Empresas y finanzas

Las aerolíneas se embolsan más de 82.000 millones por sus servicios adicionales

  • Facturación, embarque rápido o elección de asiento engordan sus cuentas
  • Representa la mitad de la factura por el combustible

Los ingresos por servicios complementarios como facturación de equipaje, elección de asiento, embarque rápido o venta a bordo aportarán a las aerolíneas de todo el mundo un total de 92.900 millones de dólares (82.089 millones de euros) al cierre de 2018, según la estimación realizada por la consultora CarTrawler, y suponen casi el 11% del total de ingresos de la industria aérea.

La cifra representa un aumento del 312% con respecto a los 22.600 millones de dólares (19.969 millones de euros) de 2010, el primer año en que se efectuó este cálculo, y un 13% más que en 2017.

Los ingresos por servicios complementarios son aquellos generados por las actividades distintas al mero transporte de viajeros, como las comisiones obtenidas a través de la reserva de hoteles, la venta de millas de viajeros frecuentes a socios o la prestación de servicios a la carta.

En el último año, la venta de tarifas de estilo económico básico, que no incluyen servicios como equipaje facturado y selección de asientos, han pasado a ser predominantes en las compañías aéreas que realizan rutas transatlánticas, así como en vuelos dentro de Norteamérica y Europa.

Casi 20 euros por pasajeros

Los ingresos por servicios complementarios representan un 10,7% de la facturación total de las aerolíneas de todo el mundo. Más de 4.300 millones de pasajeros gastarán 871.000 millones de dólares (769.600 millones de euros) este año, según la Asociación Internacional del Transporte (IATA). Al aplicar la estimación de ingresos por servicios complementarios a las estadísticas de IATA se obtiene un gasto de 21,32 dólares por pasajero (18,7 euros).

La IATA también estima que la industria aérea gastará 188.000 millones de dólares (166.117 millones de euros) en combustible durante 2018, lo que implica una subida sustancial respecto del nivel de 2017 de 149.000 millones de dólares (131.658 millones de euros). Así, teniendo en cuenta que los ingresos por servicios complementarios representan casi la mitad de la factura anual de combustible, todas estas ventas complementarias podría suponer un "seguro sólido" frente nueva subidas de precios de combustible.

Compañías tradicionales versus 'low cost'

Las compañías aéreas tradicionales son las que más contribuyeron a este crecimiento con unos ingresos por servicios complementarios cercanos a los 36.800 millones de dólares (32.517 millones de euros). Los ingresos por servicios complementarios de compañías tradicionales proceden de recargos por exceso de equipaje, ya sea en función del peso o número de bultos, del espacio extra entre asientos y de las actividades asociadas a los programas de viajeros frecuentes.

Las grandes compañías con base en Estados Unidos generan también un alto volumen de ingresos por este tipo de servicios hasta 26.900 millones de dólares (23.769 millones de euros) gracias a una combinación de ventas por viajero frecuente y tasas por equipaje. El porcentaje de ingresos para este grupo se mantuvo en un 14,2% desde el pasado año.

También hay otro grupo de compañías aéreas líderes en ingresos por servicios complementarios como Allegiant, Pegasus y Scott que facturaron un total de 20.200 millones de dólares (17.849 millones de euros). El porcentaje de ingresos obtenidos aumentó hasta un 33,9%.

Finalmente, las 'low cost' generaron unos ingresos complementarios de 9.000 millones de dólares (7.952 millones de euros). El porcentaje de ingresos para este grupo aumentó del 11,8% en 2017 al 12,4% en 2018. En este grupo se incluyen compañías como Air Arabia, JetBlue, o Transavia.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.