Empresas y finanzas

Globalvia se sube al coche autónomo a través de la americana Cavnue

  • Se alía con la firma con sede en California para desarrollar carreteras inteligentes
Javier Pérez Fortea, consejero delegado de Globalvia. Foto: Nacho Martín

En su apuesta por los negocios de movilidad sostenible, Globalvia acaba de dar un paso más al entrar en el capital de la empresa estadounidense Cavnue, especializada en el desarrollo de redes de carreteras inteligentes para vehículos autónomos y conectados. La concesionaria de infraestructuras española, a través de su filial Openvia, se ha unido a otros grandes grupos en la ronda de inversión que la compañía americana acaba de cerrar por 130 millones de dólares (123 millones de euros) y será además socio estratégico en su crecimiento.

Con sede en Mountain View (California), Cavnue es una subsidiaria de Sidewalk Infrastructure Partners (SIP) nacida en 2020 para desarrollar las carreteras del futuro con sistemas avanzados de asistencia al conductor que permitan su uso por parte de vehículos autónomos y conectados (CAV, por sus siglas en inglés). Ya entonces se convirtió en el desarrollador estratégico para la primera infraestructura viaria de este tipo para el Estado de Michigan, en Estados Unidos. Cavnue, de hecho, ha renovado recientemente el compromiso del Departamento de Transporte de Michigan para proseguir con una nueva fase en la implementación de un carril CAV en un tramo de la Interestatal 94, entre las ciudades de Detroit y Ann Arbor.

La financiación conseguida permitirá a la compañía impulsar ésta y otras iniciativas para acometer un despliegue de corredores CAV. Esta ronda ha estado encabezada por su accionista SIP y por Ford Motor Company. Además, han participado en la misma Openvia, la plataforma de tecnología e innovación de Globalvia, y la empresa de servicios de transporte especializada en logística Landstar System.

El objetivo de Cavnue es construir corredores de vehículos conectados y autónomos para promover la seguridad, impulsar la productividad al reducir los atascos y aumentar el acceso a la movilidad personal y compartida.

Además de la inversión, Globalvia, que en Estados Unidos gestiona la autopista Pocahontas Parkway, en Virginia, aportará a Cavnue su experiencia en la operación digital de carreteras y en el desarrollo de asociaciones público-privadas. "En Openvia, creemos que a través del desarrollo de respuestas digitales, la experiencia de la autoconducción puede dar un paso adelante", señala Fernando Vallejo, consejero delegado de Openvia. "La infraestructura es esencial para actuar en complemento y sinergia con la tecnología global necesaria para los vehículos autónomos, y Cavnue ofrece exactamente el ecosistema para proporcionar la revolución que la movilidad necesita", agrega.

En sus apenas dos años de vida, Cavnue ya ha sellado asociaciones con entidades privadas y públicas. De hecho, la empresa cuenta con un comité asesor compuesto por firmas del sector de la automoción y la movilidad autónoma como Argo AI, Arrival, Ford Motor Company, General Motors, Honda, Hyundai, May Mobility, Motional, Stellantis, Toyota y TuSimple.

Iniciativas lanzadas

Globalvia avanza con su inversión en Cavnue en su decidida apuesta por la innovación y la tecnología para desarrollar soluciones en el ámbito del transporte. Con Openvia, creada en 2020, el grupo que dirige Javier Pérez Fortea está impulsando diversos proyectos relacionados con las carreteras, líneas ferroviarias y ciudades inteligentes, soluciones de movilidad como el transporte aéreo vertical o la movilidad digital.

Entre las iniciativas lanzadas por Openvia destaca Slora, una aplicación gratuita para móviles que permite a los conductores pagar los peajes en tiempo real sin necesidad de tener una cuenta de prepago ni utilizar tarjeta o efectivo en el momento, o Tap&Go, un sistema de ticketing en el Metro de Sevilla. Asimismo, con Smart45 instaló los 40 primeros sensores inteligentes en la autopista M45, en Madrid. Mientras, en movilidad aérea urbana se alió el año pasado con la china EHang Holdings para su desarrollo en la Península Ibérica y Latinoamérica.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.