Energía

Total se convierte en la cuarta eléctrica al comprarle a EDP 1,6 millones de clientes

  • La petrolera francesa supera en cuota a Repsol
  • La operación supone un desembolso de 515 millones

Total se convierte en la cuarta eléctrica por número de clientes en España después de Endesa, Iberdrola y Naturgy. La petrolera francesa acaba de cerrar un acuerdo con EDP  que incluye el traspaso de los dos grupos de ciclo combinado de Castejón (Navarra), con 843 MW de potencia, tal y como adelantó elEconomista, así como el negocio comercial de B2C en España (1,2 millones de clientes en mercado libre) y su participación del 50% en CHC Energía, la comercializadora que compartía con Cide, que cuenta con cerca de 400.000 clientes. Es decir, 1,6 millones de clientes y 2,5 millones de contratos. La operación tiene un valor de 515 millones de euros, sujeto a los ajustes de cierre de la transacción prevista para el segundo semestre de 2020, tras las pertinentes aprobaciones regulatorias.

Con esta compra, la petrolera francesa refuerza su apuesta por España donde la compañía ha anunciado ya la inversión de otros 1.400 millones de euros para desarrollar una cartera de 2.000 MW fotovoltaicos. De este modo, la compañía contará en 2023 con una potencia instalada de 2.800 MW.

La venta de estos activos forma parte del Plan Estratégico 2019-2022 del Grupo EDP presentado al mercado en marzo del pasado año que preveía una reducción de los activos de generación térmica y la reducción de la exposición a la volatilidad de precios en el mercado mayorista. La operación refuerza el perfil de bajo riesgo de EDP, contribuyendo a aumentar el peso de las actividades contratadas y reguladas a largo plazo en el ebitda, a acelerar el desapalancamiento financiero permitiendo así una ligera mejora de los beneficios previstos.

Apenas un año después de la presentación de su Plan Estratégico, EDP ya ha cumplido el 65% del objetivo total fijado de venta y rotación de activos con un impacto positivo en la deuda neta de la compañía.

"Para EDP, esta es una operación excelente, en la que una vez más se ponen de manifiesto no sólo la calidad de nuestros activos, sino también la importancia de nuestra fuerte capacidad de desarrollo de proyectos puesto que continuamos creando valor y optimizando la estrategia definida en nuestro Plan de Negocio.

Tras este acuerdo, EDP mantendrá más del 95% del Ebitda de España, uno de sus mercados estratégicos, donde continuaran invirtiendo en renovables, redes, grandes clientes y productos downstream.

EDP transferirá a Total los 280 empleados que gestionan las actividades adquiridas por la petrolera francesa, que mantendrá la sede de este negocio en Asturias.

Al tratarse de una operación comunitaria, la compra de la petrolera gala no requerirá la autorización del Gobierno español sino únicamente de las autoridades de competencia. Una medida beneficiosa para la empresa en pleno choque entre España y Francia por la intención del gobierno galo de llevarse parte de la produccióm de algunas plantas de automóviles a Francia.

"Estamos en una etapa importante de la ambición de Total de convertirse en un grupo multienergético. Esta operación permitirá a Total convertirse en uno de los principales actores del mercado energético español, desde la importación de GNL hasta la producción de electricidad a partir de renovables y gas, así como la venta de gas y electricidad. Nuestra ambición es poder ofrecer a los consumidores españoles una oferta competitiva derivada de nuestra producción, basándonos la experiencia digital y comercial desarrollada por Total Direct Energie en Francia y por Lampiris en Bélgica," dijo Patrick Pouyanné, Presidente y Director General de Total.

La operación ha sido asesorada por Mediobanca y Cuatrecasas para Total y por el Santander para EDP.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.