Empresas y finanzas

Las hermanas Álvarez comparten con Dimas Gimeno el 88% de lo que ganan en El Corte Inglés

Dimas Gimeno y las hermanas Álvarez.
Madrid

El expresidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno, ha cobrado en los tres últimos años un total de 7,72 millones en dividendos de la compañía junto a su madre y su tío, María y César Álvarez. Aunque en los últimos meses ha denunciado de forma reiterada que sus primas, Marta y Cristina Álvarez, le estaban sometiendo a una asfixia financiera en Cartera de Valores Iasa, la sociedad patrimonial que comparten entre todos, los datos demuestran lo contrario.

De acuerdo a la información a la que ha tenido acceso este periódico, Iasa ha recibido en los tres últimos años dividendos por su participación del 22,1% en El Corte Inglés por un importe total de 28,16 millones de euros, de los cuales ha repartido entre sus socios un importe hasta un total de 24,9 millones.

Esto supone que Cartera de Valores Iasa ha repartido entre sus socios el 88,5% de los dividendos que ha percibido El Corte Inglés entre los años 2015 y 2017. "En el ejercicio 2014/15 no se repartieron dividendos porque estaba pendiente el reparto de la herencia de su padre Isidoro Álvarez. Por eso, al año siguiente, se repartió también el anterior con cargo a reservas", explican las fuentes consultadas.

Las hermanas Álvarez tienen el 69% de las acciones de Iasa mientras que Gimeno, su madre y su tío mantienen el otro 31%. El problema del exdirectivo, destituido el pasado mes de junio, es que debido a la herencia de sus acciones tiene junto a su familia una deuda de 100 millones de euros con la Comunidad de Madrid.

Gimeno, en concreto, debe alrededor de 40 millones en concepto del Impuesto de Sucesiones por el 2,8% de El Corte Inglés que heredó de su tío y que está valorado en 280 millones de euros. Su madre y su tío, que controlan otro 4,2% del capital de la empresa de forma indirecta a través siempre de Iasa, tienen que pagar cerca de 30 millones más cada uno por el mismo concepto.

Exención fiscal

La Comunidad de Madrid otorga una exención fiscal del 99% para la herencia otorgada al cónyuge y a los hijos, pero en segundo y tercer grado de consanguinidad, la tasa llega hasta el 35% sobre el total legado. Gimeno solicitó un aplazamiento de diez años, pero han pasado ya más de tres años y hay que tener en cuenta que, a partir del quinto, debe comenzar a pagarse la deuda con intereses.

La cuestión de fondo, además, es que para poder refinanciar la deuda tuvo que hipotecar sus acciones en Iasa con el Santander, por lo que se enfrenta además al riesgo de quedarse sin nada si no consigue afrontar el pago. Ante todo ello, María Antonia y César Álvarez han demandado a las hijas de su hermano por una reducción de capital en Iasa por valor de 121,4 millones, lo que, en su opinión, supuso haber vaciado la sociedad antes de registrar las participaciones heredadas.

La madre de Dimas ha presentado, además, otras dos demandas. Una por una modificación de última hora en la herencia de Isidoro Álvarez, por lo que habría recibido 5 millones, en lugar de los 10 millones que le hubiera correspondido en un principio, y otra para impugnar las últimas cuentas de Iasa.

En las últimas semanas Gimeno ha mantenido negociaciones con la dirección de El Corte Inglés para buscar una salida negociada y evitar su destitución como miembro del consejo. A falta solo de un día de que la compañía celebre mañana su junta de accionistas las negociaciones en este momento, sin embargo, están rotas. Tras una reunión con su sustituto al frente de la empresa, Jesús Nuño de la Rosa, Gimeno ha rechazado una oferta de 10 millones de euros a cambio de poner fin al proceso judicial abierto.

A la espera de la junta

Gimeno será destituido como miembro del consejo de administración de la empresa en la reunión del máximo órgano ejecutivo de la compañía previo a la junta de accionistas, que deberá ratificar después esta decisión, algo que se da por hecho porque hay ya una amplia mayoría para ello. En el orden del día de la junta figuran ya, de hecho, cambios en el órgano de gobierno de El Corte Inglés, ya que finaliza el mandato de tres consejeros: Carlos Martínez Echavarría, Florencio Lasaga y Paloma García Peña, representante de Cartera Mancor. En principio, además de Gimeno, está prevista la salida tanto de Martínez Echavarría como de Lasaga.

El Corte Inglés cerró el último ejercicio el pasado 28 de febrero con un beneficio después de impuestos de 202 millones de euros, lo que supone un 24,9% más que en 2016. Los grandes almacenes, que han vivido uno de sus ejercicios más convulsos de toda su historia, logró unas ventas de 15.935 millones de euros, un 2,8% más, y generó un ebitda de 1.054 millones, lo que supone un alza del 7,4%. Tras esta mejora se encuentra una reducción de los costes financieros y de reestructuración.

El objetivo a partir de ahora de Jesús Nuño de la Rosa como nuevo presidente es ir preparando la compañía para una futura salida a bolsa, que está pactada ya con el inversor catarí Al Thani, tercer accionista del grupo.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin