Empresas y finanzas

Francia califica de "golpe bajo" el veto de Bruselas a la fusión Alstom-Siemens

  • Philippe : "Es una concepción de la competencia tremendamente anticuada"
Tren de Alstom.

El primer ministro francés, Édouard Philippe, consideró este miércoles que el veto de la Comisión Europea (CE) a la fusión entre Alstom y Siemens es "un golpe bajo a la industria europea" que, además, se asienta en "malos fundamentos".

"Es una mala decisión", subrayó Philippe en la sesión de control al Gobierno en la Asamblea Nacional, donde se quejó de que las autoridades europeas de la competencia no hayan tenido en cuenta, a su juicio, que ahora los mercados son mundiales.

"Es una concepción de la competencia tremendamente anticuada", afirmó.

Por eso, dijo que, de cara al futuro, hay que modificarla porque "es indispensable para la industria francesa, para la industria europea y para la construcción europea".

Según Philippe, la política industrial que sustenta el dictamen de Bruselas "no se puede hacer en el marco actual", ya que "no tiene en cuenta el mundo tal como es".

El primer ministro se mostró confiado en el futuro de Alstom pese a la negativa a su fusión con la compañía alemana SIiemens porque, argumentó, "es una gran empresa" que dispone de recursos para salir adelante.

El titular francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, anunció por su parte que el Gobierno va a estudiar "posibilidades de consolidación para Alstom" e insistió en que la negativa a la operación con Siemens "va a servir a los intereses" de China y el gigante ferroviario de ese país CRRC.

Tras conocerse el dictamen del Ejecutivo comunitario, Alstom explicó en un comunicado que "va a proyectarse a partir de ahora en un futuro nuevo y definir su hoja de ruta estratégica, que incluya una atribución apropiada del capital".

Anticipando el dictamen negativo de Bruselas, su presidente, Henri Poupart-Lafarge, había señalado en una entrevista publicada este miércoles por el periódico Le Figaro que no habría "una segunda oportunidad" para el proyecto de unión con Siemens y que las dos empresas irían cada una por su lado.

El rechazo a la fusión fue bien recibido, sin embargo, en los sindicatos de Alstom, que consideraban que el proyecto solo iba a beneficiar a los accionistas y acarrearía pérdidas de puestos de trabajo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0