Energía

Eni y Naturgy se reparten Unión Fenosa Gas y cierran el conflicto con Egipto

  • La planta de Damietta vuelve a operar
Francisco Reynés, presidente de Naturgy

La petrolera italiana Eni ha cerrado hoy el acuerdo firmado el pasado mes de diciembre con Egipto, la Egyptian General Petroleum Corporation (EGPC), la Egyptian Natural Gas Holding Company (EGAS) y Naturgy para reanudar el funcionamiento de la planta de licuefacción de Damietta. De este modo, las partes resolverán los litigios pendientes y se llevará a cabo una reestructuración corporativa de Unión Fenosa Gas, cuyos activos se han dividido entre la petrolera italiana y Naturgy, así como de SEGAS, que pasará a ser propiedad al 50% de Eni, al 40% de EGAS y al 10% de EGPC.

La planta de licuefacción, propiedad de SEGAS, con una capacidad de 7.560 millones de metros cúbicos al año, que ha estado inactiva desde noviembre de 2012, ha reanudado ya la producción. El primer cargamento de GNL se realizó el 22 de febrero, seguido de un segundo cargamento el 4 de marzo, mientras que un tercero, que se está cargando en la instalación, será vendido directamente por Eni a sus clientes en Europa.

La compra de Egyptian LNG consolida la estrategia de desarrollo integrado de Eni al aumentar los volúmenes y la flexibilidad de su cartera, en sinergia con sus activos de upstream.

Con este acuerdo, la compañía refuerza su presencia en el Mediterráneo Oriental, una región clave para el suministro de gas natural, recurso fundamental para la transición energética, del que Egipto es el principal productor de la zona.

En cuanto a las actividades de Unión Fenosa Gas fuera de Egipto, Eni asumirá las actividades de comercialización de gas natural en España, reforzando su presencia en el mercado europeo del gas.

El acuerdo llega en un momento importante en el que, gracias en parte a la rápida entrada en producción de los recientes descubrimientos de gas natural de Eni, especialmente de los yacimientos de Zohr y Nooros, Egipto ha recuperado toda su capacidad para satisfacer la demanda interna de gas y puede destinar el exceso de producción a la exportación a través de instalaciones de GNL.

Eni, por su parte, está reforzando su presencia en España con la reciente compra de Aldro.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin