Empresas y finanzas

Deutsche Bank inicia su reordenación y vende 11 sucursales por 20 millones

  • Provisiona 10 millones para continuar la reestructuración de su filial en España

El gigante alemán Deutsche Bank pone a punto su reestructuración en España. La nueva estrategia del recién nombrado consejero delegado del grupo germano, Christian Sewing, para nuestro país pasa por invertir para reducir con el objetivo de crecer. La hoja de ruta para España, según fuentes del mercado, establece el cierre de 40 oficinas de cara a este año.

 No obstante, el banco ya aprovechó 2017 para realizar ajustes. Deutsche Bank vendió 11 oficinas en España con las que obtuvo un beneficio extraordinario de 19,8 millones, según refleja el informe anual del banco presentado ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Posteriormente, la entidad alquiló las sucursales vendidas.

El banco dio así el pistoletazo de salida a la nueva estrategia de reorganización. De hecho, la filial española provisionó a cierre del ejercicio pasado 10 millones de euros "asociados a un plan de reestructuración que cumple con las condiciones generales establecidas a tal efecto", según recoge el informe anual.

El nuevo consejero delegado anunció hace dos semanas, coincidiendo con la presentación de resultados del grupo alemán en Fráncfort, que tenía nuevos planes para España. Sewing aseguró que busca impulsar la actividad de banca comercial en nuestro país en consonancia con la buena evolución de la economía. "A nivel internacional, ahora nos estamos centrando en mercados que están creciendo como España e Italia", dijo.

Reducción de la red

Tan sólo dos días más tarde, el directivo facilitó a los empleados los nuevos detalles de este plan de crecimiento. Así, en lo que respecta a España el banco prevé concentrar su red de sucursales de 220 a 180, es decir, reducir la red en torno a un 18%.

El plan, según informan fuentes conocedoras de la operación, viene acompañado de inversiones para prejubilaciones y la contratación de nuevos empleados. Además, la idea del grupo es que la banca comercial de la filial en España evoluciones hacia un modelo de centros de mayor tamaño con más gestores personales y menos puestos operativos. Deutsche Bank busca transformar sus oficinas en centros de asesoramiento, una tendencia que ya está aplicando la mayor parte del sector financiero.

El camino del grupo en España ha cambiado drásticamente en cuestión de poco más de un año. En la primavera de 2017 aparecían las primeras informaciones de una posible venta del negocio minorista de la filial española. El grupo, en ningún momento salió a desmentir o confirmar la información, dando alas a la misma con la puesta en venta del negocio minorista de su filial portuguesa, que adquirió Abanca hace dos meses. Finalmente, el banco anunció el pasado octubre que el negocio en España no estaba en venta. Además de Portugal, Deutsche también vendió el pasado mes de diciembre su negocio en Polonia al grupo Santander por 305 millones.

La entrada de Sewing al frente del banco se caracteriza por acelerar el plan vigente de reducción de gastos para dejarlos por debajo de los 23.000 millones.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin