Empresas y finanzas

La filial egipcia de Cementos La Unión vuelve a beneficios pese a reducir producción un 21%

La factoría egipcia.
Valencia

Arabian Cement Company, la filial egipcia del grupo del productor español Cementos La Unión, logró volver a beneficios en 2021 después de que el parón de la actividad por la pandemia llevase a números rojos su resultado en 2020.

La empresa egipcia, cuya factoría supone alrededor del 8 por ciento de la demanda de cemento de ese país, ganó 1,57 millones de euros en 2021, frente a las pérdidas de 7,4 millones de euros del año anterior.

Pese a la mejora de la rentabilidad registrada, la cementera egipcia disminuyó su cifra de negocios respecto al año anterior debido a la paralización de una de sus dos líneas de producción por problemas técnicos en los primeros meses del año. Así, su ventas alcanzaron los 136,33 millones de euros al cambio, un 2,8% menos que el año anterior.

De hechos, esas dificultades en la producción en la primera parte del año provocaron que la factoría ubicada en la región de Suez redujera su producción anual en toneladas en un 21%, según reconoció la filial egipcia, que sin embargo en parte pudo compensar esa caída con el fuerte aumento del precio, que se incrementó un 24% por tonelada respecto al año anterior. También el final de muchas de las restricciones del Covid le permitió aumentar las exportaciones un 37%, hasta suponer un 15% de sus ventas totales.

Costes energéticos

Precisamente el efecto de la continua subida de precios de combustible, materias primas y transporte es la principal incertidumbre para la cementera, que cotiza en la Bolsa de Egipto. Pese a ello, el grupo señala que su apuesta por combustibles alternativos al fuel le permite asegurar suministro a unos costes menores que los de sus competidores.

Arabian Cement está controlada en un 60% por la familia Bertolín, propietaria de la mayoría de Cementos La Unión a través del holding Hormigones Cortés. De hecho, la filial egipcia se ha convertido en principal puntal del negocio cementero del grupo familiar tras la crisis del ladrillo en España y las desinversiones del grupo en otros países, como recientemente en Chile y también en el Congo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin