Empresas y finanzas

HarbourVest compra toda la cartera de Portobello, con Festa y Aguinaga

  • La CNMC estudia la venta, por el tamaño de la transacción y las firmas
La Gula del Norte, de Angulas Aguinaga. Angulas Aguinaga.

La mayor operación de desinversión en bloque de un fondo de capital riesgo español -Portobello- hacia otro vehículo controlado por otro fondo -el estadounidense HarbourVest- se firmó el pasado 2 de julio, según fuentes conocedoras de la transacción.

Esta venta se filtró inicialmente el pasado mes de abril, pero no ha sido hasta tres meses después cuando se ha formalizado. Sin embargo, según las mismas fuentes, la Comisión Nacional de Mercados y Competencia tendrá que dar su visto bueno -la operación se le notificó el pasado lunes- ya que la toma de control de determinadas compañías con destacadas cuotas de mercado obliga a ello. La CNMC recibirá en breve la notificación de la operación. La singularidad de este acuerdo también obligará al examen del vigilante de la concurrencia.

En la transacción están incluidas siete compañías, de las que seis serán traspasadas en un primer momento -Angulas Aguinaga, líder en su sector, Grupo Stock Uno (externalización de procesos de negocio), Festa (textil), Veinsur (venta de vehículos industriales Volvo), Mediterránea de Cátering (que abastece a grandes clientes como Santander o Vodafone) e Ice Cream Factory (productos de helados para marcas blancas o de la distribución)-.

La séptima, el grupo de reparación de siniestros de automóvil Multiasistencia, entraría en una segunda fase de la operación después del verano. El importe total podría alcanzar hasta 500 millones.

Juan Luis Ramírez, uno de los cuatro socios fundadores de Portobello y vicepresidente de Ascri, señaló el miércoles, durante la presentación de los resultados del sector del capital riesgo del primer semestre, que el acuerdo aún no estaba finalizado. Ayer prefirió no abundar en esta información, tras ser consultado por este diario.

Inversiones fuera de la operación

Fuera de la operación quedan las tres inversiones más recientes realizadas por Portobello: la toma de Industrias Alimentarias de Navarra (IAN), la de la empresa de residencias para la tercera edad Vitalia y la compañía de aparcamientos Eysa. Entre la cartera de empresas participadas hay compañías en las que el fondo español entró hace nueve años. Es decir, que habían superado ampliamente el periodo de permanencia medio de un fondo de capital riesgo en una empresa, fijado en torno a cinco años. La llegada de la crisis paralizó las desinversiones en empresas orientadas al consumo.

Entre las empresas en las que entró Portobello estaba igualmente la inmobiliaria alicantina Hansa Urbana, que entró en concurso a finales de 2014 y ha quedado excluida del acuerdo.

Fuentes del sector del private equity en España señalan que el acuerdo es muy positivo para Portobello por dos motivos. Primero, permite retribuir a los accionistas de su primer fondo -que estaba dotado con 310 millones- tras casi una década desde que invirtieron en él. En segundo lugar, y debido a las comisiones de gestión que seguirá percibiendo la cúpula de Portobello por gestionar estas empresas, la compañía se asegura seguir funcionando con comodidad mientras invierte el segundo fondo, cerrado el pasado año por 375 millones.

La operación se articula a través de un fondo secundario que a su vez toma la cartera. HarbourVest controlará el 75 por ciento, mientras que Portobello (que le presta su nombre) tendrá el porcentaje restante. El fondo estadounidense es un 'fondo de fondos' y controla alrededor de 20.000 millones de dólares. De ellos, cuatro mil millones están invertidos en otros fondos desde que se fundó en 1985.

El cierre de esta operación es una muestra más del interés del inversor extranjero -en especial del capital riesgo- por la recuperación de España, ya que las compañías que Portobello están orientadas al sector de gran consumo. Los hasta 500 millones de la venta se sumarán a los 726 millones que el capital riesgo (nacional e internacional) ha invertido en España en el primer semestre del año. Servirá para mejorar esa cifra, que representa una caída del 41 por ciento respecto al año anterior, según datos de Ascri.

Precisamente ayer, la patronal del sector entregó en su cena anual los premios a las mejores operaciones del último año 2014. En el segmento de Venture Capital, a Nauta por la toma de Scytl; en operaciones de middle market (tamaño medio), a Nazca por la compra de Fritta; la mejor operación de gran empresa consolidada fue la adquisición de Grupo Quirón por Doughty Hansons; la transacción más innovadora, la venta de Anafocus por Bullnet; la más internacional recayó en dos operaciones: la toma de PepeJeans por L Capital y Artá Capital, y la de Sin Delantal (México) por Seaya Ventures.

Por último, la iniciativa FondICO Global (inversión pública para arrastrar a privados) recibió el premio de honor al impulso del sector.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin