Empresas y finanzas

Villar Mir pierde 596 millones con todos sus negocios en rojo y recorta la deuda un 25,8%

  • Intenta refinanciar el pasivo y no descarta acudir al mercado
  • La deuda del grupo asciende a 4.470 millones
Juan Miguel Villar Mir, presidente y consejero delegado del Grupo Villar Mir.// EFE

Grupo Villar Mir (GVM) registró unas pérdidas históricas de 596,6 millones de euros lastrado por todas sus áreas de negocio. Este resultado contrasta con los 60,2 millones que ganó en 2015 y con el objetivo que se marcó el año pasado de alcanzar un beneficio de 200 millones. Mientras, el holding que preside Juan Miguel Villar Mir avanzó en su estrategia de reducción de la deuda, con un recorte del 25,8%. Un propósito que continúa este año y para el que ultima la refinanciación con sus bancos acreedores.

Por primera vez, las cinco divisiones en que se estructura GVM tiñeron de rojo sus resultados. El área de concesiones y construcción (OHL) fue el más golpeado, con un resultado negativo de 224,6 millones en 2016, frente a los 32,7 millones que ganó en 2015, como consecuencia de las fuertes provisiones que realizó la constructora por sus proyectos fallidos. El negocio de Real Estate perdió 74,8 millones, frente a un beneficio de 53,2 millones, en un marco en el que se desprendió de la mayor parte de su participación en Colonial.

Mientras, Ferroglobe, firma siderúrgica que cotiza en el Nasdaq, registró un resultado negativo de 67,8 millones (-39 millones), afectada por la negativa evolución de los precios internacionales; Fertiberia obtuvo unas pérdidas de 21,8 millones (3 millones menos un año antes) por la fuerte caída en amoniaco, urea y fosfato diamónico; y Villar Mir Energía, de 1,8 millones, frente a unas ganancias de 17,5 millones, en un contexto de bajos precios eléctricos en España y caída de la producción.

Los ingresos de GVM se contrajeron un 11%, hasta 6.445,8 millones y el resultado bruto de explotación (Ebitda) cayó el 82%, hasta 198,5 millones.

La deuda asciende a 4.470 millones

Entretanto, GVM prosiguió con su objetivo de rebajar el endeudamiento. Al cierre de 2016, la deuda neta del grupo se situó en 4.470,1 millones, un 25,8% por debajo de los 6.002 millones que acumulaba en 2015. Esta importante rebaja se consolidó a través de desinversiones en Abertis y Colonial, entre otras, así como por la reestructuración de una parte de su deuda el pasado verano. En todo caso, la ratio deuda neta sobre ebitda se elevó hasta las 22,5 veces.

El grupo trabaja en estos momentos en un acuerdo para reestructurar alrededor de 800 millones y situar su deuda financiera a los costes que marca hoy el mercado y con un plazo ampliado. El objetivo es seguir bajando deuda y dibujar un perfil financiero conservador y diversificado en el que caben emisiones de sus filiales en los mercados de capitales. Asimismo, la firma ingresará 145,25 millones por la venta del Centro Canalejas y tiene en marcha otras desinversiones como las hidroeléctricas en España (acuerdo con Brookfield) y Francia.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin