Empresas y finanzas

Fomento trabaja ya con Aena, Adif y Renfe para llevar el AVE a Barajas

  • La alta velocidad entre Valencia y Barcelona no llegará antes de 2021

El Ministerio de Fomento ha reactivado el plan para llevar el AVE hasta el aeropuerto de Barajas. Un año después de haber encargado varios estudios de viabilidad del proyecto, el departamento que dirige Íñigo de la Serna ha iniciado una ronda de contactos y reuniones con los primeros espadas de Adif, Renfe y Aena para profundizar en la idea y establecer hasta qué punto se debería poner en marcha.

La decisión de desempolvar el proyecto, que fue descartado por Ana Pastor en 2015 cuando era ministra de Fomento, trasciende poco después de que De la Serna anunciara la construcción de una estación de alta velocidad en El Prat para aumentar las conexiones con la Ciudad Condal ante la saturación que sufre la estación de Sants.

"Ayer estuvimos toda la tarde reunidos con Renfe, Adif y Aena para analizar distintas opciones que nos permitan establecer una conexión con Barajas y así poder llevar el AVE hasta el aeropuerto. Todavía estamos trabajando en ello y no hay nada decidido, pero es un camino que seguimos", anunció el ministro de Fomento en un encuentro con periodistas durante el viaje de conmemorativo del X Aniversario del AVE Madrid-Barcelona.

El ministro todavía no ha explicado cómo se podría llevar a cabo la conexión ni ha fijado un calendario, pero lo cierto es que a principios del año pasaso se puso sobre la mesa la opción de crear un hub ferroviaro Barajas-Chamartín. Fuentes del sector aseguran que la clave está en la inauguración de los túneles que unen Atocha y Chamartín, que ya está en pruebas aunque todavía no hay una fecha concreta para su inauguración. Y es que, la estación norte de Madrid ya está conectada con la Terminal 4 de Barajas por Cercanías, por lo que en se ha llegado a barajar la idea de poner un tercer carril en la vía para adaptarla al ancho internacional y permitir el paso del AVE sin necesidad de hacer una plataforma nueva, como se ha hecho en el tramo que une Castellón y Valencia. Así, el convoy irá a menor velocidad pero permitirá al pasajero ir directo de Barajas a Málaga o Barcelona sin cambiar de tren.

En este punto, otras fuentes del sector apuntan a que sería muy difícil poner en circulación un AVE por las vías del Cercanías debido a lo saturadas que están y que el verdadero reto sería la logística del servicio intermodal y establecer un sistema de facturación de maletas. "No creo que sea la mejor solución llevar el AVE a Barajas ni que vaya a ser fácil operar el servicio", explican fuentes del sector que, a su vez, reconocen que sería "relativamente fácil y rápido poner en marcha la infraestructura".

La conexión de Alta Velocidad con el aeropuerto de Barajas es una reclamación casi histórica de las aerolíneas y los hoteleros para, por un lado, impulsar la alimentación de los vuelos de largo y, por el otro, facilitar que los turistas extranjeros que aterrizan en Madrid puedan ir directos y con la mayor comodidad a otros puntos de España.

En este punto, Manuel Panadero, director de Relaciones Institucionales de Globalia y ex secretario de Estado, reclamó una mejora de la conexión ferroviaria de la alta velocidad y la llegada de los trenes al aeropuerto de Barajas para facilitar la intermodalidad entre el avión y el tren y así propiciar que éste último pueda alimentar los vuelos de largo radio de las aerolíneas. Actualmente, las grandes compañías aéreas tienen una red de corto y medio radio para llenar los vuelos que operan desde el hub madrileño, pero la llegada del low cost ha hecho que sea casi inviable mantenerlas con la estructura de siempre.

Así, Iberia lanzó la filial Iberia Express y Air Europa ha pactado con Ryanair para que le haga los vuelos de conexión mientras espera la llegada del AVE al aeropuerto para lograr un nuevo medio de transporte con el que firmar un acuerdo más ambicioso. La compañías aéreas ya tienen alianzas con los trenes y los autobuses para facilitar las conexiones pero reclaman más agilidad y capacidad.

AVE entre Barcelona y Valencia

En cuanto al futuro de la red de alta velocidad, esta pasa por inaugurar conexiones que no pasen por Madrid. En el punto de mira está la línea que una en menos de dos horas Madrid y Barcelona a través del Corredor Mediterráneo. De la Serna ha explicado que ya se han empezado las pruebas en la línea entre Tarragona-Vandellós, cuya en puesta en marcha no tiene fecha, pero descarta que el servicio completo a alta velocidad pueda estar operativo antes de 2021.

No en vano, el proyecto todavía tiene que sortear varios problemas como el cumplimiento de una serie de medidas medioambientales, la relicitación de algunos tramos y la construcción de la nueva plataforma entre Valencia y Castellón para que el tren vaya a más de 100 kilómetros por hora. La obra está en proyecto y tiene un presupuesto aproximado de 1.200 millones de euros. Actualmente, el AVE viaja en esa ruta por la vía del Cercanías y el Euromed, después de que se instalara un tercer carril para adaptarlo al ancho universal.

"Cuando todo esté ejecutado se podrá ir desde Barcelona a Valencia en dos horas pero eso no será hasta más allá de 2020. Cuando se ponga en marcha el trayecto entre Tarragona y Vandellós los tiempos de transporte de reducirán en media hora", explicó el ministro.

¿Conexión con Portugal o Francia?

Respondiendo a las preguntas de los periodistas, De la Serna hizo un repaso por casi todos los puntos calientes y pendientes del AVE, como los retos que afronta el sector de cara a la liberalización ("afrontará una transformación como la de las aerolíneas con la llegada de las low cost").

En cuanto a las conexiones internacionales con Francia y Portugal, también demandadas por la Comisión Europea, Fomento descarta que se vayan a dar en el medio plazo. Por un lado, el gobierno luso asumió como decisión política no apostar por la alta velocidad por lo que no van a construir su parte del tramo para conectar sus ciudades con España. Así, la red electrificada llegará hasta Tui y Badajoz pero poco más.

En cuanto a Francia, el Ejecutivo de Emmanuel Macron ha paralizado las inversiones en las conexiones con España. En este punto, creo un comité técnico para analizar la necesidad de construir el eje atlántico (Burdeos) y el de Montpelier. El comité técnico determinó que no era urgente ni necesario realizar dichas inversiones en infraestructuras. "Ahora queda la decisión política y esperamos que cumplan con sus compromisos", explicó el ministro de Fomento.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin