Energía

La AIE certifica la crisis del petróleo: se consumirán 90.000 barriles menos al día por el coronavirus

La Agencia Internacional de la Energía acaba de presentar su revisión de las previsiones para el mercado del petróleo, las primeras en las que realiza un cálculo sobre el efecto del coronavirus. En el documento, el organismo augura una caida del consumo de 90.000 barriles diarios menos, lo que supone el primer retroceso desde el año 2009 por las restricciones de viajes y los problemas de China, el mayor consumidor de crudo del mundo

"La crisis del coronavirus está afectando a una amplia gama de mercados energéticos -incluidos el carbón, el gas y las energías renovables-, pero sus repercusiones en los mercados petroleros son especialmente graves porque está impidiendo que las personas y las mercancías se desplacen, asestando un duro golpe a la demanda de combustibles para el transporte", dijo Fatih Birol, Director Ejecutivo de la AIE.

"Esto es especialmente cierto en China, el mayor consumidor de energía del mundo, que representó más del 80% del crecimiento de la demanda mundial de petróleo el año pasado. Aunque las repercusiones del virus se están extendiendo a otras partes del mundo, lo que ocurra en China tendrá importantes implicaciones para los mercados mundiales de la energía y el petróleo", indica el máximo representante de la AIE.

La AIE ahora ve la demanda mundial de petróleo en 99,9 millones de barriles por día en 2020, una reducción de alrededor de 90.000 barriles por día a partir de 2019. Esta supone una fuerte disminución con respecto al pronóstico de la Agencia del pasado mes de febrero, que predijo que la demanda mundial de petróleo crecería en 825.000 barriles por día en 2020.

Las perspectivas a corto plazo del mercado del petróleo dependerán en última instancia de la rapidez con que los gobiernos se movilicen para contener el brote de coronavirus, del éxito de sus esfuerzos y de las repercusiones que la crisis sanitaria mundial tenga en la actividad económica.

Para tener en cuenta la extrema incertidumbre a la que se enfrentan los mercados de la energía, la AIE ha desarrollado otros dos escenarios sobre cómo podría evolucionar la demanda mundial de petróleo este año. En un caso bajo más pesimista, las medidas mundiales no logran contener el virus, y la demanda mundial cae en 730.000 barriles diarios en 2020. En un caso alto más optimista, el virus es contenido rápidamente en todo el mundo, y la demanda global crece en 480.000 barriles al día.

"Estamos siguiendo la situación muy de cerca y proporcionaremos actualizaciones regulares a nuestras previsiones a medida que el panorama se aclare", dijo el Dr. Birol. "El impacto del coronavirus en los mercados petroleros puede ser temporal. Pero los desafíos a largo plazo que enfrentan los proveedores del mundo no van a desaparecer, especialmente aquellos que dependen fuertemente de los ingresos del petróleo y el gas. Como ha dicho repetidamente la AIE, estos países productores necesitan economías más dinámicas y diversificadas para poder navegar por las múltiples incertidumbres que vemos hoy en día".

La AIE también publicó sus perspectivas a medio plazo, en las que se examinan las cuestiones fundamentales de la demanda, la oferta, el refinado y el comercio mundiales hasta 2025. Según el informe, tras una contracción en 2020 y un fuerte repunte previsto para 2021, se prevé que el crecimiento anual de la demanda mundial de petróleo se ralentice a medida que el consumo de combustibles para el transporte crezca más lentamente. Entre 2019 y 2025, se espera que la demanda mundial de petróleo crezca a una tasa media anual de poco menos de 1 millón de barriles al día. En el conjunto del período, la demanda aumenta en un total de 5,7 millones de barriles diarios, y China e India representan aproximadamente la mitad del crecimiento.

Al mismo tiempo, se prevé que la capacidad de producción mundial de petróleo aumente en 5,9 millones de barriles diarios, de los cuales más de tres cuartas partes procederán de productores no pertenecientes a la OPEP, según las previsiones del informe. Pero el crecimiento de la producción en los Estados Unidos y otros países no pertenecientes a la OPEP está previsto que pierda impulso después de 2022, lo que permitirá a los productores de la OPEP de Oriente Medio volver a abrir los grifos para ayudar a mantener el equilibrio del mercado mundial del petróleo.

Vehículo eléctrico

El informe de mercado a mediano plazo, Petróleo 2020, también considera el impacto de las transiciones de energía limpia en las tendencias del mercado del petróleo. Se prevé que el crecimiento de la demanda de gasolina y diésel entre 2019 y 2025 se debilitará a medida que los países de todo el mundo apliquen políticas para mejorar la eficiencia y reducir las emisiones de dióxido de carbono, y a medida que aumente la popularidad de los vehículos eléctricos. El impacto de las transiciones energéticas en el suministro de petróleo sigue sin estar claro, y muchas empresas dan prioridad a los proyectos de ciclo corto para los próximos años.

"La crisis del coronavirus se suma a las incertidumbres a las que se enfrenta la industria petrolera mundial al contemplar nuevas inversiones y estrategias empresariales", dijo el Dr. Birol. "Las presiones sobre las empresas están cambiando. Necesitan demostrar que pueden proporcionar no sólo la energía de la que dependen las economías, sino también la reducción de las emisiones que el mundo necesita para ayudar a afrontar nuestro desafío climático".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin