Empresas y finanzas

Las aerolíneas chinas elevan la presión sobre Iberia con más rutas a Madrid

  • China Southern volará entre Cantón y la capital a partir de marzo

España y China están cada vez más conectadas. Desde que en 2016 Iberia anunciara su desembarco en el gigante asiático con una ruta directa entre Madrid y Shanghai, la apertura de líneas entre ambos países se ha disparado, aumentado la presión sobre la aerolínea española, que reconoce dificultades para rentabilizar la ruta por la fuerte competencia y "el largo periodo de maduración".

No en vano, mientras que la compañía presidida por Luis Gallego ha elevado de tres a cinco las frecuencias semanales de sus vuelos a Tokio (Japón), ruta que también abrió en 2016, la programación a China se mantiene estable con tres frecuencias semanales y precios muy atractivos (se puede viajar por 440 euros ida y vuelta), a la espera de ver cómo evoluciona la demanda en su tercer año de operación, en el que esperan rentabilizarla.

Así, mientras fuentes cercanas a la aerolínea española reconocen que China es un "destino complicado", la presencia de las aerolíneas del gigante asiático sigue creciendo en el aeropuerto de Barajas con la llegada de la firma privada Hainan Airlines en abril, que ha abierto una ruta directa entre ShenZhen y Madrid; con la inauguración en diciembre de un nuevo destino por parte de China Eastern (volará dos días a la semana a Xian) y con el desembarco de China Southern Airlines, una de las aerolíneas estatales más grandes del país asiático. Y es que, según confirman fuentes oficiales a este diario, China Southern ya tiene concedidos los slots para operar una ruta directa entre Madrid y Cantón a partir de marzo. Todavía no ha transcendido ni el número de frecuencias ni qué días de la semana operará.

Así, en 2019 habrá siete aerolíneas operando vuelos directos entre Barajas y nueve grandes ciudades chinas, mientas que a principios de 2016 solo había una: Air China, que lleva casi doce años volando entre Madrid y Beijing (Pekin).

No en vano, desde que Iberia empezó en junio de 2016 a volar a Shanghai se ha enfrentado a una dura y creciente competencia por parte de la compañías chinas y asiáticas. Por ejemplo, ese mismo mes de junio, China Eastern, otra de las grandes aerolíneas estatales del gigante asiático (tiene 560 aviones y transporta 100 millones de pasajeros al año), desembarcó en España con una ruta directa entre el mismo Shanghai y Barajas. Empezó operando cuatro frecuencias se-manales, operativa que prevé mantener toda la temporada de invierno, a excepción del pasado mes de noviembre, cuando las redujo a dos. A su vez, en junio de 2016 la aerolínea asiática Cathay Pacific abrió una ruta directa entre Madrid y Hong Kong, que sigue operando y cada vez tiene más demanda, y la compañía Beijing Capital Airlines, propiedad del grupo chino HNA, entró a principios de ese ejercicio en el aeropuerto de Barajas con rutas a Chendgu y Hangzhou. En octubre de 2017 la firma abrió un destino más desde Madrid: a Qingdao, aunque realiza una parada técnica.

Así, desde 2015 el tráfico de pasajeros entre Madrid y las distintas ciudades chinas se ha cuadruplicado, pasando de los 70.152 viajeros a los 292.350 registrados por Aena entre enero y noviembre de 2018. Solo en 2016, con el desembarco de las tres aerolíneas chinas y la llegada de Iberia a Shanghai, el tráfico de pasajeros se triplicó, hasta los 218.876 viajeros (datos a noviembre de 2016). Desde entonces, cada aerolínea ha ido aumentando poco a poco el número de viajeros que transporta entre un punto y otro, siendo Iberia una de la que menos ha crecido con respecto a 2017, junto a China Eastern, con la que compite directamente. Así, mientras Air China ha transportado un 11,8 por ciento más de viajeros y Beijing Capital Airlines ha crecido un 36,2 por ciento, la aerolínea de IAG ha incrementado un 2 por ciento el número de pasajeros transportados, lo que implica una mejora de la ocupación, puesto que la oferta se ha mantenido estable. Cathay Pacific, que vuela entre Madrid y Hong Kong, ha transportado un 19,4 por ciento más, hasta los 142.146 viajeros, lo que la convierte en la aerolínea que más personas mueve entre ambos países. Y es que la región administrativa especial de China es uno de los centros financieros más importantes del mundo.

Otra ciudad donde ha crecido también mucho el tráfico de pasajeros con China es Barcelona, donde Air China, la única firma de ese país que opera en El Prat, transportó 140.432 pasajeros entre enero y noviembre, un 61,3 por ciento más que el año pasado. Chathay Pacific también abrió en 2017 una línea con Hong Kong desde la Ciudad Condal.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

francisco
A Favor
En Contra

Todos precoupados por los inmigrantes pero con quien estamos haciendo muy malos negocios es con los chinos (malos para nosotros y buenos para ellos)

Puntuación 0
#1