Empresas y finanzas

Las energéticas trocean sus negocios para ganar músculo financiero

Edificio Naturgy. Rafa Martín

El gran volumen de liquidez que manejan los grandes fondos de inversión mundiales está animando a las compañías industriales a plantear escisiones de sus negocios para tratar de acelerar su crecimiento y mejorar su valoración. Son muchos los ejemplos en los que se ha demostrado que la separación de las unidades de negocio permite una mayor eficiencia de la gestión de los mismos, aunque también los hay de lo contrario. Descarga la nueva edición de elEconomista Energía

Una de las operaciones más recientes es la anunciada por Naturgy hace tan solo unas semanas. El consejo de administración de la gasista ha decidido su escisión en dos empresas dentro del llamado proyecto Géminis para impulsar su valoración en bolsa y otorgar una mayor liquidez a sus accionistas. Una decisión histórica que supondrá que la división de Naturgy se convierta en una de las mayores operaciones realizadas en España por valor de empresa, ya que se repartirá una sociedad con un valor de 40.000 millones de euros (13.000 millones de deuda y 27.000 millones de capitalización). La operación se espera que pueda cerrarse durante este año.

La empresa Géminis 1 (Naturgy Networks) estará formada por los negocios dedicados a la gestión de infraestructuras reguladas de distribución y transporte de energía. Esta empresa contará con una base de activos de 155.000 kilómetros de redes de electricidad, 135.000 kilómetros de redes de gas natural y 16 millones de puntos de conexión. La empresa Géminis 2 (Naturgy MarketsCo) se ocupará de los negocios liberalizados, que comprenden el desarrollo de las renovables, la cartera de clientes de energía y servicios asociados, el parque de generación convencional que asegura el suministro energético y la gestión de los mercados mayoristas de energía. Con unos objetivos a 2025 de 25 GW de capacidad de generación eléctrica instalada (14 GW de renovables y 11 GW de generación convencional), 11 millones de clientes y una cartera diversificada de aproximadamente 290 TWh de aprovisionamientos de gas. Ambas compañías estarán cotizadas y contarán con la misma estructura accionarial que en la actualidad tiene Naturgy, es decir, Criteria seguirá siendo titular de un 27% de las acciones, CVC y GIP tendrán el 20% cada una, IFM el 12% del capital y, el resto, free float.

El nombramiento de Arturo Gonzalo Aizpiri como nuevo CEO de Enagás, coincide con el acuerdo firmado por Hy24 con Enagás para convertirse en accionista de Enagás Renovable y acelerar el desarrollo de su plataforma de proyectos de gases renovables. La inversión de Hy24 -joint venture de Ardian y FiveT Hydrogen- se llevará a cabo a través del fondo Clean H2 Infra Fund mediante una ampliación de capital en Enagás Renovable, obteniendo una participación del 30%. Enagás conserva el 70% restante. Enagás encargó hace casi tres meses a Rotschild la búsqueda de un socio para esta nueva compañía que cuenta con cerca de 50 proyectos de gases renovables en cartera, al objetivo de convertirse en la líder de este sector e incrementar su presencia en la Península Ibérica, Sudamérica y EEUU.

Enel también mueve ficha. La eléctrica italiana ha decidido trocear su filial Enel X. Por un lado, crea Global E-mobility, nueva división dedicada a la recarga de vehículos eléctricos y, por otro lado, mantendrá el resto de áreas en las que trabaja esta compañía. Asimismo, la mayor eléctrica europea ha realizado otra segregación del área Global Infraestructure & Networks para crear Gridspertise, una compañía independiente con el objetivo de ayudar a las empresas de distribución de electricidad de cualquier tamaño y lugar geográfico a implementar soluciones integradas de redes inteligentes para satisfacer las necesidades de los usuarios de la red y los clientes finales de electricidad. La intención de Enel es incorporar este año un socio financiero al capital de Global E-mobility y Gridspertise, con la intención de sacarlas a bolsa en 2023.

Cepsa, por su parte, ha llevado a cabo la segregación del negocio de química y ha iniciado un proceso de venta para encontrar un comprador para esta compañía. La petrolera espera que pueda comenzar a recibir ofertas muy pronto, aunque ya existe un buen número de fondos e inversores industriales interesados en esta área de negocio. En las últimas semanas, Cepsa ha reforzado el organigrama directivo de la compañía con distintos fichajes para dirigir sus dos nuevas áreas de negocio orientadas al cliente energético: Mobility & New Commerce y Commercial & Clean Energies, así como el resto de áreas de la compañía. Esta decisión se enmarca dentro del proceso de transformación y descarbonización de Cepsa, con el objetivo de convertirse en una empresa líder en los negocios de energías bajas en carbono y movilidad sostenible cuando presente su plan estratégico.

