Empresas y finanzas

Inditex deberá reconocer en su balance una deuda por alquileres de hasta 6.900 millones

La nueva normativa contable exigirá a Inditex reconocer en su balance una deuda por arrendamiento de locales. La compañía asegura que "de acuerdo con las estimaciones iniciales resultará en un incremento de entre el 2 y el 4% en el beneficio neto de 2019 (...) y un pasivo por arrendamientos de entre 6.500 y 6.900 millones de euros". La nueva normativa contable requiere que los contratos de arrendamiento figuren en el balance como activos y pasivos en función de varios criterios. En concreto, los gastos fijos de alquiler en la cuenta de resultados serán remplazados por amortización y los variables permanecerán en la cuenta de gastos por alquiler. La empresa insiste en que estos cambios no ningún impacto ni sobre el flujo de caja ni sobre el negocio. Al cierre del ejercicio, el grupo sumaba una caja de 6.705 millones. El año pasado, la caja generada por las operaciones de explotación se incrementó un 2%, hasta 4.029 millones de euros.

La compañía asegura, por otro lado, que la inversión ordinaria prevista para 2019 estará alrededor de 1.400 millones de euros, "en función del programa de apertura de nueva superficie comercial en ubicaciones principales". Asimismo, admite que "se espera un crecimiento de la inversión ordinaria por debajo del crecimiento del espacio en los próximos años". El gigante de la moda gallego estima un crecimiento bruto del espacio comercial de entre el 5 y el 6% y espera aproximadamente 300 aperturas y el cierre de alrededor de 250.

La superficie comercial neta de Inditex aumentó un 5% tras las nuevas aperturas y la reforma de la red ya existente, con lo que el grupo acabó el ejercicio con 7.490 puntos de venta en 96 países. El ritmo de aperturas, no obstante, se ralentizó, con tan solo 15 nuevas tiendas netas. Aunque en total, hubo 370 aperturas, hay que tener en cuenta que se cerraron también 355 establecimientos, reformando asimismo otros 226. Las aperturas realizadas en 2018 tienen, no obstante, un tamaño medio un 39% superior al de las tiendas que se abrieron en 2012, cuando comenzó esta nueva política. En el caso de Zara, este crecimiento de la superficie media de las nuevas tiendas llega incluso hasta el 50%. Actualmente se sitúa en 2.184 metros cuadrados, frente a los 1.452 metros del ejercio 2012. Inditex ha dado, por otro lado, un paso más allá en el negocio de la moda.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0