Empresas y finanzas

Devena (Project44): "Los clientes usarán más tren, vamos a crecer en el ferroviario"

  • "El cliente final sabe dónde está su paquete, pero el cliente B2B no tiene los datos"
  • "El foco será la conexión entre España y China"
Mickael Devena, vicepresidente para el Sur de Europa y LATAM de Project44

La visibilidad de la cadena de suministro es un factor clave para las compañías de transporte. Project44 es una de las firmas que está presente en el mercado y acaba de cerrar una nueva ronda de financiación de 370 millones de euros liderada por grandes inversores como Thoma Bravo, TPG y Goldman Sachs Asset Management. elEconomista ha hablado con Mickael Devena, Vicepresidente para el Sur de Europa y Latam de la compañía, para conocer sus planes.

¿Qué implantación tiene ahora Project44?

Nacimos hace siete años y buscamos dar visibilidad en tiempo real a la cadena de suministro de nuestros clientes y los transportes. Permite hacer predicciones, saber si hay retrasos... y lo hacemos a nivel global. Somos número uno en Estados Unidos y Europa y estamos desarrollándonos en Latinoamérica en este momento, también en Australia, China y Japón. Hacemos el seguimiento en más de 165 países. Damos visibilidad global y multimodal, camiones o paquetes, terrestre, tren, marítimo y aéreo.

¿Cómo se lleva a cabo esta labor en un sector tan fragmentado como el transporte?

Hay muchos desafíos en el transporte. Por ejemplo, a nivel terrestre hay mucha fragmentación y mucha subcontratación. A nivel marítimo tenemos 60 o 70 empresas globales y están cubiertas, con mucho trabajo que hacer porque no hay que creer lo que ellos dicen, por eso tenemos contacto directo con las compañías para incorporar tecnología y ver si los datos que aportan son correctos. Esto a nivel terrestre es más complicado, por eso hemos desarrollado una solución para aportar a una empresa que hace B2B las mismas soluciones que cuando se compra un libro en Amazon. El consumidor final sabe cuándo va a llegar a casa el paquete, puede escoger horarios, y tener información de retrasos, y el B2B no sabe nada, ni dónde está el camión, cuando va a llegar y debe tener esta información en tiempo real.

¿Qué implantación tienen en España?

Tenemos equipos en Madrid, Barcelona y Tarragona. Cuando llegué a la compañía hace dos años, éramos a nivel global 165 personas. Hoy somos más de mil y vamos a incrementar el equipo en más de 500 personas en seis meses. En este proyecto, vamos a reforzar nuestra presencia en Europa -donde somos unos 400-, en Latam y en Asia. De las 500 personas, 150 serán en Europa. Tenemos equipos que no están basados en España pero sí se encargan de España, son españoles que viven en Ámsterdam, Polonia, Dinamarca o Alemania.

Por mercados, ¿cuál es el más complicado para entrar?

China. Para solucionarlo hemos hecho un acuerdo con una empresa china. No podíamos trackear los datos porque el Gobierno chino no quería. A nivel técnico, era más complicado pero con este acuerdo, ya funciona. Si la pregunta me la hubieras hecho hace dos años, te hubiera dicho que Italia o España por las pequeñas empresas de transporte, que tienen solo uno o dos conductores, y es complicado entrar. Hay que tener en cuenta que vamos a conectarnos a las cajas negras del camión, un radar, el IoT... y los conductores hace 2 o 3 años tenían miedo de tener una policía a bordo. Los clientes no quieren saber qué está haciendo el conductor, quieren saber dónde está el camión con el pedido y si va a llegar a tiempo. Con el Covid y el Brexit ha cambiado mucho la forma de pensar, sigue, porque es un sector que ha funcionado siempre así, pero entienden la importancia de la tecnología. A día de hoy está complicado Rusia, por los datos, pero sí hacemos seguimiento para clientes allí. Somos la solución de tracking terrestre de Amazon en Europa, sin la última milla, para la que tienen su propia tecnología, pero sí entre centros logísticos. Son más de 3 millones de camiones cada año para ellos, 265 empresas de transporte y más de 7.000 subcontratistas. Amazon no puede hacerlo sin nosotros, son seis niveles de subcontrata.

¿Qué retos se encuentra Project44 en España?

La mentalidad de no dar visibilidad a lo que se está haciendo, mismo problema que en Francia e Italia. La idea de no quiero tener una segunda policía. Ha habido avances. A día de hoy, tenemos Pepsi como cliente, con su división de supply chain basada en Barcelona, y la mayoría de sus empresas de transporte en España son muy pequeñas, con 2 o 3 camiones. Hemos conseguido un nivel de seguimiento muy alto a través de la aplicación móvil. Lo que queremos hacer es darnos a conocer, hay empresas que no saben ni que se pueden hacer estos seguimientos y que ya está disponible. Ya tenemos clientes como El Mosca, Desigual o El Corte Inglés.

A nivel financiero, ¿cómo cerró el ejercicio?

El crecimiento de las ventas ha sido del 175% a nivel mundial y del 447% en Europa, una facturación de más de 100 millones de euros.

¿Qué perspectivas tienen para este 2022?

La idea es terminar el año con unos 150 millones de euros de facturación a nivel global.

¿Cuáles son los siguientes pasos?

Hemos hecho que una empresa que estaba muy centrada en EEUU y que en 2019 representaba casi un 80% del negocio, pase al 50% y baje más durante 2021. La idea es que en dos o tres años, EEUU represente solo un 25%. China va a tomar un volumen de entre el 30 y el 35%, Latinoamérica alrededor del 15% y Europa, entre el 25-27%. Para conseguirlo, el fundador dijo que iba a costar unos 800 millones de dólares. Cuando llegué teníamos de nuestro inversor 140 millones y al final con varias rondas en estos dos años, hemos crecido: 100 millones más en diciembre de 2020, 240 en mayo y 420 la semana pasada. Nosotros queremos hacer la red entre todos los transportistas para que al final nadie piense cómo funcionan las cosas, solo piensen en ver cómo está su pedido y cuándo va a llegar.

¿Qué inversiones plantean?

El objetivo es expandirse a nivel ferroviario, que es donde no tenemos tanta implantación, con el foco en la conexión entre China y Europa. Vamos a comprar una empresa que ya hace eso para poder desarrollarnos. Será en el primer semestre. También queremos acelerar la parte de conocimiento dentro de España, Portugal e Italia.

La unión de China con Europa es uno de los retos del sector...

Exactamente. Nosotros podemos hacer seguimiento de contenedores y barcos entre China y Europa, también camiones, pero cada vez nuestros clientes van a utilizar más el tren y tenemos que dar visibilidad sobre ello. Tenemos que ser multimodal. Vamos a tener un camión desde la fábrica en China que va al tren, pasará por Rusia, llega a Europa y cogerá otro. Lo trackearemos.

Estamos viendo operaciones corporativas en el sector, ¿se seguirá consolidando?

Sí, por supuesto. No hay muchos actores que hayan tenido grandes inversiones. La totalidad de las inversiones de los tres o cuatro grandes competidores son menos de 400 millones de dólares, menos del 50% de lo que hemos hecho. Somos el único con presencia en muchos continentes. Si un transportista trabaja con una empresa, para las demás es difícil llegar a él.

¿Creen en el crecimiento inorgánico?

Creemos que si una tecnología es buena y nos puede ser útil e incorporarla, es una buena opción. Hace unos meses compramos Ocean Insights y dos meses después el número dos en el mar. Cada una tenía una tecnología que daba valor. La calidad de datos nos hace número uno. Google nos tiene como fuente.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin