Empresas y finanzas

Medway se hace con cinco nuevas locomotoras eléctricas de Stadler

  • Se suma a las once con las que ya opera en España
Nuevas locomotoras Stadler Euro6000 para Medway

Medway se refuerza en España. El operador logístico y el mayor operador privado de transporte de mercancías por ferrocarril en la península ibérica, reforzará su actividad en el mercado español con la incorporación de cinco nuevas locomotoras a su flota, que se suman a las 11 que ya operan en el país.

Esta apuesta se concretará en nuevas locomotoras eléctricas del modelo Stadler Euro6000, de ancho europeo (de las que una ya ha comenzado a operar en abril, mientras que el resto lo hará entre mayo y septiembre).

Carlos Vasconcelos, presidente de Medway, destaca la importancia de la incorporación de estos recursos, que buscan atender a la demanda y a la expansión de la compañía, además de poner en valor la flota de 16 locomotoras: "La incorporación de estas locomotoras refuerza, una vez más, nuestro objetivo de crecimiento en la península ibérica, traduciendo nuestro compromiso en proveer soluciones de transporte cada vez más eficientes y afrontar los retos actuales, ligados a la estrategia de expansión que venimos impulsando".

Este anuncio es un nuevo hito dentro del plan de expansión de Medway en España. En 2020, la compañía reforzó su apuesta en el país con la puesta en marcha de varios servicios transfronterizos, como la ampliación de Medibéroa (con conexión directa a Barcelona con medios propios) y con el servicio en el eje Madrid/Córdoba/Valencia (también con medios propios).

El arrendamiento de estas nuevas locomotoras eléctricas responde también a la estrategia de sostenibilidad de Medway para lograr la neutralidad de carbono en su actividad, como beneficio para el planeta y para la actividad de sus clientes.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.