máximo de dos meses. El presidente de la Agencia Federal de Redes Energéticas de Alemania, Klaus Mueller ya ha avisado sobre que este cierre rutinario, programada hasta el 21 de julio, puede "convertirse en un mantenimiento político que dure más tiempo".

Mueller ha pedido a la población para que reduzca su consumo de energía. Si finalmente Rusia bloquea los flujos de gas más tiempo de lo previsto "tendremos que hablar más seriamente sobre el ahorro". En este sentido, por ejemplo, Vonovia -el mayor propietario residencial de Alemania con 490.000 apartamentos- ya ha tomado la decisión de reducir la calefacción de los inquilinos en muchos de sus apartamentos por la noche.

Antes del inicio del mantenimiento, Rusia ya recortó los flujos al 40% de la capacidad, desde los 167 millones de metros cúbicos al día a los 67 millones, achacando esta decisión a la demora de las reparaciones por parte de la empresa alemana Siemens.

El responsable de energía de la firma de análisis Eurasia, Gloystein, dijo a la CNBC en una entrevista que, si Rusia toma la decisión de dañar a Europa con el gas, entonces, no funcionará el plan europeo de llenar las reservas de combustible al 80% de cara al final del verano.

El ministro de Economía alemán, Robert Habeck, ya expresó el pasado jueves que teme que Rusia deje de suministrar gas a través del gasoducto más allá de los diez días que Rusia suele tardar en hacer la inspección.

En esta línea, Úrsula Von der Leyen, jefa del Ejecutivo comunitario, advirtió el pasado miércoles a los Estados miembros sobre el riesgo de que Rusia corte todo el suministro de gas a Europa.

Nadia Calviño, vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y para la Transformación Digital, aseguró que España parte de una posición favorable al poseer un tercio de las regasificadoras europeas.

La ministra española para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, preguntada acerca del impacto que tendría que finalmente se produjese ese corte definitivo del suministro, hizo especial hincapié en que seguramente se incrementasen los precios, por lo que volvió a defender la posibilidad de que la Unión Europea realice compras conjuntas de esta materia prima.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud