Empresas y finanzas

Nuevas oportunidades y nueva competencia entre las 'telecos' con el 5G avanzado

  • La nuevas redes permiten la gestión eficiente del tráfico en entornos de alta densidad
  • La banda de 26 GHz batirá la velocidad de la fibra en circunstancias ideales
  • 5G SA renueva de raíz el panorama de las telecomunicaciones móviles
Equipamiento de Ericsson de 5G. eE

5G es más que una tecnología móvil con más velocidad que su predecesora (LTE). En realidad, a medida que se van completando despliegues de la nueva radio -conforme a lo que se llama propiamente 5G ("SA" por las iniciales de "stand-alone" en inglés), es decir no dependiente de manera subsidiaria de LTE (4G) para determinadas funcionalidades de gestión de la señal e incluso para el funcionamiento aprovechando el espectro asociado a la tecnología anterior -con un ancho de banda inferior y por ello con menores velocidades de transmisión de los datos-, aumenta la adopción de 5G y el tráfico en esta tecnología y se configuran modelos de negocio basados en los atributos esperados de la misma y se descubre su volubilidad y la pluralidad de aplicaciones que facilita o incluso hace posible.

De este modo, mientras los operadores y fabricantes continúan su búsqueda de usos singulares (hasta la fecha, para el gran público, es el vídeo en movilidad), precisamente es justamente el carácter "dúctil" de 5G lo que probablemente, en cuestión de meses, certifique el éxito comercial de 5G.

La última versión -con el número 16- de la tecnología de radio asociada a 5G incorpora múltiples posibilidades en lo que se refiere a la diferenciación de requisitos de rendimiento para usos particulares (en la línea de la "virtualización" que viene caracterizando la evolución de la infraestructura de telecomunicaciones, se trata esencialmente de crear y disponer de perfiles de uso distintos empleando los mismos medios técnicos, en un espacio físico determinado), en forma de "lonchas" ("slices" en inglés) o capas de servicio que responden a ciertas utilidades y que por su diferente valor añadido cuando se ofrezcan por los operadores, previsiblemente al mismo cliente, normalmente tendrán un precio diferente. Esta versatilidad de las condiciones de servicio de 5G permite dar respuesta a dos tipos de conectividad que hasta ahora tenían importantes limitaciones, las llamadas comunicaciones ultra-fiables de bajo retardo ("uRLLC", por su acrónimo en inglés) y las comunicaciones masivas entre dispositivos autónomos ("mMTC" por el suyo), que hacen posible en el primer caso la utilización de capacidades de realidad aumentada y realidad virtual para la ejecución de tareas complejas y con un volumen elevado de información que o bien demanda un conocimiento exhaustivo de la misma imposible o difícil de adquirir (por ejemplo, respecto de las especificaciones técnicas de equipamientos complejos, para la realización de tareas de inspección o mantenimiento por una persona, conforme a una guía actualizada y disponible en remoto), o bien exige una práctica actualización de la información asociada a las tareas ejecutadas para la ordenación de las actuaciones subsiguientes, mediando cálculos o análisis de datos generados en semejantes procesos y que son tratados de manera inmediata).

En cuanto a las comunicaciones entre dispositivos, se trata de un avance notable en la gestión eficiente del tráfico en entornos de alta densidad, con velocidades que permiten la generación de instrucciones a las máquinas conectadas ("robots"), en cadenas de fabricación y montaje o instalaciones logísticas automatizadas (desde las grúas en puertos a la conectividad de vehículos autónomos para la distribución física, como los "drones").

Con estos nuevos tipos de comunicaciones móviles se da respuesta a requerimientos concretos de altísima precisión en la geolocalización de dispositivos en movimiento y en la disponibilidad de una conectividad ininterrumpida para la realización de actividades críticas que abren el camino para la operación autónoma de máquinas con supervisión remota, en una respuesta contemporánea a la "destrucción creativa" de que escribió Joseph Schumpeter y acercando el día en que la programación de las máquinas -como los vehículos de transporte de recorrido variable (terrestres, colectivos o particulares) y toda una variedad de equipamientos médicos de diagnóstico y tratamiento gestionados aplicando reglas de inteligencia artificial-, altere probablemente de manera irreversible la instrucción, el trabajo y en consecuencia la forma de vida de un número creciente de personas. Tal vez donde mejor se describen las posibilidades y perspectivas de impacto de 5G en el modelo productivo actual sea en el documento de Enero de 2020, pero aún vigente, de McKinsey & Company "The 5G Era", cuyos autores son Ondrej Burckacky, Stephanie Lingemann, Markus Simon y Alexander Hoffmann.

La última tecnología de radio asociada a 5G incorpora múltiples posibilidades en lo que se refiere a la diferenciación de requisitos de rendimiento para usos particulares

Junto a las nuevas posibilidades de servicio que ofrece 5G SA, los operadores móviles virtuales, o sea aquellos que utilizan las redes de otros operadores con red propia y en ocasiones también facilidades de facturación y de gestión de clientes, que forman la gran mayoría de las marcas de servicios móviles y que no obstante representar sólo cerca del 6 por ciento de los accesos móviles en España están continuamente arrebatando clientes a los tres operadores de red (Movistar, Orange, Vodafone) -como demuestra el hecho de que en Marzo estos últimos perdieran en números redondos 97.600 clientes frente a los 98.200 ganados por los operadores virtuales Avatel, Digi y MásMóvil-, probablemente diseñarán y ofertarán diferentes productos de servicios que aprovechen la adecuación de las capacidades técnicas de la red empleada con perfiles de uso variados y ajustados no solo a parámetros de franquicias de datos y precio si no además a velocidad (especialmente "de subida"), memoria externa propia (el fenómeno de las "nubes" actualmente asociadas para los usuarios de telefonía móvil al sistema operativo de su dispositivo, o sea "Google Drive" o "iCloud") y en consecuencia con un compromiso de calidad y tarifas acordes, que demandan la adaptabilidad de plataformas y agilidad de gestión que distinguen a los operadores virtuales. Estos últimos, junto al crecimiento de su cuota buscan una diferenciación que les haga eventualmente atractivos como posibles adquisiciones por parte de los operadores de red, que sufren además de una contracción de sus bases de clientes una progresiva pérdida de eficiencia y generación de caja operativa por la reducción de su escala.

Parece probable que a la anunciada concentración de Orange y MásMóvil, el segundo operador de red y el primer operador virtual, sigan otras posibles transacciones, que permitan mantener la creatividad de servicios y la competitividad de costes que exigen el escenario actual de competencia en el mercado residencial, 5G SA ampliamente extendido ya entrado 2023. Además, pensando en el mercado institucional y de empresas, la implantación de redes móviles "a medida" supone ya (a finales de 2021 se contaban más de 1.000 despliegues de este tipo en todo el mundo, sumando más de 350 en los últimos doce meses, según el Omdia Private Network Intelligence Service citado por Accedian en el "5G Network Strategies Operator Survey 2022) el desarrollo de modelos heterogéneos de redes móviles privadas 5G, físicas, virtuales o híbridas, que persiguen batir a la oferta de Wi-Fi en base al caudal de datos potencial, la seguridad asociada al uso de una frecuencia pública licenciada (de la que de momento solo los operadores de red son cesionarios) y los propios atributos de invulnerabilidad de la nueva radio 5G y la adecuación a requisitos de negocio o servicio público de las características de 5G SA comentados más arriba.

La compleja topología de red 5G que emergerá de la co-existencia de despliegues abiertos y dedicados y nuevos patrones de relación entre operadores de red, operadores virtuales y clientes finales quizás dé un nuevo contorno a la figura (a efectos de la regulación de términos de relación con los proveedores de servicios de telecomunicaciones móviles a usuarios finales) de los operadores mayoristas, que habrán de combinar la capacidad financiera adicional que exigirá la nueva capilaridad del acceso para dar respuesta a las funcionalidades avanzadas de 5G ya descritas, incluso mediante contratos de largo plazo con gestores de infraestructuras de telecomunicaciones, como Cellnex o American Tower, y el empleo eficaz de recursos de inteligencia artificial en sus tareas de planificación, despliegue, operación y optimización, con una metodología basada en la constante actualización de los algoritmos para la toma de decisiones, con un enorme número de insumos para superar umbrales mínimos de rentabilidad en un escenario de tipos de interés al alza, como predijeron a finales de Septiembre del año pasado -en un contexto de negocio mucho más estable- los analistas de Bain & Company, Herbert Blum y Darryn Lowe en "AI=ROI: How artificial intelligence is (already) solving the 5G equation".

También es importante recordar que a diferencia de las tecnologías móviles precedentes, la radio de 5G se emplea en frecuencias con características muy dispares de propagación, atenuación y estabilidad. Así, la banda "baja" (en torno a 700 MHz) es idónea para cubrir un amplio territorio en medios rurales, con una latencia o retardo que mejora a 4G y sirve por ejemplo para el vídeo personal en movilidad pero no para usos que demandan mayor ancho de banda. La banda "media" (alrededor de 3,6 GHz), ya en uso en España en zonas de la mayoría de las poblaciones con más de 30.000 habitantes, ofrece una mejora perceptible de rendimiento respecto a la tecnología anterior y posibilita los rendimientos exigidos por algunos casos de negocio que se basan en la mencionada "versión 16" de la nueva radio 5G, especialmente en 5G SA, aprovechando buena parte de la infraestructura pasiva (emplazamientos, soportes físicos, acometidas eléctricas) de 4G. Finalmente, la banda "alta" (asociada a 26 GHz), cuya subasta pública se espera más adelante este mismo año, supone batir singularmente la velocidad de los accesos de fibra óptica, eso sí, en circunstancias "ideales", toda vez que el enorme ancho de banda asociado sólo puede ser aprovechado si el haz lumínico, de corto recorrido, está libre de interferencia, lo que en términos prácticos supone un desafío que previsiblemente solo puede salvarse mediante la posibilidad de replicar dicho haz hasta crear una malla de puntos de acceso interconectados, como vienen haciendo con razonable éxito algunos operadores de banda ancha fija inalámbrica ("FWA" por su acrónimo en inglés) en áreas del Oeste de Estados Unidos que por la conjunción de falta de densidad y renta disponible limitada carecen de conectividad de fibra óptica o coaxial.

La tecnología generará nuevas expectativas de negocio entre las empresas que cuentan con grandes parques de equipos autónomos conectados

Además de los planes de lanzamiento y expansión de servicios 5G de los operadores, la nueva tecnología, para que pueda sustituir a 4G demanda la existencia de un catálogo amplio y variado de dispositivos de usuario, que dadas la novedad de los estándares de las sucesivas versiones de radio, la pluralidad de bandas y la heterogeneidad de usos (los micro-sensores serán, por ejemplo, imprescindibles para la implantación de 5G en la nueva "industria 4.0"), todavía es limitado, como consecuencia de las dificultades aún existentes en la cadena de suministros de los fabricantes de microprocesadores y de la carencia de prototipos de éxito en nuevos usos, que vendrá previsiblemente a remediarse al menos en parte con las conclusiones de los diez pilotos 5G en marcha, con la ayuda financiera del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y que mostrarán el estado de la tecnología en su aplicación práctica a finales de 2022.

En efecto, la gestión en tiempo real del inventario de dispositivos conectados ha sido identificado como un elemento determinante de cualquier despliegue de 5G a medida, lo que sin duda generará nuevas expectativas de negocio entre las empresas que cuentan con grandes parques de equipos autónomos conectados (electricidad, agua, sanidad pública), con soluciones como la plataforma para "Internet de la Cosas" ("IoT" de su acrónimo en inglés) IMPACT de Nokia, en la actualidad tal vez la más completa.

El caleidoscopio de posibilidades de servicios que abre 5G SA se completa con la integración de la computación "de proximidad" o "al borde" (del inglés "edge-computing"), que es un elemento determinante en la inmediatez de la disponibilidad de los datos en tareas críticas, como algunas al inicio de estas líneas. No se trata de un procesamiento de datos al uso, si no más bien de tratar de dotar a nodos de comunicaciones de tamaño discreto de algunas de las capacidades asociadas a los centros de procesamiento de datos de mayor porte -dominados por los titanes de Internet, que son ya actores principales en la conformación del nuevo ecosistema de 5G-, en un proceso de integración de elementos físicos e intangibles que une la accesibilidad del protocolo de Internet y la ingenuidad de los desarrollos a medida, fiados del poder transformador de la economía global que auguramos a 5G, que ha venido para renovar de raíz el panorama de las telecomunicaciones móviles aplicadas resueltamente a la digitalización de los negocios.

Alberto Horcajo es Co Fundador de Red Colmena

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin