Empresas y finanzas

La captación de fondos de capital privado en España se acelera en máximos de liquidez

  • Las gestoras españolas cuentan con 5.000 millones para nuevas inversiones
  • El inversor nacional sigue siendo la principal fuente de los nuevos recursos
  • Nuevo máximo histórico de recaudación en 2021 con 2.584 millones, un 21% más
Arriba, a la izda., Antonio Giménez de Córdoba (Seaya), Isabel Rodríguez (KWM), Manuel Zayas y Mariano Olaso (Embarcadero), María Sanz (Yielco), Borja Martínez (Abac), Gonzalo Fernández-Albiñana (Ardian) y José González-Aller (KPMG)

Los ciclos, por naturaleza, tienen principio y fin, pero el capital privado lleva años de intenso dinamismo y expansión en España sin visos de ralentización. Buena prueba de ello es la aceleración del fundraising (captación de nuevos fondos) por parte de las gestoras nacionales, que ha registrado un crecimiento del 21% en 2021, marcando un máximo histórico en 2.584 millones según la patronal ASCRI. La elevada actividad de recaudación de los últimos años hizo pensar en un posible final de ciclo, pero la elevada liquidez de los inversores (LPs en la jerga), los bajos tipos de interés y la atractiva rentabilidad del private equity frente a otros activos, junto a los Programas de Fondos de fondos públicos Fond-ICO Global (Axis) e Innvierte (CDTI) juegan a favor de esta creciente captación de recursos y de la salud del sector.

Las perspectivas para 2022 siguen siendo positivas según los expertos consultados por elEconomista, pese a que los fondos españoles todavía cuentan con 5.000 millones de euros disponibles para invertir en empresas españolas, rozando el récord histórico de 2008 (5.380 millones). Mariano Olaso y Manuel Zayas, socios fundadores de Embarcadero Private Equity, detallan el doble motivo de esta tendencia positiva. "Los inversores institucionales necesitan encontrar retornos atractivos en un entorno de tipos negativos y, en general, ya cuentan con experiencia acumulada en el activo, que ha dejado de ser alternativo para convertirse en "mainstream", es decir, imprescindible en las carteras de los fondos de pensiones y compañías de seguros españolas o extranjeras, fondos públicos y particulares, así como de grandes patrimonios.

En busca de retornos

El capital privado "ofrece una rentabilidad elevada con un riesgo contenido", explica Gonzalo Fernández, managing director-BuyOut Fund en Ardian. "A medida que la industria del private equity ha madurado y se ha perfeccionado, también ha ganado en liquidez, históricamente una de las "pegas" de este activo. Respecto a la comparativa con la rentabilidad que ofrecen los índices bursátiles, es superior y la volatilidad es menor", añade.

La elevada liquidez de los inversores, los bajos tipos de interés y la atractiva rentabilidad del private equity juegan a favor

Este año veremos numerosas gestoras comercializando nuevos fondos en el mercado, según avanza Isabel Rodríguez, socia de private equity de King & Wood Mallesons. "También firmas de nueva creación lanzando sus productos.  Las cifras de concurrencia de la decimocuarta convocatoria de FondICO Global en sus diferentes estrategias, con Abac, Artá, Diana, Nazca y Portobello, entre otras, seleccionadas en capital expansión y, en venture capital, como Alter, Athos, Bonsai, Bullnet y Swanlaab, son una clara muestra de esta actividad", confirma Rodríguez.

El capital privado ha pasado de unos allocations bajos y erráticos dentro de las carteras de los inversores institucionales y familias a ocupar programas de inversión cada vez más "generosos" y estructurados", muestra de su madurez. Los socios fundadores de Embarcadero Private Equity creen que el éxito del fundraising "seguirá creciendo mientras persistan los bajos tipos de interés, la volatilidad de los mercados bursátiles y el perfil riesgo-retorno siga siendo atractivo". Maria Sanz, managing director de Yielco Investments, la gestora alemana de inversiones alternativas con 7.300 millones de euros bajo gestión, matiza que, como suele ocurrir en entornos de incertidumbre, los inversores se han focalizado en estrategias de grandes buyouts y en fondos más diversificados. Cada vez más gestoras extranjeras invierten en nuestro país, por lo que "los inversores instituciones europeos necesitan menos exposición a España a  través de los fondos locales", advierte. "Probablemente España y los fondos nacionales (country funds) estén recibiendo menos capital (allocation) que en épocas de crecimiento, cuando los inversores son más proclives a buscar estrategias de inversión más enfocadas o de nicho", añade.

Los grandes fondos paneuropeos e internacionales levantan billones de dólares, pero para los españoles el reto sigue siendo más complejo

En cualquier caso, lo más complicado en cualquier proceso de captación de nuevos fondos es siempre realizar el primer cierre. Muchos inversores prefieren incorporarse al vehículo cuando han visto suficiente masa crítica y, por tanto, el éxito de la colocación está garantizado. Así lo confirma Abac Capital, que este año cerrará su segundo fondo de 350 millones de euros con una primera inversión, en OB Cocinas, ya en cartera. "Hay muchísima liquidez y el asset class está más aceptado, pero para un fondo español el fundraising no es tan fácil como pueda parecer en los titulares de la prensa. Los grandes fondos paneuropeos e internacionales levantan billones de dólares, pero para los country funds españoles el reto sigue siendo más complejo pese a que, en general, el retorno ha sido bueno".

Venture capital en récord

El creciente apetito inversor por el venture capital ha sido la gran noticia del 2021, un año récord para los fondos que invierten en startups (40% del total captado). Cifras sin precedentes que, según los expertos, marcan el comienzo de lo que está por venir. La gestora española Seaya Ventures ha cerrado su tercer fondo con sobresuscripción y en el  tope máximo de 165 millones gracias al apoyo recurrente de sus inversores. "Hitos importantes en nuestro portfolio como la salida a bolsa de Wallbox a través de una SPAC o rondas importantes como las de Glovo o Clarity son buenas noticias que animan a los inversores", explica Antonio Giménez de Córdoba, socio de Seaya Ventures. 

¿Y las gestoras emergentes?

Para las gestoras poco consolidadas o "emergentes" y los fondos inaugurales y de nueva creación (first time funds) el hito clave es atraer a los primeros inversores para realizar un primer cierre de sus vehículos. Sin duda, estas firmas son las que más están sufriendo para captar fondos ante la complejidad de completar un proceso de due diligence y de apostar por nuevos equipos nuevos sin reunirse, como confirma José González-Aller, socio responsable de private equity de KPMG en España. "El fundraising por Zoom ha funcionado sobre todo con inversores institucionales que repiten, con experiencia y conocimiento previo de los gestores, pero no ha sido tan eficiente para atraer nuevos inversores. Muchos quieren conocer a los gestores en persona antes de confiarles su capital".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin