Empresas y finanzas

Del coche que cambia de color a la chaqueta que abraza en el metaverso

  • El fundador de Robots4Human y del Club del Futuro apunta las tendencias del último CES
Camiseta háptica de la startup malagueña Owo permite sentir los impactos de los videojuegos

El evento tecnológico más influyente del mundo, el CES (Consumer Electronic Show), se volvió a dar cita la semana pasada en Las Vegas para mostrarnos la tecnología que teóricamente invadirá nuestras vidas, eso sí, sin saber una fecha cierta.

Nuevamente descafeinada, en este caso no por realizarse exclusivamente online, sino por el impacto del Omicron en alguno de los principales actores del panorama, como Meta, Amazon, Twitter, Google o Microsoft, que anularon su presencia, la feria sacó músculo con las innovaciones procedentes de más de 2.000 empresas, representando iniciativas que siguen buscando expandir y monitorizar al humano, tanto a las manos de un volante como con gadgets de última generación y a velocidad cuántica.

Pero si alguna palabra ha sido la protagonista, esa ha sido metaverso. Diría que las otras palabras que ha estado más presente en todos los productos presentados y ponencias realizadas, son 'precisión' y 'monitorización', que, hasta cierto punto, han pasado a sustituir la palabra Smart (Inteligente), de la que ya se da por hecho en todas las innovaciones, sino mal iríamos.

A diferencia de otras ediciones, la robótica ha pasado a un segundo plano, donde los desarrolladores siguieron intentando conquistar el miedo de los humanos a los robots. A pesar de ello, Ameca, el robot de gestos hiperrealistas, diseñado por Engineered Arts o el robot multi-funcional Beonmi 1.0, coparon gran parte de las miradas. En cualquier caso, me adentro en extraer señales y pronósticos de la feria, resumidos en siete mercados potenciales de inversión para todo aquel que desee invertir en la disruptiva economía del futuro:

Realidad Virtual

Recuerdo la imagen de Mark Zuckerberg en su visita al MWC de Barcelona en 2016, donde empezó a hacer énfasis de la Realidad Virtual e incluso, los que estábamos en aquella sala, teníamos puestas nuestras gafas de RV por gentileza de Samsung. Muchos salimos de la sala convencidos de que dicha tecnología había venido para quedarse, aunque el pronóstico ha necesitado de cierta madurez. Seis años después, los visores de realidad virtual han mejorado cada vez más, pero es seguro decir, en este punto, que la adopción de la realidad virtual será...gradual, siendo el resultado de mil pequeños pasos y no de una sola gran cosa como muchos soñábamos.

El año 2022 podría marcar el primer año en el que los inversores, después de décadas de decepción, consideren más seriamente las gafas y cascos de realidad virtual. Este avance poco a poco se mantuvo este año en el CES. Hubo muchas noticias y presentaciones de realidad virtual, ninguna de las cuales hizo templar la tierra, pero sí un paso más en la progresión. La vida en la realidad virtual ya no se siente como el futuro. Se siente como un pasado del cual ya nos rendimos.

Metaverso

En plena lucha activa de Elon Musk desprestigiando el Metaverso y asegurando que prefiere usar microchips implantados en el cerebro que gafas de realidad virtual, el metaverso ha resultado impermeable a esta ola de críticas y ha estado presente en casi todas las partes del CES. Eso sí, buena suerte definiéndolo. Aun así, para muchos, los parámetros ya son lo suficientemente claros como para proyectar una gran demanda de ciertos productos.

Este año, los pasillos del CES pueden haber estado bastante desprovistos de vida humana, pero por el aspecto de las cosas, uno no podría caminar unos pocos pasos sin tropezar con el metaverso. Ya no es una moda pasajera, sino una tendencia bien establecida del futuro.

El metaverso, un mundo digital alternativo que utiliza hardware de realidad virtual, transmisión de video, videoconferencia y redes sociales para crear un hiperrealismo, ha visto en esta edición que es factible conectarlo con el mundo real. Es posible que nuestras piernas no nos acompañen al metaverso, pero sí que podamos replicar el clima cambiante. Shiftall, con sede en Japón, está desarrollando un dispositivo portátil de refrigeración y calefacción de realidad virtual, llamado Pebble Feel, que te permite sentir la temperatura que experimentarás en el metaverso.

De la misma forma, y con sello español, la startup Owo, ha ideado una chaqueta equipada con sensores que permite a los usuarios sentir abrazos o incluso golpes en la realidad virtual, obteniendo así una experiencia más realista del metaverso. ¿Qué es el metaverso si no puedes sentirlo? .

NFT (Token No Fungibles)

En términos de criptoeconomía, y el futuro del blockchain, en el transcurso del CES han aparecido dos productos singulares. El primero de ellos, que combina tecnología del pasado (televisores) con tecnología del futuro (NFT). Samsung ha presentado su propia app que vendrá integrada en sus nuevos modelos de Smart TV donde podrás visualizar las obras en formato NFT que tengamos en nuestro poder.

Netgear Meural Canvas II o el Atomic Form Wave son dos dispositivos desarrollados exclusivamente para mostrar NFT y arte digital en general, como si tuvieras un cuadro interactivo. Muestran obras de arte NFT programables, que se actualizan durante el día. Además, te permite seleccionar tu obra de arte según el estilo, la temporada, hora del día o estado de ánimo.

Como CES es una oportunidad para tomarle el pulso a la industria tecnológica en general, también es una oportunidad para echar un vistazo a las tecnologías emergentes, como las mencionadas anteriormente, y lo que vendrá de ellas. Este año definitivamente hemos recibido muchas noticias relacionadas con la tecnología blockchain, pero entenderlo es otra cosa. No me malinterpretes: no estoy tratando de menospreciar los esfuerzos de por ejemplo Samsung; todo lo relacionado con las NFT está todavía en la fase experimental, y sin experimentación no veríamos progreso.

La nueva movilidad

La sesión inaugural de la feria a cargo de Mary Barra, presidenta y CEO de General Motors, ya era una clara declaración de intenciones de la relevancia que daba la organización a observar cómo se está redefiniendo la forma en que se mueven las personas y los productos.

En esta edición hemos visto que, al menos a los ojos de los fabricantes de automóviles, tu automóvil, es un tercer espacio. Un lugar donde puedes trabajar, descansar o mirar la televisión. Es un dispositivo que te conecta con los otros dispositivos que controlan tu vida. Es un asistente que se anticipa a tus necesidades al observarlo de manera espeluznante y recopilar datos sobre cada uno de tus movimientos. Mercedes-Benz, Volvo, JiDU o Cadillac han sido algunas de las marcas que han querido demostrar sus apuestas de futuro en dicha dirección.

Esta revolución de la movilidad también ha sido adoptada por Sony, que aprovechó para presentar Sony Mobility, su nueva área de negocio centrada en vehículos electrónicos y que ya ha lanzado su primer prototipo de SUV eléctrico.

Algo más futurista, si es que cabe, BMW aprovechó el CES para presentar un coche que cambia de color, el BMW iX Flow. El papel electrónico que envuelve el vehículo solo puede cambiar entre blanco y negro, pero se esperan más colores en el futuro, permitiendo al conductor un aspecto más personalizado para que coincida con su estado anímico.

Dentro de lo que podríamos considerar la movilidad agrícola, también pudimos ver el nuevo tractor autónomo de la marca John Deere, y que estará a la venta este año. Esta herramienta puede registrar datos de los cultivos en tiempo real y hacer una planificación futura para mejorar los recursos del campo.

Salud de precisión

En esta edición ha quedado clara la obsesionan de las tecnológicas por rastrear nuestra salud y nuestro sueño, apareciendo esta última como categoría en crecimiento y tendencia. Se sigue buscando monitorizar todo de nosotros, desde colchones inteligentes para niños como el Babysense Cloud, que detecta con precisión los micro-movimientos del bebé y patrones del sueño o Motion Pillow, la almohada inteligente que detecta la posición de la cabeza del usuario y el sonido de los ronquidos. En su interior cuenta con unas bolsas de aire que se inflan para optimizar la posición de la cabeza de quien duerme sin perturbar el sueño, reduciendo o deteniendo los ronquidos,

FaceHeart, presentó una tecnología de Inteligencia Artificial que, simplemente mirando la cámara de nuestro teléfono inteligente, es capaz de identificar las constantes vitales, y consecuentemente, la frecuencia cardíaca y respiratoria o nivel de estrés, todo ello en menos de un minuto.

