Empresas y finanzas

Ferrovial analiza entrar en aeropuertos en el mercado australiano

Ferrovial ha analizado en las últimas semanas nuevas oportunidades de inversión para la división aeroportuaria. El grupo que dirigen Rafael del Pino e Íñigo Meirás cuenta con una sólida posición financiera que le coloca como potencial actor en múltiples operaciones del negocio de infraestructuras. Uno de los últimos activos que ha estudiado es el Aeropuerto de Hobart, en Tasmania (Australia). En paralelo, ha descartado finalmente participar en la puja final por el Aeropuerto de Toulouse (Francia), para el que incluso había conformado un consorcio con la gala EDF Invest.

El Aeropuerto de Hobart es propiedad de Macquarie, con la que Ferrovial mantiene una larga relación. No en vano, la compañía española y el fondo australiano son socios en los aeropuertos de Aberdeen, Glasgow y Southampton, en Reino Unido. Según la prensa australiana, directivos de Ferrovial mantuvieron durante el mes de abril varias reuniones para analizar la operación. Fuentes oficiales de la constructora han declinado hacer comentarios. Otras fuentes apuntan a que el interés es muy incipiente y que "se ha mirado este activo como se hace con muchos otros".

Ferrovial tiene un notable interés por crecer en el negocio aeroportuario, en el que además de los tres aeropuertos británicos citados es el primer accionista de Heathrow, en Londres. En los últimos años ha participado en otras pujas, como los de Toulouse -en 2014-, Lyon y Niza, en Francia, el de Westchester, en Estados Unidos, o el de Mumbai, en India, este mismo año, entre otros. También estuvo interesado hace tres años en la privatización de Aena, si bien desechó finalmente la operación al mantener el control el Estado.

En la actualidad, Ferrovial tiene un interés reconocido por entrar en algunos aeropuertos estadounidenses, como es el caso del de San Luis, así como la eventual privatización de Aeropuertos de París (ADP). Asimismo, sigue la evolución de otros procesos en países como Lituania y Brasil. Ahora también ha puesto sus ojos en Australia, un mercado estratégico para la compañía gracias a su actividad en los negocios de construcción y concesiones -también está en servicios a través de Broadspectrum pero está fase de desinversión-.

Macquarie ha contratado a Credit Suisse para colocar su 51 por ciento el Aeropuerto de Hobart, el noveno más grande Australia. Tasplan ostenta el 49 por ciento restante. El valor de la participación del fondo australiano se estima en 250 millones de dólares australianos (155 millones de euros). La operación ha atraído, según medios locales, a otras firmas de inversión como IFM, QIC, Morrison, AMP Capital y Palisade.

Al tiempo que analiza nuevas opciones, Ferrovial y EDF Invest se han caído de la carrera para tomar el 49,99 por ciento del Aeropuerto de Toulouse propiedad de las chinas Shandong High Speed Group y Friedmann Pacific.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin