Empresas y finanzas

CaixaBank reduce su participación en Repsol por debajo del 10% tras cobrar el dividendo en efectivo

CaixaBank ultima la notificación al regulador de que su participación en Repsol se ha situado por debajo del 10%. La entidad financiera, al igual que suele hacer Sacyr, recibe la retribución de la compañía energética en efectivo, lo que provocará que con la dilución tenga que anunciar una bajada de esta cifra a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), dejando su presencia en alrededor del 9,85%. En otro orden, la OPA de CaixaBank por BPI contempla la salida de 900 empleados y el cierre de 52 sucursales.

La reducción de la entidad se produce después de que el año pasado decidiera no recomprar un bono por el que bajó alrededor del 1,5% del capital y aunque en aquel momento aseguró que volvería a reforzarse en el accionariado de la petrolera, a día de hoy ese movimiento no ha sido anunciado por la entidad financiera.

La decisión de CaixaBank o la de Sacyr no supone ningún cambio radical, pero provocan una lenta salida de los grandes accionistas de la compañía petrolera, pese a las muestras de confianza en la misma que están dando sus ejecutivos. Sin ir más lejos, esta pasada semana el consejero delegado, Josu Jon Imaz, compró 5.000 títulos de Repsol.

Harina de otro costal resulta el reparto de los puestos en el consejo de administración, ya que parece necesario que tras este conjunto de diluciones se produzcan uno de estos dos movimientos: o se amplía el número de consejeros para darle más peso a los independientes o pierden peso los actuales accionistas puesto que el reparto proporcional esta cada día más alejado de su situación óptima.

A lo largo de los últimos dos años, la petrolera ha ido avanzando para cumplir con los objetivos de su plan estratégico, después de la compra de Talisman. La compañía ha logrado durante el año pasado una fuerte revalorización en bolsa, que en lo que va de 2017 se ha visto reforzada gracias a la entrada en vigor del recorte de producción de petróleo adoptado por los países del OPEP y el resto de productores. Por todo ello, Repsol comienza en 2017 una nueva etapa, que será la de la consolidación financiera de la petrolera.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

Usuario validado en elEconomista.es
AALFIL
A Favor
En Contra

la noticia no nos dice cuanto tiene ahora, espero que la entrada de la MMadrileña abra los ojos a este banco porque su exposición industrial le puede llevar a la quiebra.

Puntuación -9
#1