Leedarson Iot Technology, mostró en el CES el sensor de movimiento de postura, que puede determinar en la distancia y con precisión, los cambios en la postura del cuerpo humano, por ejemplo, para el cuidado de los ancianos en el hogar.

La compañía Abbott lanzó el Lingo bio-wearable, el primer biosensor deportivo de glucosa del mundo. Robert B. Ford, presidente y director ejecutivo de Abbott, resumió durante su keynote, lo que a mi entender muestra la transformación que está teniendo la salud de precisión: "la tecnología nos da el poder de digitalizar, descentralizar y democratizar la atención médica, crear un lenguaje compartido entre usted y su médico, y poner más control de su salud en sus manos. Estamos creando un futuro que les brindará a usted y a sus seres queridos un cuidado más personal y preciso. Está sucediendo ahora mismo. Y su potencial no es menos que increíble."

Tecnología exponencial para mascotas

En las últimas ediciones, siempre han tenido cierta presencia los wearables relacionados con las mascotas. En esta edición, y más allá de los smart pets como Macrocat, una compañía de mascotas inteligentes y que pronostican que los gatos robots serán sin duda las mascotas del futuro, hemos visto un notable aumento de tecnología de seguimiento para las mascotas. Se espera que el mercado de la tecnología para mascotas alcance los 17.000 millones de euros en todo el mundo para 2027,

Entre las innovaciones vistas, Petnow ha lanzado una aplicación para identificar perros perdidos a través de la inteligencia artificial, y PurrSong, anunció un trio de nuevos productos destinados a realizar un seguimiento del bienestar de su gato, es decir, monitorizar la salud de su gato. En 2019, la compañía ya lanzó una caja de arena auto-limpiable que rellena la arena automáticamente.

Del Internet of Beauty al Beautyverse

El Internet of Beauty que mencioné el año pasado, ha seguido teniendo presencia destacada en esta edición. Tres innovaciones me han llamado la atención: L'Oreal ha lanzado el Colorsonic, un gadget que te ayudará a tintarte el cabello en casa de una manera más fácil y accesible.

Amorepacific lanzó Myskin recovery Platform, una manera fácil de evaluar el estado de la piel del usuario a través de su aplicación móvil utilizando datos recopilados del sensor de humedad y elasticidad, la aplicación va recomendando ingredientes para la recuperación de la piel.

También introdujeron en el mercado BathBot, la primera solución de belleza que produce bombas de baño con fragancias y colores personalizados al instante, según los datos del electroencefalograma de una persona. Después, tienes un robot 'casero' que fabrica las bombas de baño

Si bien los dispositivos de belleza futuristas continúan teniendo una gran presencia en el evento, la belleza virtual también continúa despegando, especialmente cuando se trata del metaverso. Su resultado podría ser algo así como el Beautyverse. P&G debutó en este escenario lanzando BeautySPHERE, aunque de forma remota. Los usuarios podían realizar un recorrido virtual gamificado por los jardines para conocer los ingredientes y las iniciativas de sostenibilidad de la empresa.

Las experiencias de marca inmersivas y las NFT en el metaverso serán esenciales para que las marcas de belleza forjen conexiones significativas con su base de consumidores.

Las 'notas' del CES

Como me resulta tremendamente complejo sintetizar todo lo sucedido en estos días, y una imagen vale más que mil palabras, a pie del artículo, muestro gráficamente las 24 tendencias que suben, bajan o que he encontrado a faltar en esta edición del CES.

Suben: Movilidad, Tecnología aplicada a la salud, Tecnología para Mascotas, Internet de la Belleza, Gafas Inteligentes, Metaverso, Realidad Virtual y NFT

Bajan: Food Tech, Cocinas Inteligentes, Hogar Inteligente, Robots, Relojes Inteligentes, Fitness Tech, 3D Printing y Teléfonos Inteligentes

He encontrado a faltar (tendencias que son actualidad y que han cobrado mínima representación en el CES): tecnología aplicada a la Salud mental, Climate tech, Age-tech, Sport tech, Covid-tech, Sex-tech, Cannabis-tech y Music tech

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.