Búsqueda de socios

Otro de los ejemplos es Repsol. La petrolera española tiene en marcha un proceso para buscar un socio para su negocio de renovables. La compañía que preside Antonio Brufau se plantea, en un primer paso, incorporar a un accionista para luego poder afrontar una posible OPV que permita que el área de energía limpia alcance los objetivos previstos de rentabilidad. Repsol tiene sobre la mesa un plan de negocio cuyo objetivo es avanzar en la reducción de emisiones netas cero en 2050. Para lograrlo, la compañía invertirá 18.000 millones hasta 2025.

Iberdrola también estudia una posible operación de salida a bolsa de su negocio de eólica marina. La compañía ha logrado crear, a lo largo de los últimos años, una gigantesca cartera de proyectos y podría afrontar la colocación de este negocio valorado en más de 25.000 millones de euros. Ante este logro, la compañía que preside Ignacio Galán está dispuesta a acudir al mercado para poder financiar el crecimiento de este negocio en los próximos años, que requerirá una fuerte aportación de capital.

Elecnor ha contratado a Mediobanca para que busque un socio para su filial de energías renovables, Enerfín. La compañía quiere incorporar a un accionista minoritario para poder seguir financiando su crecimiento. Enerfín participa en 1.227 MW eólicos en explotación localizados en España, Brasil y Canadá, con una producción de más de 3.500 GWh/año capaz de abastecer a más 1,5 millones de hogares y evitar la emisión a la atmósfera de 656.000 toneladas de CO2.

Red Eléctrica refuerza su posición en el sector de las telecomunicaciones con KKR como socio estratégico a largo plazo en Reintel, el mayor operador de infraestructuras de fibra oscura en España. En el marco de la operación, KKR adquirirá una participación del 49% en Reintel por un precio de 971 millones de euros, mientras que el Grupo Red Eléctrica continuará como accionista mayoritario. Esta operación constituye un hito significativo en la ejecución del Plan Estratégico 2021-2025 del Grupo Red Eléctrica, cuyo objetivo principal es el impulso de la transición energética desarrollando las infraestructuras necesarias de la red de transporte incluidas en la futura Planificación 2021-2026.

Otras operaciones

Estos movimientos no se producen solo en España. La italiana Eni, por ejemplo, prepara la OPV de su negocio de renovables, comercialización y movilidad Plenitude, la nueva marca que integra la comercializadora Aldro y las renovables de Dhamma Energy, y en la que la compañía invertirá 5.900 millones durante el periodo 2022-2025 para conseguir que esta spin off sea financieramente independiente de Eni. Plenitude tiene como objetivo alcanzar más de 6 GW de capacidad renovable instalada para 2025, respaldada por una cartera de proyectos visible, con el objetivo de alcanzar más de 15 GW de capacidad instalada para 2030.

La petrolera británica bp vendió a principios de año su negocio petroquímico a Ineos, una de las principales empresas químicas mundiales, por 5.000 millones de dólares (unos 4.450 millones de euros). El negocio petroquímico de bp se centra en dos empresas principales, los aromáticos y los acetilos, cada una de las cuales cuenta con tecnología punta y plantas de fabricación, incluida una fuerte presencia en los mercados en crecimiento de Asia. En total, la empresa cuenta con 14 plantas de fabricación en Asia, Europa y EEUU que, en 2019, produjeron 9,7 millones de toneladas de productos petroquímicos. Ineos, por su parte, cuenta con 180 plantas en 26 países.

La petrolera austríaca OMV está elaborando también planes para dividirse en negocios separados de energía y productos químicos en una estrategia en la que juegan un papel clave Mubadala, principal accionista de Cepsa, y el holding estatal austriaco OeBAG. Al parecer, la compañía ha estado trabajando en una nueva estrategia corporativa que podría presentar en el primer trimestre de 2022. Las operaciones de exploración y producción de energía del grupo, así como los proyectos de renovables, se escindirían en una empresa separada. OMV, con sede en Viena, vendería una participación mayoritaria, probablemente a empresas de capital privado.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin