Energía

Considine: "China y Rusia quieren dominar la tecnología, por eso hay que vigilar bien"

  • "Buscamos el equilibrio entre lo atractivo y lo que interesa a la seguridad nacional"
  • "No hay un problema con la inversión española. Iberdrola es un ejemplo exitoso"
  • "La seguridad nacional puede ser simplemente proteger a tus industrias"

Michael S. Considine, subsecretario de Inversiones Extranjeras, Seguridad Nacional y Colaboración tecnológica de Estados Unidos, visita España en plena crisis energética. Considine es el representante del Departamento de Energía en el poderoso CFIUS (Comité para el control de la inversión extranjera en Estados Unidos) y supervisa la Oficina de Colaboración Científica y Tecnológica Internacional, que aglutina 17 laboratorios encargados de estudiar casi cualquier área. Ambas oficinas son vitales dentro del Departamento de Energía para garantizar un clima de inversión abierto, fomentando la colaboración científica y tecnológica.

Considine explica que dedica la mayor parte de su tiempo a la inversión extranjera y añade que el motivo de su visita a España y Portugal es "para hablar con los gobiernos sobre la forma en la que están analizando la llegada de inversiones extranjeras. Tenemos mucho que compartir. Comenzando por desarrollar sistemas similares. Nuestro programa tiene más de 40 años de trayectoria desarrollando un mecanismo para el análisis de la inversión extranjera con el que mirar más allá el impacto en la seguridad nacional que algunas inversiones pueden tener".

"He estado haciendo esto en el gobierno federal durante 12 años. Lo que pretendemos hacer al venir a España y otros países europeos es compartir algunas de nuestras mejores prácticas. Hemos cometido errores y nos hemos encontrado baches en el camino, pero hay mucho que podemos compartir con países como España que está comenzando ahora con un sistema relativamente joven para desarrollar una manera de supervisar la inversión extranjera" explica Considine en la Embajada de EEUU en Madrid.

"La supervisión de la inversión extranjera es muy importante para todas las economías. Sabemos que es importante para España y es importante para Estados Unidos. Todo el mundo quiere tener un entorno abierto que sea atractivo para la mayor inversión posible y eso es bueno para el desarrollo económico. El sentido de contar con un sistema de supervisión de las inversiones extranjeras es lograr un balance entre la atracción de esa inversión -porque algunas veces no es buena- y lo que es vital para proteger un país y sus intereses de seguridad nacional o de avances científicos" añade el alto funcionario estadounidense. "Estamos buscando crear ese equilibrio entre lo que es atractivo de la inversión extranjera, pero estando seguro de que estas protegiendo la seguridad nacional", asevera Considine.

¿Ha visto algún problema en las inversiones extranjeras en nuestro país? La presencia de compañías chinas en el sector energético es creciente.

Así es, es algo que está sucediendo en toda Europa y también en España y Portugal donde se están produciendo numerosas inversiones en el sector energético, principalmente, en renovables.

¿Y en el nuclear?

De manera general estamos viendo inversiones chinas en numerosos sectores industriales. Desde el Departamento de Energía tenemos que ver obviamente qué pasa en el sector energético y desde el Comité para las inversiones extranjeras (CFIUS) tenemos que analizar qué sucede sin importar el sector.

China cuenta con una enorme cantidad de riqueza para exportar y es lógico que esté buscando diferentes oportunidades en todo el mundo, en España, en Portugal, en Alemania o en Estados Unidos.

Vemos una gran cantidad de inversión extranjera que llega y a través de nuestros procedimientos sabemos que el origen de dicha inversión es China en una amplia cantidad de sectores. Queremos seguir abiertos a la inversión China en EEUU y creemos que España también quiere estar abierta a la mayor parte de fuentes de inversión pero teniendo un mecanismo de control en el que el Gobierno puede tener un conocimiento completo para que en cada una de esas operaciones individuales se asegure de que esa inversión extranjera venga desde China o desde cualquier otra parte, pueda ser consistente con la política de seguridad nacional que puede ser simplemente proteger las principales industrias o las principales tecnologías que quieres mantener.

¿Han identificado algún problema con esas inversiones?

El sistema de supervisión no se basa solo en una ecuación de sí o no. No se trata de mirar una operación y decir China puede invertir aquí, sí o no. Hay que hacerlo con un trabajo de análisis intenso y de forma individual para ver si cada una de esas inversiones puede generar algún riesgo. La idea general es decir no en un primer momento, pero para decidir si imponer o no condiciones a una operación, tienes que saber cómo decir que sí con condiciones y lograr una solución beneficiosa para ambas partes.

¿Hay que buscar la reciprocidad?

No creo que esté necesariamente conectado. Nosotros no nos acercamos a los procesos desde ese punto de vista. No hay un test de reciprocidad. Es independiente. Vemos la operación que tenemos delante para decidir si esa inversión puede recibir el visto bueno desde el punto de vista de la seguridad nacional. En Estados Unidos, nosotros no analizamos el impacto en la economía o en el mercado laboral o en el medio ambiente, eso son asuntos que tienen que resolver otras autoridades regulatorias, nosotros solo lo vemos desde el punto de vista de la seguridad nacional. No estudiamos el interés público como hacen otros gobiernos por el interés general de la inversión sino que vemos estrictamente las cuestiones de seguridad.

¿La ciberseguridad es uno de los aspectos clave?

La ciberseguridad es muy importante para el sector energético y es uno de los principales puntos que se supervisa cuando estamos analizando operaciones sobre inversiones extranjeras, principalmente, en los sectores de la generación y la distribución en electricidad, petróleo, etc. Es algo que vemos como elemento clave y que debe ser evaluado. Las redes son una de las cosas más importantes. Este es uno de los mensajes que quiero trasladar a cualquiera que quiera escucharme a la hora de analizar inversiones extranjeras.

¿Nuestro nivel es correcto o debemos mejorar?

La ciberseguridad no es algo estático. Estamos aprendiendo en todo momento. Es una de las cosas más dinámicas y fluidas en las que hay que aprender sobre la marcha y de los errores del pasado. Este es uno de los asuntos en los que más beneficio se logra cuando los países colaboran con sus mejores prácticas. Es una de esas áreas en las que todos ganan cuando los países bien intencionados colaboran, comparten visiones y experiencias.

¿Qué otros puntos pueden ser claves para la evaluación?

Una de las cosas en las que pasamos mucho tiempo a nivel global y debe ser importante en Europa es la transferencia tecnológica. Dedicamos mucho tiempo a evaluar el nivel de sofisticación técnica que hay en las compañías y las aplicaciones que tienen. Cada vez hay más tecnologías que parecen comerciales pero tienen usos militares y es algo que hay que mirar. China y Rusia quieren ser dominantes en esa área, por eso hay que analizarlo bien.

¿Ha mantenido encuentros con el Gobierno o con empresas españolas durante su visita?

He estado en Madrid en varias ocasiones para hablar de las inversiones extranjeras con las autoridades españolas. Se trata de un sistema nuevo, pero veo muchos progresos. La primera vez que viene fue en 2018 para comenzar a trabajar. Hay un progreso y cambios significativos en la sofisticación y la profesionalización en el proceso de los encargados de analizar las inversiones en el ministerio. Vemos progresos en el sistema, aunque es pronto, pero va madurando.

¿La regulación europea ha tomado decisiones para vigilar la inversión China? ¿Es suficiente? ¿Se necesitan más esfuerzos?

Es una evolución y es un área complicada que necesita experiencia. El sistema ha evolucionado mucho en cómo nos acercábamos mecánicamente a revisar las inversiones hace diez años y como lo hacemos ahora. Cada año más gente logra una mayor experiencia haciendo estos análisis, así que hay muchas lecciones aprendidas. Es justo ahí donde está España ahora mismo ganando conocimiento y haciéndose más sofisticada y segura al hacer este tipo de análisis.

Desde su posición en CFIUS ha analizado las operaciones de las empresas españolas en su país. En los últimos meses con Iberdrola, Repsol o Naturgy.

Es un área enorme. Hemos visto muchas empresas españolas muy importantes por sus inversiones en Estados Unidos y, particularmente en energía, vemos cómo crecen.

¿Esperan más operaciones?

Es un área donde hay que mirar al futuro. Piensa que la energía es un asunto general donde EEUU, Europa y otras grandes economías mundiales están mirando para afrontar la lucha contra el cambio climático y alcanzar los objetivos de neutralidad de carbono. Habrá una gran cantidad de inversión que fluirá hacia las renovables (solar, eólica, eólica marina) o algunas tecnologías emergentes, donde veremos más inversiones como el hidrógeno. Y otras áreas tecnológicas que serán importantes como el almacenamiento, el uso del litio. Todas estas áreas representan oportunidades de crecimiento para las empresas españolas. Es una tendencia que esperamos que continúe con más inversiones españolas.

Estamos viendo cómo empresas como Iberdrola están afrontando problemas en EEUU en las últimas semanas en proyectos como la interconexión con Canadá, la compra de PNM o la eólica marina. ¿Cree que hay problemas de seguridad jurídica?

No creo que haya un problema de seguridad jurídica. No es un asunto que corresponda al CFIUS. Para ser honestos, no creo que haya ningun problema con la inversión española que es importante y exitosa. Iberdrola es un ejemplo. La eólica marina es un sector nuevo y creo que se trata de un asunto que se está tratando de gestionar porque es nuevo. Cualquier desarrollo energético en EEUU tiene que adecuarse a la regulación federal y a la estatal y entiendo que esa es el área donde seguramente quedan muchas conversaciones pendientes.

¿Cómo cree que estamos afrontando la crisis energética?

Hay una crisis energética muy seria que estamos atravesando en el mundo. Estamos viendo precios elevados del gas en Europa, en EEUU, en Asia, que está poniendo mucha presión y constriñendo el mercado. Obviamente veremos cómo los productos irán siguiendo al dinero. Es un problema que cada país tiene que afrontar y cada uno tiene diferentes retos en sus impactos.

¿Cómo ve el papel de Rusia?

Rusia siempre ha sido uno de los mayores suministradores de gas, pero esto no es nuevo. Es algo que Europa tiene que afrontar y arreglarse para ver cómo impacta en cada una de las economías.

¿España ha visto una reducción de la llegada de gas desde EEUU?

Piensa lo que ha pasado en el gas natural. Los contratos firmados alrededor del mundo son mayoritariamente de largo plazo, así que la mayor parte del gas que se mueve por el mundo está marcada por estos contratos. Luego está el mercado spot que, obviamente, es más reaccionario y refleja mayores subidas porque va a perseguir el dinero. Si hay una elevada demanda en Asia y solo hay disponible gas en el mercado spot se irá hacia el que pague más por este gas pero esto solo genera problemas en términos de la disponibilidad.

¿Qué espera de la COP26?

Todo el mundo está preparado. Estados Unidos ha vuelto y quiere ser una parte importante de los logros que se consigan en esta COP. Es una prioridad para la administración Biden.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Es cierto, a ver si espabilamos.
A Favor
En Contra

Si, ya deben de estar experimentando con antigravedad y no es broma.

Puntuación 0
#1