Energía

Endesa destina 1.748.000 euros al mantenimiento de redes y trabajos forestales en Aragón y Soria

Los trabajos de mantenimiento de redes y forestales se llevarán a cabo en Aragón y Soria.
Zaragoza

Endesa va a destinar 1.748.000 euros al mantenimiento de redes y trabajos forestales en Aragón y Soria, dentro de su campaña de verano 2022, en la que ha apostado por la tecnología y la I+D para asegurar la continuidad y calidad del suministro y proteger los bosques que rodean las líneas eléctricas.

El Plan se vertebra en tres ejes: la limpieza y el cuidado de la masa forestal que crece alrededor de la red eléctrica, el uso de helicópteros para realizar termografías y vídeos HD e inspecciones visuales con la introducción de nuevas tecnologías, así como las "revisiones exhaustivas" de todas las instalaciones para asegurar el buen funcionamiento de la red y evitar incidencias, ha explicado la compañía en una nota de prensa.

Según ha señalado, del total de 30.000 kilómetros de líneas que e-distribución, la filial de distribución de Endesa gestiona en Aragón y Soria, casi el 60% son aéreas y, por lo tanto, están sujetas de alguna forma a zonas con vegetación.

La especial orografía de los bosques, como elemento vivo en cambio constante, hace que la compañía destine una inversión singular para proteger los espacios forestales siguiendo directrices de sostenibilidad y protección ambiental, ha detallado Endesa.

En total, la compañía va a realizar actuaciones en 1.099 kilómetros de líneas aéreas de alta tensión y en 3.285 kilómetros de redes de media tensión --865 kilómetros en Teruel, 1.222 en Huesca y 1.197 en Zaragoza y Soria--.

Los trabajos se van a llevar a cabo en zonas de arbolado próximas a líneas eléctricas de las localidades de Alcalá de la Selva, Alcorisa, Alcañiz, Calamocha, Calanda, Cella, Estercuel, Monreal del Campo y La Puebla de Valverde, en la provincia de Teruel; Aínsa, Anzánigo, Argoné, Berdún, Candanchú, Grañén, Jaca, Perarrúa y Sabiñanigo, en Huesca; Marracos, Alfamén, Alhama, Ariza, Borja, Calatayud y Cariñena, en Zaragoza; y Ágreda, Almazán y Los Rábanos, en Soria.

Poda selectiva

Endesa ha indicado que una de las tareas esenciales es la tala y poda selectiva de la masa forestal --árboles, sotobosque y arbustos-- que crece alrededor de las líneas eléctricas, respetando el espacio estipulado por la Administración entre el bosque y los cables más cercanos.

Por otra parte, la compañía ha indicado que ha creado también una aplicación móvil dirigida al personal que trabaja en tareas de tala y poda para reportar incidencias in situ susceptibles de originar un incendio forestal.

El objetivo de la herramienta es indicar cualquier elemento que se localice alrededor de las infraestructuras eléctricas y que pueda suponer un riesgo para el entorno natural, como restos vegetales o un vertedero incontrolado.

La aplicación genera automáticamente unas fichas con las coordenadas geográficas con las que se notifican las incidencias a la autoridad competente para que se proceda a retirar la potencial amenaza.

La aplicación permite también alertar de situaciones singulares detectadas durante las inspecciones, como la existencia de nidos de pájaro, especialmente de aves protegidas, con el fin de activar los protocolos pertinentes relacionados con la avifauna y la protección de especies.

Drones

Endesa utiliza, además, y desde la campaña de 2012, drones para comprobar el estado de la red eléctrica. Están equipados con cámaras de alta resolución que permiten captar imágenes de alta calidad de las líneas, especialmente en puntos de difícil acceso, sin tener que interrumpir el servicio a los clientes, ya que no se tiene que programar un corte en el suministro para que los técnicos suban a los soportes y examinen la infraestructura, lo cual mejora la calidad y la continuidad del servicio, y también la seguridad.

Se utilizan, asimismo, para verificar la anchura de los corredores de seguridad que se encuentran debajo y a los lados de la línea y que actúan como cortafuegos, de forma que sirven para auditar la tala y la poda.

Helicópteros

Dentro de los programas de mantenimiento de las líneas eléctricas, la compañía realiza inspecciones con helicóptero, en los que coloca cámaras termográficas y graba vídeos de alta definición para después inspeccionarlos en detalle.

Además, las clásicas inspecciones termográficas y visuales tienen un procesamiento de la información cada vez más semiautomático (machine learning) o automático (deep learning) ya que, una vez recibidas las fotografías y los termogramas, se etiquetan manualmente los datos, que pasan a formar parte de una gran base de datos que permite ver cuáles son los problemas más habituales.

En revisiones posteriores, y ya de forma semiautomática, se pueden contrastar las fotografías obtenidas con la base de datos y detectar si se repiten defectos mediante una aplicación informática.

Revisiones termográficas

La termografía consiste en sobrevolar las líneas eléctricas con un helicóptero dotado de una cámara de rayos infrarrojos, que graba el cable y detecta si hay algún punto caliente --con una temperatura superior a la del propio cable-- algo imposible de detectar a simple vista, lo cual puede indicar un mal funcionamiento del cableado, ha comentado Endesa.

En el caso de detectar alguna anomalía, como las coordenadas del "punto caliente" quedan registradas, automáticamente se activa el mecanismo para arreglarlo y evitar posibles incidencias.

Las revisiones termográficas no solo se realizan con helicóptero, sino que también se complementan con revisiones oculares a pie de línea. Este año, Endesa ha destinado más de 17 millones de euros a las revisiones termográficas.

Mejoras de la red

Uno de los factores clave para el buen funcionamiento del sistema eléctrico es la mejora de la red. Así, cada año la empresa invierte en nuevas tecnologías y en la renovación de infraestructuras existentes con el fin de poder evitar alteraciones e incidencias en la continuidad del suministro.

Los elementos más significativos en los que se actúa son las líneas de baja tensión --donde se sustituyen los cables convencionales por cable trenzado--, la automatización en la red de media tensión, así como el cambio de cables, y el refuerzo de conectores, aisladores, pararrayos y protecciones.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin