Empresas y finanzas

¿Qué sectores han subido ya sus precios y cuáles lo harán próximamente?

  • El coste medio de un vehículo se ha elevado en 3.378 euros en tres años
  • La logística ya ha aumentado sus precios y no descarta volver a hacerlo

El aumento de costes sigue al alza y no parece que vaya a frenarse en el corto plazo. Tras meses en los que la inflación ha golpeado a todos los sectores, la invasión de Ucrania por parte de Rusia ha dado la puntilla a mercados como el del transporte o la automoción que se enfrentan, además, a otros problemas como la falta de ciertas materias primas y su consecuente aumento de costes. Los fabricantes de automóviles llevan meses trasladando estos incrementos a los precios que pagan lo usuarios finales. En cambio, en el transporte están divididos y mientras algunas empresas, como las de la logística, ya han optado por aumentar los precios de sus servicios, otras como el transporte público o los taxis no pueden hacerlo por ahora y deben esperar al trabajar en un mercado regulado.

¿Quién lo ha hecho ya? ¿Qué otros sectores lo harán? ¿Quedará alguno que decida no repercutir el alza de costes al consumidor? Los fabricantes del sector del automóvil lleva ya varios meses con los precios al alza. El incremento de las materias primas, los cuellos de botella y la escasez de semiconductores ha sido una constante en la industria automovilística desde que terminó el confinamiento para contener la pandemia. Y no se trata de un problema de demanda, sino de oferta. Las automovilísticas se han visto obligadas a detener la producción en sus factorías a lo largo de todo el año 2021 y en el presente año no está previsto que esta situación mejore, salvo en la segunda mitad del ejercicio, donde se prevé una mejor estabilidad de la oferta de semiconductores.

Según datos de la Agencia Tributaria, el precio medio de un vehículo con el impuesto de matriculación en 2021 se situó en los 20.472 euros, lo que supuso un incremento del 5,8% en tasa interanual. El mismo incremento registrado en enero de este año -últimos datos disponibles- el coste medio de un vehículo con el impuesto de matriculación se ha situado en los 21.189 euros, un 5,8% más frente al mismo mes del año anterior. De esta manera, el coste medio de un vehículo en enero de 2019 ascendía hasta los 17.811 euros, es decir, 3.378 euros menos que en la actualidad.

Las matriculaciones de vehículos, por su parte, cerraron el año pasado plano con tan solo un crecimiento del 1%, hasta las 859.477 unidades matriculadas. En los dos meses que van de año, las ventas han crecido un 4,2% en tasa interanual. No obstante, si estos datos se comparan con los de 2019, último año antes de la pandemia, las ventas de vehículos caen un 46,2%, ya que se venden 89.767 vehículos menos que entonces.

Si a todo esto se le suma el incremento del coste del carburante, la situación es más incierta que nunca para el sector. En el caso de la gasolina de 95 octanos, el precio medio se sitúa en los 1,679 euros por litro, lo que supone un incremento del 29,8% y de 0,38 euros el litro. Lo mismo ha sucedido con el gasóleo, cuyo último precio se ha situado en los 1,581 euros por litro, un 34,7% más en tasa interanual y de 0,40 euros más por litro que hace un año. Una situación que lejos está de solventarse debido a los incrementos del crudo por la invasión de Ucrania por parte de Rusia. Los propios responsables de los principales consorcios automovilísticos ya han advertido de esta situación. Así, el consejero delegado del Grupo Volkswagen, Herbert Diess, explicó en una entrevista al Financial Times que "los cortes en las cadenas de suministro mundiales podrían provocar enormes subidas de precios, escasez de energía e inflación. Podría ser muy peligroso para las economías europea y alemana".

Así, el Índice de Precios de Consumo (IPC) de los automóviles registró en febrero su subida interanual más alta desde abril de 1996, cuando se elevó al 4,9%, con una progresión del 4,7%, aunque se sitúa por debajo del IPC general, que elevó su tasa interanual 1,5 puntos, hasta el 7,6%, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). En los dos primeros meses del año, el precio de los automóviles experimentó un aumento del 3,1%, mientras que registra una subida del 0,9% en la variación mensual.

Tampoco se salvan de este alza de precios las motocicletas. Estos vehículos acusaron un incremento del precio en febrero de un 3,4% interanual y de un 1,6% en comparación con el mes anterior y de un 1,2% de variación intermensual.

En el lado de los servicios, han empezado subir los precios las compañías que prestan servicios de VTC en las grandes capitales de provincia. En la última semana, estas empresas han respondido a la demanda de los propietarios de las flotas que pedían un aumento de precios en respuesta al crecimiento de los costes. En concreto, y según ha podido saber elEconomista, alguna de estas compañías ha decidido aumentar sus precios en hasta un 30%. Otras han optado por incrementar un precio fijo a todos los viajes, independientemente del número de kilómetros que se realicen.

Por su parte, los servicios de taxi, al estar regulados no pueden subir los precios libremente, pero, por ejemplo, en el caso de Madrid, decidieron hacerlo a principios de año. Fue entonces cuando incrementaron varias de sus tarifas en un 1,4%, cifra que se queda ahora muy lejos del 7,6% que marcó el IPC en febrero.

Debido a la regulación, tampoco pueden incrementar los precios de sus billetes las compañías de autobús que están sujetas a concesiones públicas, si bien desde las empresas pujan por compensar los aumentos de costes a través de elevar el precio de los billetes cuanto antes para evitar que la compañía siga teniendo que hacerse cargo de los mismos y estos sigan ahogando sus balances.

También han subido ya los precios de sus servicios las compañías de logística que crecen sin parar con el auge del comercio electrónico. Pese a que gran parte de los contratos de este segmento se negocian directamente entre la compañía que presta el servicio y la que lo requiere, fuentes del sector apuntan a que tras una subida de precios que se produjo al finalizar la campaña de Navidad, las compañías preparan nuevos incrementos. Además, el Real Decreto Ley que sirvió para desconvocar el paro patronal justo antes de Navidad, les permite traspasar el auge de los combustibles a los cargadores, por lo que esto se irá haciendo a medida que vayan subiendo.

También subieron a principios de año los peajes. En concreto, los de aquellas autopistas dependientes del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana actualizaron sus tarifas para 2022 siguiendo el IPC de entonces, es decir, aumentaron un 1,97% con respecto a 2021. Otro de los sectores clásicos que sube los precios cada inicio de año es el postal y este año no iba a ser menos. En este sentido, el 1 de enero de 2022 el sello para el envío de cartas y tarjetas postales a destinos nacionales pasó de costar 0,65 euros a 0,7 euros, 5 céntimos más que en 2021. En cambio, si la carta es certificada el aumento va desde los 4,15 euros a 4,50 euros, es decir, un 8,4% más caro.

No subirá por ahora el transporte público urbano que esté integrado en consorcios de transporte, como es el caso del de Madrid, ya que deberían ponerse todos los medios de transporte de acuerdo y se trataría de una decisión de las administraciones públicas. En este sentido, Metro de Madrid denunció esta misma semana que su factura de la luz se había visto multiplicada por cuatro en lo que va de año, por lo que no descarta recortar la frecuencia de trenes, según señaló la presidenta de la empresa pública, Sonia Roldán, ya que no puede decidir directamente sobre el precio de los billetes.

comentariosicon-menu4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments

Comentarios 4

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

ca
A Favor
En Contra

Si el dinero va Rusia, bien, si se queda aquí, entonces son las bombas las que llegan aquí.

Puntuación -5
#1
navegante, libertad para viajar, y para el ocio y el trabajo
A Favor
En Contra

Los autónomos del transporte son los verdaderos tontos de la película, y cuando el gobierno que tenemos mira para otro lado ante la demanda y necesidades que estos tienen su respuesta es vamos hacer esto y lo otro.

Y esto es nada, y lo otro es menos.

Y por no hacer nada, se merecen una huelga que desde luego España no se merece, pero arruinarse trabajando no se lo merecen ni agricultores, taxistas, ni los pequeños comerciantes y menos esos camioneros que no ven en muchos días a su familia.

Por eso yo desde aquí reveindico que nunca mais un gobierno que solo está por la foto, los españoles y españolas nos merecemos algo mejor, no estos gobiernos que detrás de una ruina nos traen otra.

Puntuación 5
#2
TODOS
A Favor
En Contra

TODOS los sectores tendrán que subir los precios, y por desgracia, miles de empresas tendrán que cerrar.

Puntuación 6
#3
HUELGA GENERAL!!!!!!!!!!!!!
A Favor
En Contra

Hay que subir los salarios en la misma cuantía que la inflación, que va ya por el 7,6% y el próximo dato será por lo menos de un 10%. Y la inflación real, pues es el doble, un 20%. HUELGA GENERAL!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Puntuación 4
#4