Empresas y finanzas

Jesús Silva: "La privatización de Ineco no está sobre la mesa en este momento"

  • Entrevista a Jesús Silva, presidente de Ineco
Jesús Silva, presidente de Ineco. EE.

Jesús Silva, presidente de Ineco, sale al paso de las críticas intensificadas desde el sector privado en las últimas semanas contra la ingeniería pública. El ejecutivo defiende la función de Ineco y abre la vía al diálogo para colaborar con las firmas privadas en su expansión internacional, al tiempo que aclara que en ningún caso la privatización de la compañía que dirige es hoy una posibilidad real.

El sector privado acusa a Ineco de competencia desleal por el uso desmedido de las encomiendas.

La encomienda es una fórmula de contratación que para Ineco, como medio propio del Ministerio de Fomento, no representa más del 30 por ciento de la facturación en España. Sobre el total del negocio para el sector privado, por tanto, el porcentaje es menor. Cuantitativamente son muy pocos contratos y casi todos responden a situaciones de urgencia o de seguridad nacional o a cuestiones muy puntuales en proyectos de carreteras. Es muy difícil afirmar que sean susceptibles de ser adjudicados a ingenierías privadas.

También les señalan por enfrentarse a ingenierías españolas en concursos internacionales.

Los casos de colisión son muy pocos. En la mayoría de contratos, de hecho, vamos de la mano de empresas españolas. Este año hemos ganado con Técnicas Reunidas un contrato muy importante en Omán. En India también tenemos contratos con Typsa, al igual que en Croacia. Y con otras muchas? Ahora bien, coincidimos con el sector en que tiene que haber una reconversión. Nuestras ingenierías son magníficas, pero sorprende que nuestras constructoras sí estén entre las mayores del mundo y, sin embargo, no haya ninguna ingeniería de obra civil entre las primeras. En otros países se han ido sumando unas a otras, mientras que en España es cierto que está muy fragmentado.

Se ha reunido con la patronal de las grandes ingenierías, Fidex, para relajar la tensión. ¿Han llegado a algún acuerdo?

Nos hemos reunido con ellos para explicarles que el papel de Ineco es necesario y que en todos los países de Europa existe una ingeniería pública o cada ente público tiene la suya propia. Hemos hablado de reforzar los canales de comunicación para que las empresas se acerquen más a Ineco y poder aliarnos en concursos internacionales, que por otra parte es algo que llevamos haciendo muchos años. Estamos hartos de perder contratos, también contra ingenierías españolas, en cuyo caso nunca impugnamos ni hacemos campaña en contra de la adjudicación, por supuesto.

¿Y se materializa en alguna medida concreta?

Hemos identificado una vía para abrirnos al resto de ingenierías y tener un contacto más directo. Como empresa pública no podemos tomar decisiones arbitrarias y facilitamos que haya competencia para que todas las empresas puedan ir a los contratos internacionales. Vamos a estar abiertos a escuchar cualquier solicitud, aunque habrá algunas que no quieran. Lo que sí hemos dejado claro es que en ningún caso queremos competir contra nadie en el exterior. Nuestra predisposición es llegar a un acuerdo en aquellas licitaciones que interesen, como siempre hemos hecho.

Ha recibido a Fidex, pero se han quedado fuera otras asociaciones autonómicas o Tecniberia.

Con Tecniberia tenemos un diálogo fluido y recientemente nos reunimos con ellos y con la ministra (Ana Pastor) en el Ministerio de Fomento. Puede haber opiniones distintas, pero la relación es buena. Con las autonómicas no hemos tenido contacto hasta ahora.

Estas organizaciones regionales piden la privatización de Ineco.

La privatización de Ineco no está sobre la mesa en este momento. Ineco es un medio propio de la Administración. Tiene una función, porque las principales empresas del Grupo Fomento (Adif, Aena, Renfe, Puertos del Estado?) no tienen departamentos de ingeniería propios y lo tienen delegado en Ineco. No hay ninguna empresa de ingeniería en Europa que no tenga un departamento de ingeniería propio o concentrado en una compañía similar a Ineco, que además asiste al Ministerio en trabajos de planificación que puedan garantizar ser eficaces. Algo que funciona bien no tiene sentido suprimirlo.

Denuncian que Ineco es un gigante contra el que no pueden luchar y, por ello, piden, en su defecto, su redimensionamiento.

Ineco ha aprobado en los últimos años un expediente de regulación de empleo (ERE) muy severo y ha reducido un 25 por ciento su plantilla. Es una de las empresas públicas que más esfuerzos ha hecho en este sentido. Los salarios de los trabajadores llevan congelados cinco años y en ocasiones incluso tenemos problemas de personal.

Habla de los salarios. Las patronales dicen que los costes asociados por empleado de Ineco son 130.000 euros, el doble que en el sector.

No es cierto. Los salarios de Ineco están muy por debajo de la media del sector privado. Históricamente, de hecho, las ingenierías han pescado trabajadores en Ineco. A veces manejan unos números que no son correctos. Los precios se establecen en función de las obras. En cualquier caso, no es lo mismo una empresa de 2.000 trabajadores que de 10. Ahí tienen oportunidades para ser más competitivos.

¿En qué mercados prevé crecer?

Ineco está presente en casi 50 países, con una presencia más fuerte en América Latina, donde trabajamos muchas veces de la mano de los gobiernos que piden apoyo al Gobierno español; y en Oriente Medio, donde estamos en grandes obras como la alta velocidad La Meca-Medina, la de Egipto o en India; también estamos en Omán y Abu Dhabi. Y miramos los proyectos de alta velocidad en California (Estados Unidos) o en México y Brasil, donde se han suspendido. También en Europa queremos crecer.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado

Usuario validado en elEconomista.es
Saint Sulpice
A Favor
En Contra

Este tío tiene muy poca verhgüenhza.

Que se deje de hablar del número de contratos y hable del importe total de los mismos.

Porque, por ejemplo, la encomienda del año 2009 de casi 30 millones de euros en materia de seguridad vial correspondía a trabajos que, históricamente, se habían subdividido en áreas geográficas del país o en demarcaciones de carreteras y sacados a concurso público a las consultoras privadas. Esos 30 millones, correctamente fraccionados en diversos contratos hubieran evitado numerosos despidos en consultoras privadas.

Otro ejemplo, de la Subdirección General de Proyectos en los últimos 5-6 años Ineco ha recibido encomiendas de gestión por otros casi 30 millones. En este caso se da la circunstancia adicional de que además a Ineco se le “adjudica” el contrato de supervisión de proyectos.

En ambos casos en plena época de crisis en la que para poder llevarse una migaja a la boca, las consultoras privadas tenían que tirar los precios, asociarse en UTEs de incluso 3 empresas,… como consecuencia de ello reducir salarios a lo bestia, despidos, etc.

Así que este señor lo mejor que puede hacer es callarse.

Puntuación 0
#1