Empresas y finanzas

Aditya Mittal (ArcelorMittal): "China podría desestabilizar a todos los jugadores vendiendo a pérdidas"

  • "El problema con el acero no es la evolución de la demanda"
El presidente de ArcelorMittal, Aditya Mittal. Autor: Les Echos.

El presidente de ArcelorMittal, Aditya Mittal, considera que la demanda de acero seguirá creciendo sustancialmente en las próximas décadas y observa oportunidades de crecimiento como la implantación de los coches eléctricos. Asimismo, subraya la necesidad de que Europa ayude a los fabricantes europeos frente al dumping chino y el proteccionismo de Estados Unidos.

¿Existe todavía un futuro para el acero en un momento en que la sociedad está presionando para que los materiales sean más ligeros y menos contaminantes?

El acero obviamente tiene futuro. Es el metal que ha sido la columna vertebral de nuestro mundo moderno. Donde quiera que mires, en casa y en el extranjero, el acero está ahí. Desde los rieles por los que circulan los trenes hasta las vigas de los edificios, pasando por el frigorífico o el coche, el acero es un material básico. Y no tiene nada de qué avergonzarse en términos de su huella de carbono total, porque el 90% de ella ya está reciclada, mucho más que otros materiales. Pero sabemos que todavía tenemos que evolucionar. Por eso estamos trabajando en tecnologías para reducir nuestra huella de carbono.

Esto puede permitir que el acero se mantenga por sí mismo, pero no que progrese.

Por el contrario, la demanda mundial aumentará de 1.700 millones de toneladas el año pasado a 2.500 millones de toneladas en 2050. El mundo necesita acero para construir su infraestructura y el acero seguirá innovando. Debemos olvidar los clichés del pasado. Solo el año pasado lanzamos 250 nuevos productos. La infraestructura de energía renovable y los coches eléctricos necesitan acero. Nuestras plantas de producción están limpias y cada vez más robotizadas.

¿Pero el coche del futuro no tendrá cada vez menos acero?

Está equivocado. Primero porque las nuevas generaciones de acero son más ligeras pero más fuertes, y segundo porque el auge del coche eléctrico es un factor positivo para nosotros. En un coche de gasolina, para reducir las emisiones de CO2, los fabricantes intentan reducir el peso del vehículo lo más posible y cambiar a otros materiales. Pero en uno eléctrico, las emisiones de CO2 ya no son un tema y el peso pasa a ser secundario al interés de los materiales y su coste. El carbono incluido en el acero es menor que en otros materiales como el aluminio.

El futuro puede ser prometedor, pero ¿por qué su sector parece estar en crisis todo el tiempo?

Es cierto que regularmente experimentamos crisis, pero no perdemos de vista el hecho de que, en nuestra industria, las crisis son el resultado de distorsiones de la competencia por parte de las políticas públicas. Y la fuente de la mayoría de los problemas está en China, donde las autoridades han estado subvencionando durante los últimos diez años un aumento sin precedentes de la capacidad de producción. Hace 20 años, China producía menos del 10% del acero del mundo.

"Se han hecho esfuerzos para intentar reducir el exceso de capacidad en China, pero no lo suficiente"

Hoy en día, la mitad de la producción se realiza en China. Se han hecho esfuerzos para intentar reducir el exceso de capacidad en China, pero no lo suficiente y, por lo tanto, nuestra industria se encuentra en una posición muy vulnerable frente a choques cíclicos como las crisis de 2008 o 2013.

¿Cómo debilita la globalización?

Lo que debilita a los productores europeos es que, en tiempos de tensión, los productores de otras regiones vierten sus excedentes aquí. Las importaciones aumentaron un 7% en un año en el primer trimestre y un 14% en dos años. En un segmento específico como el de las bobinas laminadas en caliente, las importaciones europeas incluso aumentaron un 37% en comparación con 2017. Y si se toma un exportador específico como Turquía, sus exportaciones de acero a Europa han aumentado un 129% desde 2017. En un mercado europeo sin crecimiento o con un ligero retroceso, el efecto es devastador. Sobre todo porque todos los excedentes terminan en Europa, ya que los propios Estados Unidos han actuado imponiendo impuestos para proteger su mercado interno.

¿Está Trump en lo cierto al jugar la carta proteccionista?

Creo que lo que hizo por el acero no está mal. El problema con el acero no es la evolución de la demanda. Esta es la evolución de la oferta. Hay que encontrar una forma de presionar a China para que reduzca su capacidad de producción que desestabiliza el equilibrio mundial. La OCDE ha intentado sin éxito resolver el problema. Si no hacemos nada, el futuro está escrito: China podría desestabilizar a todos los jugadores vendiendo con pérdidas.

"Europa debe responder adecuadamente al problema de la sobreproducción china y del proteccionismo estadounidense"

¿Debería Europa ser proteccionista como los Estados Unidos?

No pedimos un trato preferencial o una protección artificial, pero Europa debe responder adecuadamente al problema de la sobreproducción china y del proteccionismo estadounidense. No podemos ser sólo la variable de ajuste. La industria en general y el acero en particular son esenciales para Europa. No podemos convertirnos en un mero continente de servicios. Necesitamos fábricas, puestos de trabajo y los esfuerzos de investigación y desarrollo que ello conlleva.

¿Y Europa no le protege?

Quieren protegernos, pero no han adoptado los mecanismos de protección adecuados. El principal problema es que los ciclos de toma de decisiones de la Comisión Europea son mucho más lentos que los de las empresas. Les lleva de seis a nueve meses actuar cuando las empresas pueden morir en unos pocos meses. También es difícil encontrar mecanismos de protección equilibrados. No se trata de reaccionar de forma exagerada. Sólo queremos que la competencia sea justa. Más allá de las distorsiones de la competencia arancelaria, Europa, que nos obliga a hacer esfuerzos justificados para reducir nuestras emisiones de CO2, no debe dejar la puerta abierta a los competidores no europeos que serían más competitivos porque no están haciendo ningún esfuerzo en este frente. El riesgo sería que los productores europeos desaparecieran y las emisiones globales de CO2 aumentaran, porque importaríamos acero de productores inviables. Por eso abogamos por impuestos en nuestras fronteras que tengan en cuenta las emisiones de gases de efecto invernadero.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0